Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cinco veces en que el Gobierno no dijo la verdad sobre la ciencia

El Ejecutivo ha negado los recortes, ha prometido más apoyo cuando mejorase la economía y ha propuesto un pacto de Estado

El ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos, durante su intervención en el acto de toma posesión de la nueva presidenta del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Rosa Menéndez (d), junto a la secretaria de Estado de I+D+i, Carmen Vela.
El ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos, durante su intervención en el acto de toma posesión de la nueva presidenta del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Rosa Menéndez (d), junto a la secretaria de Estado de I+D+i, Carmen Vela. EFE

La ciencia española está en crisis, lastrada por años de recortes, inestabilidad laboral de las plantillas y una compleja burocracia que complica el trabajo de los investigadores. El Gobierno ha prometido en diversas ocasiones cambios en la situación, pero muchas de sus promesas han sido incumplidas. Estas son cinco ejemplos de ello.

Luis de Guindos niega los recortes

Las declaraciones

El ministro de Economía, Luis de Guindos, afirmó, en febrero de 2013, que la de I+D es “una de las pocas partidas” que no se han recortado en estos presupuestos. El ministro aseguró que los recursos para I+D+i habían crecido en los últimos años.

La realidad

En dos años, de 2011 a 2013, el Gobierno del Partido Popular recortó la financiación de la I+D casi un 30%.

El Gobierno miente a Bruselas sobre sus recortes

Las declaraciones

En el Programa Nacional de Reformas de España 2013 que el Gobierno de España envió a Bruselas para dar confianza a los supervisores comunitarios se afirmaba que “el gasto en investigación, desarrollo e innovación civil no ha sufrido recorte alguno respecto al Presupuesto del año anterior, lo que contrasta con recorte medio (sic) del gasto de los ministerios del 8,9%”.

La realidad

Los datos del Observatorio Español de I+D+I (ICONO), dependiente del propio Gobierno, indicaban entonces que en el apartado mencionado por el Gobierno existía un recorte de 67,12 millones de euros, una cantidad que, aunque supone solo el 1,19% del presupuesto total, es superior al presupuesto del CNIO, el mayor centro de investigación sobre cáncer de España.

Las promesas incumplidas de Mariano Rajoy

Las declaraciones

En su primera visita a un centro de investigación tras dos años y medio como presidente, Rajoy ofreció un discurso en el que prometía apoyo a la ciencia. "Puedo asegurar que se hará sentir el compromiso de este Gobierno con la ciencia y con la innovación. En este año 2014, una vez que la situación del país ha mejorado, un poco al menos, se ha hecho un esfuerzo presupuestario importante en las partidas de I+D+I, que es el mayor desde 2009. Yo aseguro aquí que así va a seguir en el futuro", decía.

La realidad

La realidad es que, pese a la recuperación, la inversión en I+D ha seguido perdiendo peso durante el Gobierno de Rajoy. Aunque el gasto en I+D aumentó un 0,7% en 2016, la economía creció un 3,3%. Eso significa que el desembolso se situó en el 1,19% del PIB frente al 1,22% de 2015, según datos del INE. Mientras que en la UE se gasta un 27,4% más que en 2009, en España se desembolsa un 9,1% menos.

Las declaraciones

En ese mismo discurso, realizaba promesas más allá del presupuesto. “Hemos de procurar un entorno adecuado de innovación, una regulación estable, ayudas fiscales y leyes aplicables y previsibles, y debemos asegurar un ambiente óptimo de oportunidades para que los investigadores puedan desarrollar su talento en un marco de libertad, de estabilidad y de compromiso”.

La realidad

Sin embargo, el Gobierno ni siquiera ha sido capaz de utilizar el dinero que presupuesta para I+D. En 2016, solo se pudo usar un tercio del presupuesto que en principio se había dedicado a esa partida. Además, en noviembre de 2017, los directores de algunos de los principales centros de investigación del país lamentaban las trabas para recibir financiación ya aprobada o realizar contratos indefinidos a científicos debido a las nuevas leyes impuestas por el Gobierno de Mariano Rajoy.

Cada vez más lejos de Europa

Las declaraciones

En 2016, la secretaria de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación (I+D+i), Carmen Vela, afirmaba en una entrevista que creía "posible" que el país llegase a destinar el 2% de su producto interior bruto (PIB) a I+D+i, aunque es "bastante difícil". En esa misma entrevista, afirmaba que parte de las dificultades para alcanzar esa cifra era la poca implicación de las empresas. En otra entrevista, ya en abril de 2017, seguía considerando que llegar al 2% en 2020 era posible. Solo dos meses después de la conversación en la que Vela consideraba posible alcanzar el 2% del PIB de inversión, afirmaba que era "extremadamente difícil" cumplir el objetivo por la "poca dedicación" de las empresas españolas en este campo.

La realidad

En noviembre, los datos del INE mostraban que España no solo no se acercaba al 2% del PIB, sino que se alejaba aún más, hasta el 1,19%. Frente a lo que afirmaba Vela, la inversión privada aumentó un 3%, un incremento contrarrestado por una caída del 2,7% en la Administración Pública y del 1,5% en la Enseñanza Superior.

El pacto por la ciencia, solo una propuesta

Las declaraciones

Luis de Guindos, anunció en enero de 2017 su intención de impulsar un Pacto por la Ciencia para situar a España "al nivel de los países del entorno en esta materia". Además de medidas para resolver los problemas burocráticos que ahogan a la ciencia española, De Guindos apostaba por garantizar la estabilidad en las partidas presupuestarias, independientemente del ciclo económico, con el objetivo de alcanzar una inversión del 2% del PIB en 2020. La pasada semana, De Guindos insistía en la idea del pacto de Estado.

La realidad

Desde que De Guindos anunció su plan, hace un año, representantes de su departamento se han reunido dos veces con cada uno de los grupos parlamentarios. Afirman que hay puntos de acuerdo, como el aumento del número de investigadores o mejorar las ayudas, y creen que pueden alcanzar un pacto, pero de momento no existe ninguna concreción. En diciembre de 2013, los partidos de la oposición escenificaron la firma de un pacto de Estado en la que no se incluía el PP.

Más información