Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Querida Nueva York

Nueva York, Estados Unidos, 1982. Metro en hora punta. Ver fotogalería
Nueva York, Estados Unidos, 1982. Metro en hora punta.

Ciudad de escenas inolvidables, de sueños y pesadillas, de riqueza y pobreza que nunca pasa desapercibida, la Gran Manzana fue inmortalizada en los años 80 por Frank Horvat, quien, cautivado por su corazón de rascacielos y suburbios, captó la esencia de sus calles y sus gentes. ‘New York: up and down’. Un regalo de emociones fotográficas en Kodachrome.

Cambió su colección de sellos por una cámara de fotos cuando era un adolescente. Así comenzó la aventura fotográfica del croata Frank Horvat. En sus inicios conoció a Henri Cartier Bresson y Robert Capa y se lanzó al fotoperiodismo. Sus reportajes tuvieron éxito, pero vivió su época dorada en los años 50 y 60 cuando sus inconfundibles fotografías de moda, en las que reproducía escenas de la vida real, llenaron las portadas de las revistas más prestigiosas del sector.

Las sesiones de moda le llevaron a Nueva York en numerosas ocasiones. Horvat se enamoró de la ciudad de los rascacielos, por sus emociones, por los sentimientos encontrados que le producían sus calles y sus gentes. Una ciudad capaz de provocarle decepción o fascinación al mismo tiempo, de lucir en un instante lujosa o miserable ante su mirada. De ahí, el título de su trabajo New York: up and Down, que puede verse en la galería Fifty One, en Amberes (Bélgica) hasta el 7 de abril. Un personal recorrido por la Gran Manzana de los 80, en Kodachrome, película que Horvat utilizó para inmortalizar a su querida Nueva York.