Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Objetivo para 2016: desgravarse el gimnasio en la declaración de la renta

El sector del deporte para aficionados presiona al Gobierno para acabar con la lacra del sedentarismo

Objetivo para 2016: desgravarse el gimnasio en la declaración de la renta

¿Se imagina que pudiera desgravarse la cuota del gimnasio? ¿O, si es empresario, recibir una bonificación por animar a sus empleados a salir a correr? Sí, suena a ciencia ficción, pero a lo mejor está más cerca de lo que creemos. Este miércoles, el lobby del deporte para aficionados (unificado dentro de una organización creada este año, la Fundación Vida Activa y Saludable, que engloba a gimnasios, proveedores y alguna universidad) celebró su primer simposio, destinado a dar un toque de atención a las administraciones para que promuevan de manera efectiva la actividad física entre la ciudadanía. El escenario del evento podría ser significativo: la sede del Ministerio de Sanidad, en Madrid, cuyo añejo salón de actos se llenó de profesionales del sector del deporte no en chándal, sino con traje y corbata.

Según un informe del Ministerio de Sanidad, un 53,7% de la población española mayor de 18 años padece obesidad o sobrepeso

Que la vida sedentaria perjudica la salud es una evidencia abrumadora de la que la inmensa mayoría de la población es consciente. Y, sin embargo, las cifras de sobrepeso y obesidad van en aumento. Según un informe del Ministerio, un 53,7% de la población española mayor de 18 años padece obesidad o sobrepeso. Entre los niños, afecta al 27,8%. De seguir por este camino, la Organización Mundial de la Salud (OMS) vaticina que en 2030 el 48% de los hombres y el 22% de las mujeres serán obesos. Algo está fallando, y desde la Fundación VAS opinan que es consecuencia, entre otras cosas, con un problema de comunicación: “Apenas hay campañas de concienciación”, dice su presidente, Gabriel Sáez.

O lo practicas, o lo repudias

Pero, ¿no practicamos cada vez más deporte? Sin duda, pero se está abriendo una brecha social en el terreno de la actividad física igual a la que existe desde hace décadas en Estados Unidos, según comenta el profesor Alfredo Jiménez, representante de la Comisión de Investigación y Divulgación de la Fundación VAS y director del Centro de Investigación en Biología Aplicada y Ciencias del Ejercicio de la Universidad del Coventry (Reino Unido). “Los individuos físicamente activos están superconvencidos y cada vez lo están más, mientras que los inactivos ven la práctica deportiva como algo cada vez más lejano, y no hay una figura que facilite su cambio. Esa polarización está empezando a ocurrir en Europa y también en nuestro país”, advierte.

Para revertir la situación “realmente hacen falta tres cosas”, añade el profesor Jiménez. “Explicar a la gente por qué se tiene que mover, aportando evidencias; crear oportunidades, para que la gente lo pueda practicar; y transmitir que se puede llegar a disfrutar con ese comportamiento, algo que no ocurre al principio”. El segundo factor es el que depende de las administraciones (ojo: el deporte en España es competencia exclusiva de las comunidades autónomas), y el que ha llevado a los miembros de esta fundación a difundir la idea de que: “El deporte es un asunto de Estado”.

Paquete de propuestas

Esta iniciativa pone sobre la mesa del Gobierno una batería de medidas concretas. Algunas atañen al modo en que se inculca la actividad física en la escuela, como ampliar el tiempo que se dedica a ella. “También, que en primaria fuera exigible que la enseñanza de la educación física la impartieran licenciados en ciencias del deporte. Y educar a los niños en los hábitos de la vida saludable: con un minuto al día bastaría”, señala Gabriel Sáez. En el ámbito laboral, proponen “modificar la ley de riesgos laborales para que se preocupe también de evitar el sedentarismo en los puesto de trabajo y que se bonifique a las empresas que sean más activas”. Abogan por beneficios fiscales, “de modo que el ciudadano que acude a un centro deportivo pueda desgravarse la cuota del gimnasio dentro de su renta, o que se reduzcan los impuestos vinculados a la práctica deportiva”, lo que equivaldría a una rebaja del IVA, actualmente del 21%.

En Reino Unido, la campaña 'Bike 2 Work' contempla incentivos para empresarios y empleados si estos se acogen a este programa que fomenta el uso de la bici para ir al trabajo

Ponen como ejemplo iniciativas de éxito como UK Active, que ha conseguido integrar a agentes del deporte de todas las administraciones en el Reino Unido para tratar de movilizar a los británicos inactivos. También en Reino Unido, la campaña Bike 2 Work contempla incentivos para empresarios y empleados si estos se acogen a este programa que fomenta el uso de la bici para ir al trabajo, lo que ha propiciado que, según el profesor Jiménez, tres millones de británicos usen las dos ruedas cada día para ir a trabajar. Algunos de estas campañas las está coordinando EuropeActive, organización que declara en su web que su ambición es que en 2025 haya 80 millones de usuarios de centros de fitness en el continente.

Menor gasto sanitario

Existe un cebo para que las administraciones se impliquen: el ahorro que la práctica deportiva supone a los presupuestos sanitarios. “Claramente, en el Ministerio de Sanidad están muy preocupados, pues ven las cifras de lo que les cuestan todas las enfermedades asociadas al sedentarismo”, dice Gabriel Sáez. “Unos mil millones de euros por costes indirectos”, reconoció en el simposio Victoria Ley, jefa del Departamento de Deporte y Salud de la Agencia Española de Protección de la Salud en el Deporte (AEPSAD), revelando implícitamente el atractivo de la reducción del gasto.

“Hay que seguir incrementando la conciencia social del problema e identificando buenas prácticas. Los ejemplos que hemos visto son buenos y debemos evaluarlos”, dijo Teresa Romero de Dios, directora ejecutiva de la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN), dependiente del ministerio, quien, sin embargo, redujo su intervención a sacar pecho por una miríada de recomendaciones, programas, plataformas, planes de acción, estrategias y documentos de las que la calle no tiene noticia. Miguel Cardenal, presidente del Consejo Superior de Deportes, fue algo más concreto, y apuntó la necesidad de que, para empezar, “a la gente que trabaja en el mundo del deporte se le dé de alta en la Seguridad Social, que no estén en la economía sumergida. Es verdad que viven su trabajo con pasión, pero eso no significa que lo quieran hacer gratis. Eso hará crecer el deporte”.

La pelota está ahora en el tejado del Gobierno. Con la particularidad de que dentro de mes y medio hay elecciones y cabe la posibilidad de que el Ejecutivo sea otro. En cualquier caso, a partir de 2016 podremos comprobar si, mande quien mande, el tema de la actividad física se toma por fin como una prioridad.

Puedes seguir Buenavida en Facebook, Twitter, Instagram o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información