Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno solo gastó uno de cada dos euros del presupuesto de investigación en 2018

La Agencia Estatal de Investigación, concebida para agilizar la gestión de la I+D+i pública, dejó sin gastar casi 100 millones de euros destinados a proyectos científicos

El Gobierno solo gastó uno de cada dos euros del presupuesto de investigación en 2018

El Gobierno solo gastó el 46,8% del presupuesto de investigación, desarrollo e innovación (I+D+i) de 2018, con lo que uno de cada dos euros incluidos en las cuentas públicas se quedó sin gastar.

El año pasado fue el segundo peor desde que hay registros (2000), según los datos de ejecución presupuestaria de la Intervención General del Estado, publicados este lunes por la Fundación Cotec para la innovación. En términos absolutos, en 2018 había 7.003 millones presupuestados para I+D+i de los que solo se gastaron 3.278.

Los datos suponen una tímida subida de dos décimas respecto a 2017, el peor año registrado con solo un 46,6% del presupuesto utilizado. El año pasado hubo una moción de censura que derrocó a Mariano Rajoy como presidente del Gobierno, a quien sustituyó Pedro Sánchez, un proceso que ha podido afectar a la ejecución presupuestaria, admiten desde Cotec.

Cada año, gran parte de la financiación total para investigación que recogen los presupuestos es en forma de préstamos que hay que devolver y que en su mayoría quedan sin gastar porque nadie los pide. En 2018 este tipo de fondos suponían el 60% del presupuesto total para I+D+i, 10 puntos más que en 2008. Solo se gastó el 19,7% de todo ese dinero, muy por debajo del 80% de 2008. Sin embargo, el dato de 2018 está un punto y medio por encima del 18,1% del año previo, lo que supone que se gastaron 122 millones de euros más hasta un total de 827 millones. La cifra sigue muy lejos del máximo histórico, 3.877 millones de euros gastados en 2009.

El año pasado fue el segundo peor desde que hay registros (2000)

A este problema se suma otro más preocupante; tampoco se gasta todo lo presupuestado en forma de subvenciones, dinero a fondo perdido que supone la principal fuente de recursos para la inmensa mayoría de grupos de investigación del país. La tasa de ejecución de ese gasto no financiero pasó del 88,6% a 87,4%, lo que supone que hubo 352 millones de euros que nunca salieron de las arcas del Estado. Este leve retroceso respecto al año anterior no se tradujo en una reducción de lo efectivamente ejecutado, gracias a que la asignación presupuestaria fue mayor; por lo que finalmente se ejecutaron 129 millones de euros más que en 2017.

Especialmente afectada está la Agencia Estatal de Investigación, el ente que gestiona las principales convocatorias de proyectos del Plan Estatal de I+D+i. La AEI gastó en 2018 el 85% de su presupuesto lo que significa que uno de cada seis euros del dinero presupuestado para ciencia no llegó a los investigadores.

Este organismo se concibió para lograr una gestión “más eficiente y flexible” y garantizar “un marco estable de financiación” para la I+D+i, algo que no está consiguiendo a juzgar por los datos de ejecución. En 2018, su segundo año con presupuesto propio, la agencia disponía de 526 millones de euros, pero solo se gastaron 432, casi 100 millones de euros menos. En su primer año de funcionamiento, 2017, la tasa de ejecución fue del 82%, con 85 millones de euros que no se gastaron.

“La I+D+i es, con una diferencia significativa, una de las partidas que menor tasa de ejecución presupuestaria registra entre todas las políticas del sector público estatal, solo por detrás de comercio, turismo y pymes (43,4%). De hecho, son las dos únicas políticas cuya ejecución quedó por debajo del 75% en 2018. En el otro extremo de la tabla, con tasas por encima del 90% de su presupuesto ejecutado, aparecen las políticas de pensiones, defensa, justicia y seguridad ciudadana”, explica Cotec en una nota.

En la primera década de este siglo, la tasa de ejecución en políticas de I+D+i estaba en torno al 90%. En 2009 se registró el nivel máximo de ejecución, 8.476 millones de euros, un 81,6% de lo presupuestado ese año. Desde entonces, se desplomaron tanto los presupuestos asignados a I+D+i, como su gasto efectivo, acumulando caídas del 33% y de 35 puntos porcentuales, respectivamente.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información