Carlos Soroa: “Espero que no me vean como un actor sordo, sino como un actor que también es sordo”

Al madrileño la pasión por la interpretación le viene desde pequeño. Tras varias experiencias en cine, teatro y televisión, Netflix le ofreció uno de los papeles protagonistas de la serie ‘Bienvenidos a Edén’

El actor madrileño Carlos Soroa, uno de los protagonistas de la serie de Netflix 'Bienvenidos a Edén'.
El actor madrileño Carlos Soroa, uno de los protagonistas de la serie de Netflix 'Bienvenidos a Edén'.Matías Uris

Carlos Soroa (Madrid, 31 años) recibió una llamada de Netflix España en el momento más duro del primer confinamiento por la pandemia del coronavirus. Estaba en casa, cocinando, después de que el restaurante en el que trabajaba iniciara un ERTE como otros tantos negocios hosteleros. Al otro lado de la línea, Netflix le ofrecía el papel de uno de los protagonistas de la serie Bienvenidos a Edén. “No sabía qué hacer”, confiesa Soroa recordando el momento. Por supuesto, aceptó. Bienvenidos a Edén se convirtió tras su estreno en la última serie española exitosa en la plataforma. Soroa, por su lado, en el primer actor sordo español de Netflix.

Aunque la interpretación de Soroa de Eloy, un joven sordo que mantiene una relación con un joven oyente llamado Orson, ha sido su carta de presentación, no es su primer papel. Antes de que le contactara Netflix, Soroa actuó en cortometrajes dirigidos a personas sordas. En 2016 grabó el spot Sí a todo, dirigido por el también guionista Roberto Pérez Toledo, y al año siguiente participó en la serie de Televisión Española Centro médico. En 2021 volvió a trabajar con Pérez Toledo en la obra teatral Manual básico de lengua de signos para romper corazones, estrenada en el Centro Dramático Nacional unas semanas antes de que el director sufriera un fatal accidente cerebrovascular. “Me encantaría haber continuado trabajando con Roberto, que también tenía una discapacidad. Le estoy agradecidísimo”, reconoce Soroa.

La pasión por la interpretación le viene de pequeño. Cuando sus padres y sus dos hermanas veían la tele en casa, él se colocaba al lado y jugaba a interpretar las imágenes de las películas. Eran los años en los que los subtítulos aún no estaban disponibles en todos los contenidos y la barrera era todavía más alta. Aun así, Soroa reconoce que en el caso de su familia la cosa fue distinta. Su idioma materno es la lengua de signos española, y él forma parte de la tercera generación de sordos de su familia. De pequeño fue a un colegio dedicado a las personas con discapacidad auditiva, donde las representaciones teatrales le hicieron ver cuál podría ser su vocación. Se graduó en un bachillerato artístico con el sueño de ser actor, pero con la certeza de que sería casi imposible. Así que también estudió un ciclo superior de hostelería y ha trabajado, hasta ahora, en las cocinas de un restaurante, lo que le ha dado la posibilidad de irse a vivir con su hermana y su perro.

“Aquí vamos con mucho retraso. Hay muchos actores sordos 'amateurs', pero no profesionales. Ni en España, ni en Europa”, dice Carlos Soroa.
“Aquí vamos con mucho retraso. Hay muchos actores sordos 'amateurs', pero no profesionales. Ni en España, ni en Europa”, dice Carlos Soroa. Matías Uris

La pandemia, cuenta, fue uno de los momentos más duros para él. De pronto todo el mundo se cubrió con mascarillas y él no podía leer los labios de la gente. “A la sordera la llaman la discapacidad invisible porque no se nota. A veces alguien puede pensar que no le estoy haciendo caso cuando me habla, pero es que no le oigo”, relata entre risas. Aún hoy, Soroa sigue haciendo pedagogía en un mundo en el que todo se da por sentado.

A pesar de la fama que ha alcanzado con Bienvenidos a Edén y después de haber sido confirmado para la segunda temporada de la serie, Soroa admite que durante todo este tiempo le ha costado encontrar referentes en los que sentirse reflejado. “Aquí vamos con mucho retraso. Hay muchos actores sordos amateurs, pero no profesionales. Ni en España, ni en Europa”, subraya. En Estados Unidos su mayor referente es Marlee Matlin, la primera actriz sorda en ganar un Oscar. “Espero que aquí copien el ejemplo de Estados Unidos y que no me vean como un actor sordo, sino como un actor que también es sordo”, declara y prosigue: “He conseguido un sueño, pero esta no es mi última meta”.

Un fotograma de la serie 'Bienvenidos a Edén' de Netflix.
Un fotograma de la serie 'Bienvenidos a Edén' de Netflix.Lucia Faraig (Netflix)

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Margaryta Yakovenko

Periodista y escritora, antes de llegar a EL PAÍS fue editora en la revista PlayGround y redactora en El Periódico de Cataluña y La Opinión. Estudió periodismo en la Universidad de Murcia y realizó el máster de Periodismo Político Internacional de la Universitat Pompeu Fabra. Es autora de la novela 'Desencajada' y varios relatos.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS