Por qué Bill Gates está investigando el olor de los baños públicos

En muchos países, los aseos son espacios rudimentarios. El empresario y filántropo estadounidense quiere remediarlo con ayuda de la química

El estadounidense Bill Gates es uno de los hombres más ricos del planeta por sus empresas tecnológicas y uno de los filántropos más influyentes, junto a su mujer, por los proyectos de salud y educación que desarrollan con su Fundación por todo el mundo. Ahora han emprendido una cruzada tan curiosa como necesaria: erradicar el olor característico de los baños.

"¿Hay algún tipo de ciencia que pueda ayudarnos a hacer que los baños no huelan tan mal?", se preguntó un buen día Gates. La respuesta, tal y como él mismo explica en un vídeo y un post que ha publicado el pasado 16 de noviembre para contar su idea, es que sí. Y que puede lograrse con un sistema muy similar al que se utiliza para aislar los auriculares con los que escuchamos música del ruido exterior. Una especie de noise-cancelling aplicado a nuestro olfato.

Evitar el baño no es la solución

Millones de personas en todo el mundo no utilizan los urinarios, lo se traduce en un mayor número de enfermedades que, de otro modo, podrían evitarse. Hay que tener en cuenta que los baños, en muchos países, son espacios bastante rudimentarios y constan de un sistema de saneamiento e higiene muy básicos. Muchos, ahuyentados por el mal olor de estos recintos, prefieren utilizar el exterior.

¿Por qué huelen así los baños?

"La respuesta puede parecer obvia", responde Gates, "pero los olores de los baños son realmente muy complejos. Tienen más de 200 compuestos químicos derivados de las heces y de la orina que cambian con el tiempo y que varían dependiendo de la salud y de la dieta". Así que el principal reto al que se enfrentaban los investigadores de Firmenich, la prestigiosa empresa suiza de perfumes con la que está trabajando el cofundador de Microsoft, es determinar los compuestos que generan ese olor nauseabundo.

Bloqueando olores

De los 350 receptores olfativos que existen, señalan, solo unos pocos nos permiten captar olores repulsivos. Entre ellos, el equipo de Firmenich identificó cuatro químicos fundamentales que podían estar detrás del mal olor (ácido butírico, indol, p-cresol y sulfuro de Dimetilo) y pidieron a ciudadanos de distintos continentes que determinasen cuál era el olor que, a su juicio, mejor representa el concepto de "apestoso".

Después de identificarlos y estudiarlos —el mismo Bill Gates se aventuró a oler la mezcla explosiva— se han dedicado a buscar unos compuestos de contraataque que sean capaces de “inhibir la activación de los receptores olfativos sensibles a los malos olores”. Con estos ingredientes sintéticos han creado un perfume que ayuda a nuestro olfato a neutralizarlos. "Al bloquear a los receptores", explica Gates, "nuestros cerebros no perciben el mal olor".

La fragancia en cuestión comenzará a probarse en India y África, así que si funciona, solo queda pedir que llegue cuanto antes a nuestras vidas.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS