Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Seis lecciones de vida que aprender con la música de Juno & Darrell

El dúo artístico de música fusión electrónica y africana actúa en Tarifa en el marco del FCAT. Sus letras examinan el feminismo, la masculinidad, el humanismo o la identidad de los afrodescendientes

Vídeo e imagen: Juno & Darrell durante su actuación en el Festival de Cine de Tarifa y Tánger.

La música siempre estuvo presente en la vida de Juno Kotto King (Bata, Guinea Ecuatorial, 1982). No recuerda desde cuándo, pero sí que ya de cría pasaba horas y horas en su dormitorio de su casa en el  barrio de Aluche, en Madrid. Su adolescencia transcurrió escuchando rock y punk en la radio, interpretando canciones con una guitarra española, grabando sus primeras maquetas en una cinta de casete... Darrell Brown (Santander, 1981), de ascendencia egipcia, se crió en Santander y allí aprendió a tocar la batería, montó sus primeras bandas de música y dio los primeros de muchos pasos en la exploración del universo infinito de los sonidos africanos.

A los 20 años, él se muda a Madrid y en 2012 funda un aclamado grupo de jazz de estilo africano, Pyramid Blue. A los 18, ella había comenzado a estudiar Filología inglesa y recibía su primer encargo a través de su profesora de canto: acompañar a un artista de coplas y boleros con base electrónica. Un tiempo después, Darrell, que la había escuchado en algún concierto, se decide a enviarle un correo electrónico con una maqueta y una invitación. Mal momento: ella está a punto de regresar a su Guinea Ecuatorial natal para quedarse. Él insiste y acaban grabando juntos, en la distancia.

Cuando, a los tres años, Juno vuelve a Madrid, por fin se desvirtualizan y surge el amor. Amor artístico, se entiende. "Me fue a ver a un concierto y nos caímos súper bien. Al día siguiente quedamos en su estudio, empezamos a maquinar y hubo una chispa muy especial: sus cosas raras y mis cosas raras se habían juntado y nos encantó. Fue un flechazo musical", rememora Juno.

Sus cosas raras y mis cosas raras se habían juntado y nos encantó. Fue un flechazo musical

Juno Kotto King, cantante de Juno & Darrell

Así se gestó Juno & Darrell, el dúo que estos dos artistas hoy representan y al que es muy difícil catalogar. Suena a afrobeat, a rythm & blues, a soul y a sintetizadores. A electrónica y a hip-hop. Mejor escuchar. La pareja desplegó toda la fuerza de su mezcla imposible pero real en el mercado de Tarifa, en una actuación nocturna en el marco del XVI Festival de Cine Africano Tarifa-Tánger que se ha celebrado entre el 26 de abril y el 4 de mayo.

Durante su hora larga de actuación dieron un repaso su primer y único disco hasta el momento, Universo (Greenville Records, 2017) en un concierto que sirvió, como tantos otros, para amplificar los mensajes de aquellos asuntos que les importan. Juno, la principal compositora de las letras, escribe pensando en las experiencias propias y en las de quienes están a su alrededor. "Pero no en primera persona, hay un yo general y un tú general, son cosas que cualquiera puede entender o sentir", puntualiza. Estas son algunas reflexiones para ocupar la mente mientras se escucha la música de Juno & Darrell:

La identidad de la diáspora africana

Juno escribió Llego de lejos (única canción en español) desde Guinea, y habla de su experiencia como mujer negra que ha crecido en España conviviendo con su parte guineana. Es una reflexión sobre una situación que ella, que nació en Guinea y a los dos años se trasladó a Madrid con su familia, define como un poco rara. "Para los guineanos tú eres guineana, sí, pero también eres europea y blanca. Eres parte de la familia, pero eres distinta, y ¿cómo te adaptas a eso? En España siempre eres también la distinta, y al final, no eres de un sitio ni de otro".

La igualdad de hombres y mujeres

"Yes, cry tiene un punto feminista, la escribí pensando en la relación muy tóxica que tuvo una amiga". Ese "sí, llora" es lo que le dice una mujer a un hombre que le pide volver con él después de que lo haya hecho pasar mal. Pero Juno insiste en que el mensaje es del dañado al que ejerció el daño. "No me gusta poner géneros a las canciones. Hablamos de igualdad, entra en el mismo marco que un chico respete a otro chico. La igualdad no es solo para mujeres, la igualdad es para todos".

La diversidad de la música negra

Con el tema Afropunk, Juno recuerda el festival del mismo nombre nacido en Estados Unidos en 2005 con el que se intentó dar visibilidad a todas las tendencias musicales que hay entre la población negra. Festival nacido, a su vez, de un documental también homónimo de 2003. "Reivindico un poco mi parte cañera que ama el rock, el punk, el folk... Hablo de toda esa gente de la era del grunge y del punk". Gracias a sus raíces guineanas, entre los gustos de Juno también está el makossa, el soul y hasta las canciones que escuchaba desde su casa de Bata en el interior de las iglesias cercana. Y ella luce toda esta mezcla con orgullo. "Yo tengo un poco las dos partes, me gusta ser cañera, pero también reivindicar mi raíz bantú y fang".

Darrell Brown y Juno Kotto King, integrantes de Juno & Darrell
Darrell Brown y Juno Kotto King, integrantes de Juno & Darrell

Nuestra conexión con la naturaleza

Juno & Darrell creen fervientemente que el hombre se está alejando de la naturaleza de la que es parte desde su origen. "Somos individuos, ya no somos casi seres humanos", lamenta la cantante. En I'm everywhere reivindican esa conexión cada vez más ausente con la naturaleza, a la cual hay que cuidar más.

La libertad cuando no hay opciones

Cuenta Juno que en Guinea a veces sentía que para que una mujer se procurase una buena situación había que superar demasiadas trabas, pues los medios son pocos y no es fácil acceder a una educación de calidad, por ejemplo. Allí conocio mujeres para las que lo más rápido para para tener una vida más o menos cómoda era encontrar a alguien que la ayudase, generalmente un hombre. "Al final te vuelves esclava de tener que gustarles, de estar siempre guapa y atractiva". A través de sus palabras en No pretensions, Juno pide a esas mujeres que se quiten la máscara y sean ellas sin más. "Venga, hermana, ya sin pretensiones, que al final ese personaje te lo acabas creyendo", solicita, aunque no deja de recordar que no tiene nada en contra de quien se quiera arreglar por gusto. "Lo que es una pena es que la sociedad se haya montado para que se tenga que recurrir a algo así si quieres procurarte una vida mejor".

La masculinidad mal interpretada

La única letra del disco que ha escrito Darrell es Just Be a Man, un título irónico (sé un hombre) que nace de su necesidad de recordar que el mensaje feminista no es solo para mujeres, sino para que los hombres apoyen la causa. "Esto no va solo de que nosotras reivindiquemos, también va de que el hombre acepte que también tiene que ponerse a trabajar en el tema". La letra surgió después de ver un documental con el mismo título en el qeu se narraban las experiencias de chavales que no se identificaban con la imagen de agresividad con la que se educa a los hombres. "Eran personas amorosas, sensibles, a las que les gustaba dar y recibir cariño", describe Juno. Just be a man habla de que solo hay que ser un hombre, sin los complejos que se les inculca desde niños por el hecho de serlo.

Toda la programación del FCAT se puede consultar aquí.

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información