Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

De andar por casa

Ático en Barcelona Ver fotogalería
La cocina está comunicada con el comedor en un espacio donde todo el protagonismo se lo llevan los materiales: el suelo de moqueta roja, el mueble integrado y forrado con el mismo tejido, el suelo de parqué macizo de tablilla de cerezo… La campana extractora Diáfana es un diseño de Oscar Tusquets y Lluís Clotet.

La metamorfosis de este ático barcelonés nació bajo una premisa: convertirse en un hogar donde “vivir los suelos”. La calidez de maderas y moquetas combina los espacios versátiles con la confortabilidad.

LA COMPRA de este piso situado en la zona barcelonesa del Arc de Triomf se cerró literalmente en el paritorio. Mientras Blanca Esteller daba a luz a Julieta, su segunda hija. Junto a su pareja, Nicolás Méndez, decidió lanzarse y comprar el ático de un monumental edificio de 1940. Encargaron la reforma de la vivienda al estudio Arquitectura-G y les dieron una única directriz: querían una casa cómoda y práctica, que se adaptase a las necesidades y rutinas de una familia con dos niñas pequeñas y un perro, Aguacate.

Los arquitectos optaron por utilizar moqueta en el pavimento para “hacer vida en el suelo”. Guiados por este mismo concepto, construyeron un dormitorio multiusos, bautizado como habitación blanda y compuesto por cojines modulares. También conectaron la cocina con el salón y crearon un gran baño que, aunque se propone como un espacio único, dispone de puertas para aislar el inodoro si se desea.
De la antigua vivienda mantuvieron las ventanas de arco de medio punto que atraviesan el piso longitudinalmente y enmarcan sus techos curvos.