Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El desayuno que deberías haber hecho esta mañana de San Valentín

desayuno san valentin
Tortitas de avena.

Una propuesta sencilla y sabrosa para empezar el día lejos de los excesos y las extravagancias en los que se ha convertido la celebración de los enamorados

EL DÍA DE SAN VALENTÍN se ha convertido en una competición. Incluso hay manuales sobre cómo superar a todos con gestos excesivos y románticos que exigen mucho tiempo, esfuerzo y dinero.
Dado que yo soy quien cocina a diario, mi idea de desayuno perfecto para San Valentín es que sea Mark quien lo prepare, para variar. Muy sencillo, la verdad.

Mi primer consejo para el desayuno de San Valentín es: no lo haga en la cama. Migas, líquidos vertidos y en general una postura poco cómoda para comer son solo algunas de las razones por las que no me agrada la idea.

Segundo, no hay que pasarse. El día de los enamorados este año cae en miércoles y probablemente tendrán que ir a trabajar. Para el fin de semana, propongo algo un poco más elaborado pero que no supone ­apenas esfuerzo.

Esta receta procede de Stafford­shire, en el centro de Inglaterra. Tradicionalmente se usaba solo avena, lo que le da a la tortita un delicioso sabor. Puede adaptarse a cualquier necesidad dietética y es fácil para aquellos que, como Mark, no son muy duchos en materia culinaria.

Una vez preparada la tortita de avena, que no lleva mucho tiempo, hay infinidad de posibilidades para la cobertura. A la derecha encontrarán algunas sugerencias, pero use cualquier cosa que le encante a su pareja y tendrá un desayuno de ­primera. 

Michael Zee es autor del libro Desayuno para dos, editado por Salamandra Fun and Food, que contiene un centenar de recetas.

Tortitas de avena

INGREDIENTES
(para cuatro-cinco tortitas)

250 ml de leche (u otra alternativa a los lácteos). 250 ml de agua. 150 g de copos de avena, finamente molidos con la batidora. 120 g de harina integral de trigo. Una cucharadita de sal. Un sobre de levadura en polvo (normalmente 7 g). Aceite sin sabor o mantequilla para cocinar.

Elaboración
– Caliente ligeramente la leche y el agua en un cazo. Si tiene un termómetro, hasta que alcance aproximadamente los 35 grados; de lo contrario, pruebe con el dedo; debe estar a la temperatura del cuerpo.

– En un cuenco, vierta la harina de avena, la harina de trigo, la levadura y la sal, y mezcle.

– Añada la leche y el agua tibias y bata hasta obtener una masa ligera.

– Cubra con plástico de cocina o con un paño y deje reposar en un lugar cálido y sin corrientes durante una hora. Adquirirá un aspecto burbujeante y esponjoso.

– Caliente una sartén grande (la mía tiene 18 cm de diámetro) a fuego medio.

– Añada una cucharadita de aceite y extiéndala por toda la base de la sartén.

– Vierta un cucharón de la mezcla y mueva la sartén asegurándose de cubrir toda la superficie. Deje cocinar hasta que la mezcla se haga por arriba. Aproximadamente 2-3 minutos.

– Dele la vuelta con cuidado a la tortita. Es más frágil que una crepe normal, de modo que tómese tu tiempo. Cocine otro minuto más.

– Adorne con su cobertura preferida y a comer.

Ideas para la cobertura

– Queso de cabra suave, nueces pacanas, miel, chile en escamas.

– Chorizo dulce, huevo frito, rúcula y queso manchego (mi chorizo favorito es de Embutidos Ortiz, una marca de La Rioja).

– Dulce de leche, plátano, crema agria, pistachos.

– Mantequilla de cacahuete, albaricoques frescos, cacahuetes troceados y yogur.

– Cualquier sobra que tenga en la nevera, con un poco de queso fundido.

– Salmón ahumado, aguacate, eneldo, limón.

Más información