Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La devastadora huella del hombre en el paisaje

Vertido de petróleo. Delta del Níger, Nigeria, 2016. Ver fotogalería
Vertido de petróleo. Delta del Níger, Nigeria, 2016.

Edward Burtynsky lleva casi cuatro décadas recorriendo el mundo, fotografiando paisajes aéreos de gran formato que en ocasiones rozan la abstracción. La belleza y el horror se dan la mano en la obra de este artista que nos enfrenta con la imagen de un planeta remodelado por el hombre.

ANTROPOCENO es el término propuesto para nombrar la época geológica en la que nos adentramos, caracterizada por el profundo impacto global del ser humano en los ecosistemas terrestres. Es también el nombre adoptado por el fotógrafo canadiense Edward Burtynsky para su último trabajo; un proyecto multidisciplinar que aúna la fotografía, el cine y nuevas tecnologías experimentales, realizado en colaboración con cineastas y científicos. Explora los efectos de la industrialización, la urbanización, así como la extracción de recursos naturales, señalando la devastadora huella de los individuos en la Tierra. Parte de este proyecto se exhibe en la cuarta edición de Photo London, donde el artista ha sido galardonado con el premio Master of Photography 2018. “Hemos padecido cinco extinciones masivas”, dice Burtynsky, en referencia a las catástrofes de gran envergadura que acabaron con varias especies y alteraron la estructura de nuestro ecosistema. “Ahora nuestra especie está provocando una huella similar. Somos el equivalente al impacto de un meteoro”. Conocedor del poder de concienciación del arte y convencido de la necesidad de recuperar los lazos con el mundo natural, del que considera que estamos desconectados, lanza un interrogante que definirá el futuro: ¿Y ahora qué?

Por Gloria Crespo Maclennan