Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

AfricaCheck mira con lupa las promesas electorales en África

La organización periodística verificará el cumplimiento de los programas políticos en Sudáfrica, Nigeria, Kenia y Senegal

AfricaCheck mira con lupa las promesas electorales en África

“¿Su presidente prometió construir escuelas? Contaremos las aulas construidas. ¿Qué ha hecho su presidente respecto a su compromiso de reducir las muertes de madres durante el parto? Estudiaremos las estadísticas y le explicaremos el resultado”. Estos son dos de los reclamos del último proyecto de AfricaCheck. La organización, especializada en la verificación de datos, anuncia ahora el lanzamiento de una plataforma de seguimiento de las promesas electorales que actuará en cuatro de los países con más repercusión del continente: Kenia, Nigeria, Senegal y Sudáfrica.

Los cuatro tienen un considerable valor simbólico y un peso específico destacable dentro de su ámbitos de influencia: Nigeria y Sudáfrica se alternan como la primera economía del continente y si el primero es el país más poblado de África, el segundo se erige como el líder regional en la zona austral; Kenia es considerada la principal potencia en el África Oriental; mientras que Senegal aparece como el referente de la subregión occidental y de la esfera francófona. Entre todos suman más de 305 millones de habitantes, es decir, casi un tercio de la población del África subsahariana; y alrededor de 876.000 millones de dólares de Producto Interior Bruto en 2015, según el Banco Mundial.

En todo caso, Anim van Wyk, editora de AfricaCheck, considera que este rastreador de promesas electorales es la continuación lógica de la actividad de verificación de datos que la organización periodística ya desarrolla en el continente. Van Wyk explica que la estrategia de seguimiento de esos compromisos lanzados por los candidatos en los periodos electorales combina el trabajo periodístico con la colaboración con la sociedad civil. “Involucraremos al público para determinar cuáles son las promesas que más interesa que se verifiquen. Siempre contamos con expertos en diferentes campos, incluidas ONG, para que nos ayuden”, afirma.

La verdad es que, sobre todo en África Occidental, ya hay otras organizaciones ciudadanas que han lanzado iniciativas de este tipo en diversos países. La novedad aquí radica, fundamentalmente, en el hecho de que una misma organización periodística independiente esté detrás de cuatro plataformas diferentes. Assane Diagne, editor de la versión en francés de AfricaCheck, recuerda que los países que ya han visto nacer este tipo de portales comparten la presencia de “movimientos sociales fuertes y muy comprometidos que consideran que la gestión de los recursos públicos son una cosa demasiado seria como para abandonarla en manos de los políticos sin controlarla”. Para este periodista senegalés, esas experiencias previas “son, al mismo tiempo, un medio de sensibilización de los ciudadanos y una llamada de atención constante a los políticos sobre sus compromisos y sus obligaciones”.

“Involucraremos al público para determinar cuáles son las promesas que más interesa que se verifiquen”

AfricaCheck está en contacto con algunas de ellas, firma Anim van Wyk. “Estoy hablando, por ejemplo con el equipo que gestiona Buharimeter (en Nigeria). La idea no es suplantarlos, sino sumar para garantizar la máxima responsabilidad de los funcionarios del Gobierno". En Estados Unidos, por ejemplo, tres organizaciones diferentes de verificación de datos inspeccionan las afirmaciones del presidente. "Si las tres llegan a la misma conclusión, entonces es muy difícil intentar desacreditarlas y argumentar que manejan datos incorrectos”, explica la periodista sudafricana.

Las plataformas “darán instrumentos a los ciudadanos para que exijan rendición de cuentas a sus funcionarios y presidentes electos, porque muy a menudo, los periodistas sólo ponen el foco en las promesas cuando se formulan antes de una elección pero luego se olvidan de seguir hasta las próximas elecciones”, según Anim van Wyk. Para la editora de AfricaCheck: “De esta manera, los ciudadanos pueden asegurarse de que recibieron lo que votaron”. En cuanto a los políticos, la periodista sudafricana señala: “Esperamos que la vigilancia les haga ser, por un lado, más cuidadosos en lo que prometen antes de una elección y, al mismo tiempo, más escrupulosos en la realización de lo que prometieron, porque sabrán que hay gente verificando su actividad de manera diligente y transparente”.

Para poner en marcha este proyecto, que requerirá equipos más amplios y por tanto mayor presupuesto, AfricaCheck desarrollado una campaña de micromecenazgo a través de Internet. La organización está obligada a hacer de la necesidad virtud y por eso, en parte, está aprovechando este proceso para fortalecer su estructura pero también sus redes de colaboración. “En esta etapa planeamos consolidar y afianzar nuestras operaciones en los cuatro países donde trabajamos”, confiesa Van Wyk.

Mientras tanto, están compartiendo su experiencia con otros “aprendices” de rastreadores y han ofrecido a esas mismas organizaciones la plataforma que están construyendo para el seguimiento de las promesas electorales. Este puede ser el camino de expansión de la iniciativa por otros países en el futuro.

AfricaCheck se ha curtido en la verificación de noticias de medios nacionales de los cuatro países en los que están implantados e internacionales; pero también, a menudo, en el contraste de las informaciones interesadas difundidas por las autoridades. “El rastreador de promesas será una extensión de esta actividad”, comenta Anim van Wyk. A pesar de esa trayectoria, y en contra de lo que mucha gente pueda pensar, la periodista señala: “Hasta ahora, no hemos tenido preocupaciones serias en relación a la seguridad física de nuestro equipo”. Y es una confianza ciega la que transmite esta responsable de AfricaCheck: “Creemos que la transparencia es la mejor defensa”.

Más información