Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tapas y sobremesa, la tradición española que se cuela en el atlas de la felicidad

Un libro recoge distintas costumbres del mundo que nada tienen que envidiar al 'hygge' o al 'wabi-sabi'

Tendemos a mirar a los países nórdicos con cierta admiración y convertimos en modas sus formas de ver la vida. Así, por ejemplo, adoptamos el hygge danés, esa palabra que achaca el bienestar a cosas en apariencia tan pequeñas como la temperatura de un café; o el fika y el lagom suecos, filosofías de vida que llaman a disfrutar del momento o a hacer las cosas "en la justa medida". Lo mismo ocurre con las asiáticas, como es el caso del pensamiento taoísta del wu wei, que consiste en dejar que los acontecimientos sigan su curso natural; o del wabi-sabi, otra tradición centenaria que se ha adaptado como técnica de decoración. Aunque estos sean, quizás, los lugares del mundo cuyos conceptos para ser felices sean los más mediáticos y compartidos en las redes sociales, la realidad es que alrededor de todo el planeta existen diferentes técnicas con sus respectivos nombres para conseguir la felicidad.

En España, el tapeo y la sobremesa

Así lo recoge el libro Atlas de la Felicidad (Cúpula, 2019), de Helen Russell, en el que se enumeran los diferentes trucos con los que las distintas culturas persiguen la alegría. Entre ellos, por ejemplo, hay dos de los mencionados, el lagom y el wabi-sabi, pero también muchos otros. Un total de 30 filosofías del mundo en un atlas que recorre todos los continentes. Y entre todas ellas, se cuela una costumbre española: el tapeo y la sobremesa

Aunque puede haber quien no considere que esta práctica esté a la altura de otros conceptos mencionados (quizás, por la peregrina razón de que no quede bien como hashtag), lo cierto es que el refranero ya lo dejaba claro: a barriga llena, corazón cotento. Pero la comida, si bien importante, no es la única clave de este color español, sino que también cuenta la compañía. "Ir de tapeo no es un buen momento para la introspección: hazte con comida, reúne a tus amigos, come, bebe y sé feliz", dice Russell en su libro, y añade que, al acabar de comer, nos sentamos y nos dejamos llevar. En BUENAVIDA añadimos otros secretos con los que los españoles conseguimos la felicidad y que no tienen nada que envidiar a los nórdicos o a los orientales.

En Brasil, el 'saudade'

En el mapa de Russell aparecen otros términos como el saudade brasileño, que mezcla la alegría con la melancolía y la nostalgia. Consiste en echar la vista atrás y recordar a aquellas personas a las que hemos perdido y permitirnos añorarlas, con el objetivo final de sentirnos más agradecidos por las que siguen a nuestro lado.

En Grecia, el 'meraki'

Este concepto griego expresa "la precisión, la dedicación y la concentración plena que se aplica al trabajo, normalmente, de naturaleza creativa o artística. Se trata de una demostración introspectiva y precisa del cuidado y del amor", explica Russell. Para conseguirlo la autora recomienda apagar el móvil y dedicar 10 minutos a hacer algo creativo, y disfrutar motivándonos para terminar proyectos. Al fin y al cabo, "el meraki tiene que ver con la pasión".

En india, el 'jugaad'

Se pronuncia "yugad", dice Russell, quien explica que se trata tanto de un sustantivo como un verbo. Este término coloquial hindi describe "una innovación frugal, un truco o la actitud y el compromiso de asegurarse de que algo se haga, sin importar cómo". Esta filosofía defiende que hay que sacar el máximo provecho de todo lo que se tiene e innovar y ser creativos dentro de las limitaciones.

En Rusia, el 'azart'

"Esta palabra significa vehemencia, entusiasmo, ardor, fervor o pasión", aclara Russell en su libro, y es una emoción que se asocia con la anticipación del éxito. Esta filosofía nos invita a arriesgarnos, a no ser tan cautelosos y a animarnos a correr ciertos riesgos que nos saquen de nuestra zona de confort.

En Turquía, el 'keyif'

El término, originalmente árabe y pronunciado kayif, es "toda una institución en Turquía". Consiste en la búsqueda del placer calmado y para muchos es, en sí mismo, la definición de la felicidad. Para poner en práctica esta filosofía, lo que debemos hacer es sacudirnos las prisas: tomarnos momentos para descansar, comer con más calma o disfrutar de no hacer nada, por ejemplo.

Puedes seguir Buenavida en Facebook, Twitter, Instagram o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información