Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un análisis de sangre detecta mutaciones del cáncer de colon

Un estudio demuestra la eficacia de la biopsia líquida para identificar algunos tumores que no se detectan con la de tejidos

La máquina para analizar la sangre de la biopsia líquida en busca del tipo de tumor del paciente. Ampliar foto
La máquina para analizar la sangre de la biopsia líquida en busca del tipo de tumor del paciente.

Una simple muestra de sangre tendrá la clave para detectar mutaciones de cáncer de colon en pacientes con metástasis. La revolución de la biopsia líquida —la prueba que detecta biomarcadores tumorales a través de un análisis de sangre— toma forma de la mano del director del Vall d'Hebron Instituto de Oncología (VHIO), Josep Tabernero. El médico, que convirtió a su centro de investigación en el primero en aplicar a los pacientes la biopsia líquida para detectar señales tumorales en la sangre, ha dado otro paso adelante al demostrar, junto a su equipo de investigación del VHIO, que esta prueba permite identificar mutaciones de cáncer de colon hasta ahora indetectables en las biopsias tumorales convencionales (que consisten en diseccionar y analizar parte del tumor).

Sobre la mesa, un estudio internacional en el que han participado más de medio millar de pacientes con cáncer de colon con metástasis y que publica la revista científica The Lancet Oncology. El ensayo clínico concluye que la biopsia líquida ha ido un paso más allá de la biopsia de tejidos para detectar las metamorfosis que sufren los tumores de colon. "La biopsia tumoral es como una fotografía de gran definición del tumor y la biopsia líquida es como un vídeo. Con esta última detectamos en más pacientes las mutaciones que tienen", resume el médico, que recientemente ha sido elegido para presidir en 2018 la Sociedad Europea de Oncología.

"Hemos validado de forma indudable la utilidad de la biopsia líquida", dice Tabernero

El 55% de los pacientes con este tipo de cáncer tienen tumores vinculados a mutaciones en los genes RAS (KRAS y NRAS). Durante el estudio, los investigadores del VHIO detectaron a través de la biopsia tumoral las mutaciones de los llamados KRAS en el 59% de los casos, mientras que con el análisis de sangre las identificaron en el 69% de los pacientes. "Hemos validado de forma indudable la utilidad de la biopsia líquida", sentencia el oncólogo.

La biopsia líquida abre así un mar de oportunidades en el camino que ha emprendido la oncología hacia los tratamientos personalizados a cada paciente. Los tumores varían con el paso del tiempo y la presión que hace la medicación suministrada sobre ellos también provoca mutaciones. La biopsia líquida permitirá identificar con precisión los genes mutados y afinar el tratamiento para combatirlos. "Esta prueba da información más representativa de lo que está sucediendo en el cuerpo y de los tumores que se están desarrollando", apunta el director del VHIO.

La biopsia líquida permitirá detectar los genes mutados y afinar el tratamiento de los pacientes 

Con todo, Tabernero insiste en que esto no es el fin de la biopsia de tejidos convencional. Si bien la extracción de sangre es menos invasiva y más rápida y eficaz para detectar mutaciones, el oncólogo mantiene que la disección y estudio de una parte del tumor "es mejor para diagnosticar inicialmente la enfermedad porque da más información sobre la arquitectura del tumor". El médico limita hasta ahora su uso "en enfermedades avanzadas, solo en personas en las que sepamos que el resultado va a cambiar el tratamiento", señala.

Pero estos pueden representar solo los primeros pasos de la revolución que supondrá la biopsia líquida en la oncología. Hasta ahora solo se emplea en pacientes que están dentro de ensayos clínicos (también de cáncer de mama y pulmón), pero Tabernero espera que este test de biomarcadores tumorales a través de la sangre reciba la aprobación de Conformidad Europea (la marca CE) este verano para empezar a aplicarla en la práctica asistencial. "Será un método más sensible para seguir estas enfermedades tras la cirugía, por ejemplo", avanza el oncólogo.