Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Quién debería tener la competencia para crear dinero?

Reflexiones para diseñar un sistema monetario más sostenible

¿Quién debería tener la competencia para crear dinero? Ampliar foto

Una pregunta fundamental en torno al sistema monetario es “¿Quién debería tener la competencia para crear dinero?,” pues la selección del gestor adecuado es imprescindible para crear un mundo sostenible. Quisiera invitaros a realizar esta consideración.

A mucha gente le parece más lógico que el dinero sea oro, plata y/u otros metales preciosos debido a su aceptación general como medio de intercambio y su escasez. Pero como ya hemos visto antes (véase aquí para saber más), es imposible controlar la masa monetaria de acuerdo con el tamaño de la economía, causando deflación (como Gran Depresión en la década 1930) o inflación (como España en el Siglo XVI). Es por eso que todos los países tuvieron que abandonar el patrón oro para conseguir mayor libertad en políticas monetarias.

Pese a la creencia popular, hoy en día la mayoría del euro (un 90%) está creado por la banca privada como crédito bancario para fines lucrativos y existe sólo como saldo en cuentas bancarias, o sea carece de billetes o monedas. Se inyecta este dinero cuando un banco concede préstamos con tal de que le devuelvan pagando tasas de interés, y en realidad el dinero se retira de la circulación cuando se paga la deuda.

Pero se crea demasiado dinero durante el boom, generando burbujas, mientras que se pone poco dinero en circulación una vez que empiece el retroceso, dificultando aún más la supervivencia de los emprendimientos. Esta tendencia pro-cíclica acaba aumentando los altibajos coyunturales (véase más en Money and Sustainability, pp. 71 – 72).

Otro problema es que la dependencia del estado en el dinero bancario ha incrementado significativamente la deuda pública. Money and Sustainability (pp. 91 – 92) demuestra que sin la Ley Francesa del 3 de enero de 1973, que prohibió que el estado pidiera financiación directa sin tasas de interés al Banco de Francia y obligó que la Hacienda vendiera bonos al sector privado para su propia financiación, la deuda pública de Francia sería mucho menor que la actual (8,6 % en vez de 78% en 2009).

¿Quién debería tener la competencia para crear dinero?

Estoy convencido de que el dinero de curso legal debería ser emitido y controlado directamente por el Banco Central o una autoridad monetaria dentro del estado. Los bancos comerciales tienen sus propios intereses ajenos al bien común y es incompatible la creación monetaria por entidades privadas con la estabilidad económica.

El control de la masa monetaria debería ser la responsabilidad del sector público que, libre de los intereses privados, se encarga de inyectar la cantidad adecuada de dinero seguro (según MAFO) para evitar inflación y deflación a la vez (Véase aquí, pp. 26 – 39, para saber más). En Suiza se realizó un referéndum el 10 de junio y, pese a que nuestra propuesta de reforma monetaria no ha sido aprobada (debido también a la amenaza desmesurada por el sector bancario), ha dado la oportunidad de que la sociedad civil helvética cuestione la autenticidad de la creación monetaria por la banca privada (comunicado oficial del movimiento suizo Vollgeld tras el referéndum).

El dinero de curso legal debería ser emitido y controlado directamente por el Banco Central

Obviamente se necesita controlar la masa monetaria estrictamente para evitar inflación. Algunos gobernantes están atraídos por la tentación de crear dinero desmesuradamente, corriendo el riesgo de hiperinflación. Tanto la de Alemania en 1923 como la de Zimbabue que duró hasta 2009 fueron tan devastadoras que destrozaron la economía de estos países.

Quizá valga la pena considerar la posibilidad de que el gobernador del Banco Central Europeo sea elegido por sufragio universal en toda la Eurozona y que tenga que rendir cuenta al Parlamento Europeo, al mínimo, con algunas posibilidades de que la ciudadanía le destituya cuando implemente políticas monetarias en contra de la economía europea.

Hoy he partido de una pregunta fundamental para detectar la naturaleza insostenible del sistema monetario vigente. Espero que este post sirva para arrancar debates sobre cómo diseñar un sistema monetario más sostenible.

Más información