Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de etíopes deportados y confinados no pueden ir a casa

Arabia Saudita, Yibuti, Somalia y otros países han devuelto a más de 5.000 inmigrantes en situación irregular a Etiopía desde el 1 de abril

Coronavirus
Migrantes etíopes en Obock, Djibouti, caminan hacia un área sombreada para esperar a que pasen contrabandistas y los lleven a Yemen en 2018. oim

Miles de migrantes etíopes expulsados de Oriente Medio y otros países africanos están siendo puestos en cuarentena en las universidades. Este alto número de confinados es una señal de la presión ejercida sobre las naciones vulnerables con las deportaciones masivas en medio de la crisis del coronavirus. Arabia Saudita, Yibuti, Somalia y otros han deportado a más de 5.000 inmigrantes en situación irregular a Etiopía desde el 1 de abril, según la agencia de migración de la ONU.

La ministra de Sanidad etíope, Lia Tadesse, ha asegurado que Etiopía está atendiendo a los migrantes, 13 de los cuales habían dado positivo por covid-19, y ha reconocido las preocupaciones sobre la propagación del virus que han expresado las comunidades ante la idea de enviarlos a sus casas. "Los estamos cuidando y continuaremos haciéndolo aunque, por supuesto, es exigente en muchos aspectos", ha declarado Tadesse a la Fundación Thomson Reuters por teléfono. La ONU ha advertido que las expulsiones masivas de inmigrantes ilegales por parte de Arabia Saudita a Etiopía son un riesgo de propagación del virus y puede perjudicar los esfuerzos que se están haciendo para detener la pandemia.

Un informe interno de la ONU al que hemos tenido acceso afirma, por otra parte, que se espera que Arabia Saudí deporte a unos 200.000 migrantes etíopes, aunque no es un fenómeno nuevo: la Organización Internacional de las Migraciones estima que desde 2017 este país ha expulsado a medio millón. Tadesse, sin embargo, ha afirmado que ningún migrante ha sido deportado por Riad desde la semana pasada.

Etiopía, con unos 110 millones de habitantes, solo ha registrado 140 casos confirmados de covid-19 y tres muertes, pero los expertos dicen que su sistema de salud pública podría verse sobrepasado rápidamente.

Portadores de la enfermedad

Se estima que decenas de miles de etíopes migran de manera irregular cada año en busca de trabajos mejor remunerados, principalmente a las naciones árabes del Golfo. Durante el tránsito sufren maltratos de todo tipo y en el país de llegada suelen ser explotados: ellas como sirvientas y los varones en obras de construcción. Muchos de los que ahora regresan han sufrido traumas y requieren atención médica. Tadesse ha asegurado que los médicos y terapeutas están ofreciendo tratamiento a estos retornados.

Muchos de los que ahora regresan han sufrido traumas y requieren atención médica

El mes pasado, la ONU aseguró que cientos de migrantes que habían regresado recientemente de Djibouti fueron rechazados por las autoridades regionales después de someterse a cuarentena en la ciudad etíope de Dire Dawa. "Hubo algunas preocupaciones entre los Gobiernos regionales sobre los retornados en cuarentena... Pero esto ahora se está manejando a través de la educación y el liderazgo regional", afirma Tadesse.

Según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), más de 1.000 migrantes que estuvieron en cuarentena durante 14 días y que no presentaron síntomas fueron enviados a sus hogares esta semana. "Siempre ha existido el temor de que los migrantes sean portadores de enfermedades, pero la evidencia no lo confirma en absoluto", ha aseverado Maureen Achieng, jefa de misión de la OIM en Etiopía. Asimismo, ha añadido que la agencia está tratando de combatir el estigma que rodea el coronavirus en la región. "Estamos intentando asegurarnos de que las personas comiencen a disociar la enfermedad de los migrantes".

Este reportaje ha sido realizado por periodistas de la Fundación Thomson Reuters, de la agencia Reuters, que informa sobre la vida de personas de todo el mundo que luchan por vivir de manera libre y justa.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >