Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sufrir de hambre y de obesidad, la paradoja y el reto

La II Conferencia Internacional sobre Nutrición celebrada en Roma, en la que participan 160 países, aprueba una Declaración con recomendaciones para garantizar una nutrición sostenible. Se trata, sin embargo, de medidas de aplicación voluntaria

Cuando Juan Pablo II participó en la inauguración de la Primera Conferencia sobre Nutrición, en 1992, puso en guardia a la comunidad internacional ante el riesgo de la "paradoja de la abundancia". 22 años después su mensaje, como recordó el jueves su sucesor Francisco, sigue siendo vigente. La paradoja a la que se refería el pontífice resume las conclusiones de la segunda edición de la cumbre que ha concluido este viernes en Roma: en un mundo en el que el hambre crónica afecta a más de 850 millones de personas, otros 500 millones sufren obesidad. Los datos están recogidos en las conclusiones de la conferencia a la que participaron los representantes de más de 160 países.

Frente al aumento de la obesidad y al permanecer, a pesar de las mejoras registradas en las últimas décadas, de la emergencia crónica del hambre, la cumbre —organizada por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS)— aprobó la Declaración de Roma sobre la Nutrición y el Marco de Acción que la acompaña, dos documentos con recomendaciones para garantizar una nutrición sostenible. Se trata sin embargo de medidas de aplicación voluntaria.

Sufrir de hambre y de obesidad, la paradoja y el reto ampliar foto

En su intervención del jueves, el papa Francisco denunció que "la lucha contra el hambre y la desnutrición se ve obstaculizada por la prioridad del mercado y por la preeminencia de la ganancia" y reiteró que, sin solidaridad y con el actual sistema económico donde prevalece la ganancia, es difícil luchar para acabar con el hambre. Además, en su primera visita a un organismo de Naciones Unidas, Jorge Bergoglio subrayó, en un discurso que fue interrumpido en varias ocasiones por los aplausos, que "hay comida para todos", pero "no todos pueden comer".

La reina Letizia de España, por su parte, invocó también el jueves el papel de la mujer para combatir el "inaceptable" grado de hambre en el mundo y propuso darles más educación para que contribuyan a mejorar la nutrición. En su alocución, también reclamó de la "gran industria alimentaria" que haga confluir los "intereses comerciales" con la "responsabilidad política" para la erradicación de la obesidad, una "epidemia", dijo, que ningún país del mundo ha logrado revertir.

También se han escuchado los compromisos que cada país asumirá en los próximos años para luchar contra el hambre y el sobrepeso. Desde Latinoamérica el secretario general del ministerio de Salud de Panamá, Luis Vega, dijo que la nutrición y la salud destacarán en la agenda de desarrollo sostenible de su Gobierno desde 2015.

También Perú consideró el viernes prioritaria la inversión en nutrición en la primera infancia para tener una población sana y activa, en palabras de la directora general del centro de Alimentación y Nutrición del Instituto Nacional de Salud, María Virginia Castillo Jara. Una preocupación compartida por el embajador chileno en la FAO, Luis Fernando Ayala González, quien dijo que, en su país, la desnutrición infantil no supera el 0,5%, pero cada hora muere una persona obesa y más del 60% de la población sufre malnutrición por exceso.

Por otra parte, el embajador de Colombia ante la FAO, Juan Sebastian Betancur, señaló que su nación está "a punto de cumplir con la meta trazada en los objetivos del milenio de reducir a la mitad tanto el hambre en Colombia, como la población por debajo de la línea de pobreza".

La representante de Cuba, Milagros Carina Soto Agüero, denunció que se inviertan "cuantiosas cifras en gastos militares" y no demasiado en "combatir la pobreza y la desigualdad", mientras que la directora general de Salud de Uruguay, Marlene Sica, advirtió del incremento de uruguayos que padecen "sobrepeso y obesidad". Finalmente, la embajadora de El Salvador, Aida Luz Santos de Escobar, que también habló durante la tercera y última jornada, instó a que la nutrición esté en el "centro de la agenda social y política de todos los países".

Más información