Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La legalización de la marihuana no reduce el consumo de la ilegal

En los estados norteamericanos que aprobaron su uso medicinal han aumentado más los consumidores de 'maría' ilegal que en los que la prohíben

Un activista pro cannabis sostiene un 'porro' durante una reciente manifestación en Washington. Ampliar foto
Un activista pro cannabis sostiene un 'porro' durante una reciente manifestación en Washington. AFP

Allí donde se aprobó la legalización de la marihuana, los consumidores ilegales han aumentado más. De hecho, un estudio muestra ahora que en los estados de EE UU que aprobaron el uso medicinal del cannabis ha aumentado más su uso ilícito y los casos de abuso. Para los autores del estudio, la mera aprobación de la ley rebajaría la percepción social de la droga como dañina, favoreciendo el aumento de consumidores.

La estructura federal de EE UU permite hacer grandes experimentos sobre la eficacia de las leyes y la acción política. Es el caso, por ejemplo, de la pena de muerte, donde, dejando a un lado el aspecto moral, se ha podido determinar su nula eficacia: en los estados en los que hay ejecuciones, la ratio de asesinatos es igual o mayor que en aquellos donde se abolió la pena capital. Con la marihuana también se pueden hacer las mismas comparaciones y comprobar el impacto de su legalización.

Hasta los años 90, el consumo de marihuana era ilegal en todos los EE UU. Hoy, 28 estados del país americano han legalizado el uso medicinal del cannabis. Eso implica que el 34% de la población estadounidense vive en lugares donde se puede conseguir maría por los cauces legales. ¿Cómo ha afectado esta legalización al uso ilegal de la droga?

La prevalencia en el uso y abuso del cannabis ha aumentado casi un 60% más en los estados que han legalizado el uso medicinal de la marihuana. Es el principal dato que arroja un estudio recién publicado en la revista JAMA Psychiatry. En concreto, desde 1991, el consumo de cannabis ha subido un 2,2% allí donde sigue siendo ilegal, mientras que lo ha hecho en un 3,6% en los estados legalizadores. En algunos de los pioneros, como Colorado, que aprobó su primera ley despenalizadora en 1996, el 7% de los entrevistados dijo haber fumado maría al menos 12 veces el año anterior.

28 estados de los 50 que forman EE UU han legalizado el uso medicinal del cannabis y algunos también el recreativo

Los datos se basan en una serie de tres estudios epidemiológicos sobre alcohol y otras drogas realizados en 1991, 2001 y 2013 por las autoridades sanitarias de EE UU. En conjunto, participaron cerca de 120.000 personas mayores de 18 años. Las cifras absolutas del consumo del cannabis en EE UU durante las últimas décadas muestran una curva característica. En la última década del siglo pasado, el consumo de la droga se redujo levemente. Sin embargo, desde que empezó el siglo XX, la curva se invierte y no ha dejado de crecer.

Pero las curvas de los estados donde la marihuana siempre ha sido ilegal son diferentes de las de aquellos donde se ha legalizado entre una encuesta y otra. Así, cuando se realizó la primera (1991-1992) no existía ningún estado en el que fumar derivados del cáñamo estuviera despenalizado. La prevalencia entonces era similar entre todos los estados. Solo destacaba California. Quizá porque la patria de los hippies ha sido tradicionalmente más liberal, allí los consumidores de cannabis casi doblaban a la media de EE UU, antes y después de legalizarlo.

Las cosas cambiaron en la encuesta de 2001-2002. Para entonces ya había seis estados donde el uso medicinal de la marihuana era legal, entre ellos California y Colorado. Aunque la media del país redujo el consumo, en estos estados se mantuvo estable. Las diferencias son aún más marcadas en la encuesta de 2012-2013, la última disponible. Con 28 estados donde, con mayor o menor facilidad, se puede conseguir la maría de forma legal, los autores del estudio muestran que en los estados donde sigue siendo ilegal el consumo se elevó un 3,5%. Pero la cifra sube hasta el 5% de incremento en estados como Massachusetts, Michigan, Montana y otra veintena más que despenalizaron el consumo medicinal en este siglo. Los porcentajes son mayores en los estados pioneros: 5,3% en California y 7% en Colorado.

En estados pioneros de la 'maría' legal, como California y Colorado, el aumento del consumo ilegal dobla al resto de estados

"Tanto California como Colorado tuvieron un crecimiento explosivo de dispensarios de marihuana medicinal después de 2009. El estudio no puede probar que esto sea la causa, pero es una posible explicación", dice la doctora y profesor de la Escuela Mailman de Salud Pública de la Universidad de Columbia (Nueva York EE UU) y principal autora del estudio, Deborah Hasin. Aunque el porqué de estas diferencias entre estados no era el objetivo de su investigación, para ella, podría deberse a cambios en las actitudes hacia la droga, la percepción del cannabis como más seguro o, incluso, el desvío de marihuana de los dispensarios a los traficantes.

Extrapolando los datos de las muestras a todo el país, "la aprobación de la legislación sobre la marihuana medicinal sería la responsable de 1,1 millones extra de consumidores adultos de cannabis ilegal y unos 500.000 con trastornos por abuso" concluyen los autores del estudio. Para Hasin, estas leyes han podido beneficiar a aquellos con problemas de salud, pero: "cambiar la legislación estatal, ya sea para uso medicinal o recreativo, también puede tener efectos negativos sobre la salud pública". La mención al uso recreativo que hace Hasin no es casual. Varios estados de EE UU, empezando por los pioneros del uso medicinal, planean o han aprobado la legalización también del consumo de marihuana por el simple placer de fumar yerba.

Más información