Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Boko Haram, lejos de ser derrotado

El extremo norte de Camerún sufre fuertes ataques del grupo yihadista

Abu Bakr Shekau, líder de una de las facciones de Boko Haram en una captura de vídeo. Ampliar foto
Abu Bakr Shekau, líder de una de las facciones de Boko Haram en una captura de vídeo.

El domingo 4 de febrero, el ejército nigeriano anunciaba que había “derrotado totalmente la insurgencia de Boko Haram". La declaración fue realizada por el general de división Rogers Nicholas, durante la inauguración de la Misión Conjunta Militar Nigeria-Camerún en Maiduguri, según informó el periódico nigeriano Leadership. Nicholas reveló que sus tropas, bajo la operación Deep Punch II, habían desalojado y ocupado Camp Zairo, uno de los principales baluartes del grupo yihadista en el norte de Nigeria, el viernes 2 de febrero. “Cientos de insurgentes se rindieron mientras que otros huían. Al mismo tiempo, más de 100 civiles fueron rescatados”, informó. Con esta acción, la armada nigeriana asegura controlar la totalidad del bosque de Sambisa, hasta el momento principal refugio de los terroristas.

Desde que el 6 de diciembre el general Nicholas tomase el mando de la misión, en sustitución del general de división Ibrahim Attahiru, la guerra contra Boko Haram ha experimentado un profundo cambio de rumbo. En las dos semanas previas al relevo de Attahiru, los yihadistas mataron a 13 personas e hirieron a 50 en dos ataques suicidas en Biu, Borno State. Otro terrorista suicida mató a 50 en un ataque que ocurrido en la mezquita de Mubi, Adamawa Sate, y otro más, a una base del ejército en Magumeri, Borno State, terminó con la vida de tres militares e hirió a otros tres.

Las operaciones del ejército nigeriano en el noreste del país se vieron complicadas con la división de Boko Haram ocurrida en agosto de 2016 cuando el liderazgo del Estado Islámico tomó la decisión de reemplazar al líder del grupo, Abu Bakr Shekau, con el joven Abu mus’ab al-Barnawi. Los terroristas habían jurado lealtad al Estado Islámico en abril de 2015. Shekau ignoró la orden de dimitir y el movimiento se dividió en dos grupos: uno comandado por Shekau asentado en el bosque de Sambisa y el otro bajo al-Barnawi y su lugarteniente, Mamman Nur, en el área del lago Chad.

Dos semanas después de su nombramiento, el general Nicholas advirtió a sus oficiales que serían castigados si no se tomaban en serio sus tareas y proclamaba que los militares debían “defender esta nación con la última gota" de su sangre, informaba el Nigerian Tribune. Además, desde un primer momento, Nicholas, enfatizó la necesidad de coordinar esfuerzos con la policía, las autoridades migratorias y aduaneras y la Fuerza Conjunta Civil (CJTF, una milicia de vigilancia local) para restablecer la autoridad civil en las regiones liberadas.

La arenga de Nicholas surtió efecto y desde inicios del presente año se suceden las victorias de sus hombres. El 6 de enero se anunciaba que Nur había sido “fatalmente herido” en la zona del lago Chad y que cientos de insurgentes se rendían, mientras otros huían a Níger para acogerse a una amnistía ofrecida por el Gobierno de ese país, publicaba Punch. A partir de ese momento son muchas las noticias sobre derrotas de Boko Haram.

No es la primera vez que se hace un anuncio similar. En diciembre de 2015, el presidente nigeriano, Muhammadu Buhari, ya proclamó que “Boko Haram había sido técnicamente derrotado”. En el último mensaje de Año Nuevo, el 1 de enero de 2018, volvió a afirmar lo mismo, aunque reconoció que “aún ocurren ataques aislados”. Pero ese mismo día, la fracción de al-Barnawi afirmaba haber matado a nueve soldados en un asalto al cuartel de Kanama en Borno State. Igualmente, al día siguiente, Sheakau aparecía en un vídeo en el que afirmaba: “Tenemos buena salud y nada nos ha sucedido”.

En otro vídeo publicado el 15 de enero, Shekau mostraba sus habilidades con las armas y también se veía a las niñas secuestradas de Chibok en 2014 y a las mujeres policías que lo fueron en 2017. Para colmo, cuatro días después de que Nicholas hiciera su anuncio, el 8 de febrero, Shekau publicaba un nuevo vídeo en el que decía estar todavía en el bosque de Sambisa y dispuesto a seguir luchando. Pero el miércoles 14, el ejército nigeriano aseguraba que Shekau habría finalmente huido de Sambisa vestido de mujer, el día anterior, y cruzado la frontera con Camerún. El ejército ha prometido una recompensa de tres millones de nairas (unos 6.700 euros) por la información que lleve a su captura.

A pesar de ello, este viernes 16, a última hora de la tarde, tres nuevos atentados suicidas en el mercado de Konduga, en el noreste de Nigeria, atribuidos a Boko Haram, causaron 19 muertos y 50 heridos.

Los países vecinos experimentan la ira de los derrotados por Nigeria

Coincidiendo con la ofensiva de las tropas nigerianas en el noreste del país, muchos combatientes de Boko Haram han cruzado las fronteras y asentado en los países vecinos. Muchos de ellos siguen combatiendo y uno de los grupos más activos opera en la región del Extremo Norte de Camerún, en los alrededores de Tourou, cerca de la frontera con Nigeria.

La aldea de Roum en el Extremo Norte de Camerún tras el ataque de Boko Haram el 16 de enero.
La aldea de Roum en el Extremo Norte de Camerún tras el ataque de Boko Haram el 16 de enero.

El 16 de enero, unos 50 yihadistas asaltaron las aldeas de Tourou, Roum y Machichia. Los terroristas robaron provisiones y ganado y todo lo que no pudieron cargar lo quemaron. 97 casas ardieron junto a los graneros y parte del ganado. Tres adultos y un niño murieron, todos ellos arrojados a las llamas por los guerrilleros. El resto de la población pudo refugiarse en las montañas desde donde vio cómo se quemaban sus casas y propiedades, confirman fuentes locales.

Miembros de los Comités Civiles de Vigilancia reciben chalecos, linternas y silbatos para defenderse de Boko Haram.
Miembros de los Comités Civiles de Vigilancia reciben chalecos, linternas y silbatos para defenderse de Boko Haram.

Los Comités Civiles de Vigilancia (CCV) son los únicos efectivos sobre el terreno para prevenir estos ataques. Sin embargo, poco pueden hacer ya que prácticamente carecen de entrenamiento y están pobremente armados con palos y machetes frente a la destreza y las armas utilizadas por los yihadistas. Su principal recurso es alertar a los militares del Batallion d’intervention rapide (BIR) más cercano. En esta ocasión, como en tantas otras, cuando estos llegaron a la zona, los terroristas ya se habían retirado. Semanas después del ataque gran parte de la población sigue durmiendo en las montañas, sobre piedras, al haber perdido todo lo que tenían.

La aldea de Hitawa en el Extremo Norte de Camerún tras el ataque de Boko Haram del 4 de febrero.
La aldea de Hitawa en el Extremo Norte de Camerún tras el ataque de Boko Haram del 4 de febrero.

Un segundo ataque ocurrió el domingo 4 de febrero, coincidiendo con el anuncio del general Nicholas de que sus hombres habían derrotado totalmente la insurgencia de Boko Haram. Esta vez de nuevo en Tourou y la aldea de Hitawa, a pocos kilómetros de Ndrock. La ONG Zerca y Lejos, es la única organización que socorre a las víctimas en la actualidad y busca fondos para poder continuar con la asistencia a los damnificados. El siguiente vídeo, que nos ha llegado vía Whatsapp, muestra a los habitantes de Hitawa que pudieron escapar a las montañas cercanas a su aldea mientras contemplan la destrucción de su aldea. Todo esto hace pensar que el fin de Boko Haram no está tan cerca como proclama el ejército nigeriano.

Por otro lado, el reciente arresto de un presunto terrorista de Boko Haram en Alemania el 26 de enero plantea que la eliminación exitosa del grupo como amenaza regional podría ser el comienzo de Boko Haram como fenómeno internacional al existir la posibilidad de que los miembros supervivientes se dispersen y lleguen a Europa u otras partes. No cabe duda de que tienen apoyo internacional y las principales figuras del movimiento poseen medios que podrían facilitar estas estrategias.


Puedes seguir ÁFRICA NO ES UN PAÍS en Twitter y Facebook.

Más información