Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Refugiados

Una nueva ciudad-Estado para los refugiados en Europa

Un arquitecto austríaco diseña el próximo Estado europeo: una isla artificial para refugiados.

Refugiada de Lasu, en Sudán del Sur, cerca de Aba, en República Democrática del Congo. Ampliar foto
Refugiada de Lasu, en Sudán del Sur, cerca de Aba, en República Democrática del Congo. AFP

Mientras la Unión Europea debate y se disputa las cuotas de refugiados y Estados Unidos se retira del Pacto Mundial de la ONU sobre la protección de migrantes y refugiados, se empieza a esbozar Europa en África, un proyecto de república independiente para refugiados que pretenden llegar a Europa. EIA, tal como se la conoce por sus siglas en inglés, quiere erigirse como una isla artificial entre Italia y Túnez para dar refugio y pasaporte europeo a solicitantes de asilo. Supuestamente financiado por la Unión Europea, el proyecto quiere empezar siendo un protectorado, para asumir el estatus de ciudad-Estado con plena independencia para funcionar de forma autónoma en 25 años.

Este proyecto del arquitecto austriaco Theo Deutinger junto al bufete de arquitectos TD, establecidos en Amsterdam, se inspira en varias ideas previas como la del magnate inmobiliario Jason Buzi, quién ya propuso una "Nación Refugiada" o el multimillonario de telecomunicaciones egipcio Naguib Sawiris, quién anunció un plan para comprar varias islas que podrían establecerse como amparo para los refugiados.

Localización de la isla EIA, según la web del proyecto de ciudad-Estado.
Localización de la isla EIA, según la web del proyecto de ciudad-Estado.

El proyecto lleva en curso dos años y si los planes prosperan, la Unión Europea alquilaría una porción de tierras ya delimitada a Italia y Túnez con un contrato de 99 años, donde se erigiría la isla, que serviría como un nuevo país europeo.

Cómo funcionaría Europe in Africa

Los primeros colonos de esta ciudad-Estado serían expertos en construcción, infraestructura urbana, derecho y economía encargados de levantar y construir la isla, elaborar una constitución propia e implementar acuerdos que faciliten el comercio directo con empresas europeas. Y aunque el proyecto contempla la posibilidad de que el nuevo Estado europeo adopte nuevos modelos económicos y sociales, sus habitantes, refugiados, deberían devolver el préstamo para construir la isla a la Unión Europea en un cuarto de siglo.

Esbozo de la ciudad Estado Europa en África. Cortesía de Europa en África. ampliar foto
Esbozo de la ciudad Estado Europa en África. Cortesía de Europa en África.

La primera fase de EIA se diseñaría para albergar a 150.000 habitantes, con un plan maestro que reúna "lo mejor de Europa y África", según se puede leer en su web, y que se erija, según su propio eslogan, como: "la primera ciudad verdaderamente europea". La red urbana tomaría como ejemplo la planificación de la ciudad malí de Tombuctú, centrando su infraestructura en el transporte peatonal y público, pero con construcción de estándares europeos. La energía verde sería, asimismo, el motor de la isla, que contaría con una desalinizadora para obtener agua dulce del mar.

Legalmente, los residentes de EIA serían ciudadanos europeos de pleno derecho y, como tal, podrían moverse por el resto de Europa libremente, aunque solamente adquirirían tal derecho habiendo sido residentes legales de la isla durante 5 años, según cuenta su arquitecto.

¿Estamos delante de una distopía urbana y humana para frenar la presencia de refugiados y emigrantes en el viejo continente?

Aunque su artífice, Deutinger, que ha trabajado en el concepto y la filosofía de la ciudad junto a un grupo de estudiantes de la Universidad de Eindhoven, defiende el proyecto así: "La EIA no será un gueto porque no estará cercada"; ya son varios los expertos que han criticado la creación de un nuevo país para los refugiados. Parecería que EIA es más un intento de resolver el problema de los refugiados de Europa, que no las causas que hacen que las personas se conviertan en refugiadas, que es el verdadero drama humano que subyace en esta crisis.

Más información