El número de muertes por sida cae un 26% en los últimos cinco años

El descenso se debe a que 17 millones de personas en el mundo reciben tratamiento antirretroviral, según el informe presentado este martes por la agencia de la ONU contra esta enfermedad

Una mujer se hace el test del VIH en Mukono (Uganda).
Una mujer se hace el test del VIH en Mukono (Uganda).Arne Hoel (World Bank)
Más información
Robots contra el sida
A ciegas contra el VIH en Venezuela
Un anillo vaginal reduce un 30% el riesgo de infectarse por el VIH
Una inyección cada dos meses será el futuro tratamiento del sida
Un año clave en la lucha para el fin del sida

El número de muertes por sida ha caído un 26% en los últimos cinco años gracias a que 17 millones de personas de todo el mundo reciben antirretrovirales, indica el informe presentado hoy por el Programa de Naciones Unidas para la Lucha contra el Sida (ONUSIDA). Son más del doble de afectados que acceden al tratamiento respecto a 2010, indica el organismo. La cobertura del tratamiento contra el VIH aumentó a nivel global, especialmente en la región más afectada, el sur y este de África, donde el acceso a los antirretrovirales pasó del 24% en 2010 a un 54% en 2015, lo que ha posibilitado el tratamiento de más de 10 millones de personas.

"Animamos a todos los países a que aprovechen esta oportunidad sin precedentes para poner en marcha los programas de prevención y tratamiento contra el sida con el objetivo de poner fin a la epidemia en 2030", afirmó el director ejecutivo de UNAIDS, Michel Sidibé, durante la presentación del informe en Nairobi.

La reducción de la mortalidad ha sido mayor entre las mujeres (33%) en comparación con los hombres (15%), debido a que estos últimos inician el tratamiento de forma más tardía, apunta el informe. Sin embargo, el porcentaje de contagios apenas ha variado en los últimos años, y en 2015 se registraron 2,1 millones de trasmisiones.

En África Subsahariana, las jóvenes sufrieron el 25% de los nuevos contagios, mientras que las mujeres el 56%, debido a "las desigualdades de género, el acceso insuficiente a la educación y servicios de salud sexual y reproductiva, la pobreza, la inseguridad alimentaria y la violencia". En niños, sin embargo, se redujeron un 58% las nuevas infecciones por el VIH desde 2000, abunda ONUSIDA.

El organismo insistió en que la lucha contra el sida tiene que prestar mayor atención a trabajadores sexuales, consumidores de drogas inyectables, presos, transexuales y homosexuales, ya que son los grupos que están expuestos a un mayor riesgo de contagio. Sidibé también recordó que "acabar con la discriminación que conlleva el sida es uno de los retos más difíciles a los que nos enfrentamos, pero también uno de los más importantes" en la actualidad.

El próximo miércoles, la Asamblea General de la ONU se reunirá en Nueva York para abordar las nuevas estrategias a seguir durante los próximos años para acabar con la epidemia en 2030, uno de los objetivos de la nueva agenda para el desarrollo. Para ello, la inversión en investigación, prevención y tratamiento deberá aumentar desde los 19.000 millones de dólares anuales disponibles en 2014 a 26 000 millones en 2020, estima ONUSUDA.

"La inversión en servicios de difusión, que garanticen que las poblaciones clave tengan acceso a los servicios de prevención y tratamiento del VIH en países de ingresos bajos y medianos, tiene que aumentar hasta en torno al 7 % de la inversión total para el año 2020. La inversión en la movilización comunitaria ha de triplicarse para llegar al 3% del total y los fondos para catalizadores sociales —como la promoción, la legislación y las reformas legislativas y políticas y la reducción de la estigmatización— hasta el 8 % en 2020", precisa el organismo en el documento preparatorio para la reunión de alto nivel.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS