Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

París, primera capital europea con moneda social

"La Pêche" se utiliza en una decena de barrios desde el pasado mes de mayo

París, primera capital europea con moneda social Ampliar foto

Dos años ha tardado la asociación Une monnaie pour Paris (Una moneda para París) para sacar adelante su proyecto. El pasado 12 de mayo lanzaron la Pêche, una moneda local complementaria que de momento podrá ser utilizada en varios arrondissements (barrios) de París, del 10º al 20º (con la excepción del 13, del 16 y del 17).

En la web de Una moneda para París aparecen listados todos los comercios que aceptan la nueva moneda y son bien dispares: un bar a tapas, una tienda de jabones artesanales bio, el consultorio de un psicoanalista, una tienda de venta y reparación de bicis... Son comercios de París intramuros pero también de las afueras.

Un billete de 1
Un billete de 1

De hecho, la Pêche circula desde 2014 en ciudades del extrarradio este de París como Montreuil. En el momento del lanzamiento en París existían ya unos 100 comercios que admitían “la Pêche”. En el momento de la conversión euro/pêche, los consumidores se beneficiarán del 3% de su inversión, ya que 100 euros se cambiarán por 103 pêches. Y ¿dónde se pueden conseguir pêches? En la maravillosa Recyclerie, de la que hablé ya hace unas semanas.

En Francia circulan ya unas 40 monedas sociales locales y 80 más están a punto de ver la luz

Para poder hacer el lanzamiento la asociación lanzó una campaña de financiación participativa en KissKissBank. Tenían como objetivo recaudar 20.000 euros y en 47 días consiguieron superar el objetivo en 1.090 euros. En la presentación del proyecto de captación de fondos se explica cuáles son las motivaciones de los promotores para poner en circulación la moneda.

Por un lado, se trata de combatir los paraísos fiscales y la especulación en los mercados financieros, ambos fenómenos estrechamente ligados al “dinero que gastamos”. Y por el otro lado, la Pêche busca animar la economía del territorio: crear empleo local, fijar el comercio de proximidad, favorecer los circuitos cortos y promover los lazos sociales. El nombre de la moneda se traduce al español en una primera acepción por “melocotón” pero es también un juego de palabras. En francés la expresión avoir la Pêche significa “tener energía y entusiasmo”.

París se convierte así en la primera capital europea en contar con una moneda local alternativa, aunque de hecho en Francia circulan ya desde el 2010 unas cuarenta monedas locales. Es una verdadera eclosión de la economía social y alternativa. Y otras muchas monedas alternativas (unas ochenta) están preparándose para ver la luz en el territorio francés en el corto-medio plazo. ¿Un movimiento de reacción, de oposición al Bitcoin y a todo lo que lleva aparejado? En todo caso es curioso que mientras unos apuestan por lo volátil e intangible, otros hacen el camino inverso: vuelven al papel impreso y al comercio de barrio.

Más información