Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vino a fuego lento

Vino a fuego lento

Ramón Saavedra fue cocinero antes que viñador. Su sabiduría y la bondad de sus vinos se han fraguado con calma y firmeza.

NO HAY MÁS QUE abrir la botella de Ira dei 2017 y servir la copa para que la estancia se impregne de inmediato de los aromas del vino y los aires del viñedo. Con pureza y sencillez, el furor del Dios del Apocalipsis se queda sin argumentos: sus ángeles exterminadores tuvieron que verter bendiciones en vez de ira en la cara norte de Sierra Nevada. Este vino es intenso y profundo, torrencial y directo. Fino, además. Síntesis de equilibrios entre la acidez golosa de las uvas francesas, la plenitud de la garnacha y la profunda oscuridad del tempranillo. Picotas y algarrobos parecen surgir de las laderas del torrente, flores de almendro. Entre la nieve y el barro del invierno y las temperaturas extremas del verano, encuentran las uvas quien las pastoree hacia el vino deseado. La frescura del gigante de piedra, el Mulhacén, sus sombras, su energía y su presencia llegan a la copa. Lumbre, ascuas y pimientos asados son el premio de los amaneceres laboriosos, la arcilla en la azada y la vegetación entre cepas.

Bodega Cauzón, Ira dei 2017, Wine of Spain, 13,5%

Ficha técnica
– En Cortes, cara norte de Sierra Nevada, una rambla desciende del Mulhacén. Clima continental extremo a 1.080 metros sobre el nivel del mar: tierra arcillo-calcárea, aluvión y canto rodado en cultivo ecológico. Tempranillo, merlot, garnacha y cabernet sauvignon fermentan de forma natural y hacen la maloláctica en madera vieja (siete meses). No se filtra ni estabiliza. No se sulfita. Precio: sobre los 23 euros.

Sensaciones
– Excitar la ira de los dioses arruina. Calmarla, salva. Ramón Saavedra hizo lo primero y consiguió lo segundo gracias a su vino.

A través del cristal
– Plato de cerámica blanca con ribete gris, cubierto de servir y caramelos de palo, todo de Luzio. Copas de la serie Prizma de Zwiesel Glass.