Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lola Dueñas, el rescate de ‘Miguelito’

LOLA DUEÑAS vive en una casa de campo en Dois Portos, cerca de Lisboa. La actriz catalana se refugió allí para rodearse de naturaleza y “encontrarse” a sí misma. Su único compañero es Miguelito, un gato con el que se topó la pasada primavera en Constantina (Sevilla) durante el rodaje del filme Viaje alrededor del cuarto de una madre. “Miguelito dormía en un aparcamiento y se me abrazaba cada vez que pasaba por ahí. Una tarde que granizaba me lo llevé”, dice la actriz, que ayer tenía previsto acudir a los Premios Goya, candidata a mejor actriz secundaria por No sé decir adiós.

Lola Dueñas, el rescate de ‘Miguelito’

Sentada en su jardín, reflexiona sobre su posible vuelta a España. “Quiero estar cerca de mis padres”, dice la intérprete, de 46 años. Le gustaría encontrar una casita en la sierra y adoptar un perro. “Ahora viajo mucho, pero cuando me asiente definitivamente lo haré”. Aunque antes de eso tiene que “convencer” a Miguelito. Dueñas y su gato se han vuelto inseparables. Tanto que ahora, mientras rueda en Francia, se lo ha llevado con ella. Miguelito se esconde, eso sí, cuando hay visitas. “Tiene pánico de la gente, por eso creo que debió de ser maltratado”, dice la ganadora de dos premios Goya a mejor actriz por Mar adentro (2004) y Yo, también (2009). Ella es la única persona a la que el felino se acerca. Y él es el único que puede perturbar la soledad de Dueñas. “No tengo mascota porque necesite su compañía. Yo me siento muy a gusto sola. A Miguelito lo cuido sencillamente porque lo quiero muchísimo”. 

Lola Dueñas, el rescate de ‘Miguelito’