Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mujeres senegalesas crean una plataforma virtual para campesinos

La tecnología de la red permite vigilar y decidir los precios, encontrar mercados para vender productos y ganar visibilidad en el mundo del comercio electrónico

Tres de las fundadoras de Jjiguenetech.
Tres de las fundadoras de Jjiguenetech.

El Jjiguene Tech Hub es el primer tech hub (centro de empresas dedicadas a la innovación tecnológica) formado exclusivamente por mujeres en Senegal. De hecho, jjiguene significa "mujer" en wolof, una de las lenguas del país. Sus cuatro fundadoras, el grupo Cyan Girls, fueron galardonadas en 2011 con el premio WCA Imagine Cup, un certamen internacional dirigido a estudiantes de todo el mundo y patrocinado por Microsoft con el objetivo de estimular soluciones innovadoras en el ámbito de la informática y de la comunicación con las miras puestas en el logro de los objetivos del Milenio.

"El proyecto se llama PAGEL (Pêche, Agriculture, Élevage; en español: Pesca, Agricultura, Cría), —cuenta Awa Caba, una de las fundadoras del colectivo—, y representa una plataforma en la nube (virtual) proyectada para sustentar una infraestructura que mejore los negocios de campesinos y pescadores".

La tecnología de la plataforma permite a los trabajadores y las pequeñas empresas vigilar y decidir los precios, encontrar mercados para vender sus productos y ganar visibilidad en el mundo del comercio electrónico.

“El proyecto —continúa la joven informática— se presenta como un contenedor que incluye distintas iniciativas, como Soo retul y Yegle, o plataformas SMS y web para tutelar el trabajo de los campesinos y estimular el comercio entre las mujeres que producen zumos de fruta y otros productos similares en las regiones rurales".

Soo retul, que todavía se encuentra en fase de desarrollo, es una plataforma de comercio electrónico que permitirá a las mujeres senegalesas productoras de zumos de fruta tener un espacio virtual para vender sus productos y así ampliar el número de clientes, que generalmente es muy reducido por su limitada visibilidad más allá del ámbito local.

Yegle, por otra parte, es el nombre de un proyecto que utiliza una plataforma de mensajería móvil para facilitar información fiable sobre los precios de mercado a los productores de la región de Kaolack. Se realiza a través de un sistema de comunicación que cada día envía un mensaje con los precios de todos los productos a distintos grupos de decenas e incluso centenas de personas.

¿Cómo funciona la plataforma SMS?

La plataforma utilizada se llama EdooSMS, ha sido creada en Senegal —aunque se encuentra disponible también en Togo— y es parte del proyecto. Permite la circulación de la información en un sistema organizado y basado en el trabajo de una persona, representante de una hilera agrícola, que cada dos o tres días viaja al mercado local para mirar los precios de distintos productos y compartirlos con todos los usuarios del grupo a través de mensajes. Antes de la introducción de este sistema, los campesinos administraban uno similar, pero tenían la obligación diaria de enviar centenares de mensajes uno a uno y desperdiciaban tiempo y recursos. Tampoco tenían la posibilidad de registrar los mensajes o las personas que los recibían debido a la escasa memoria de la que disponían los teléfonos móviles.

La tecnología móvil para los campesinos

Las jóvenes agregaron así la parte tecnológica a un sistema que ya existía, permitiendo el envío automático de los mensajes hacia todos los usuarios del grupo y poniendo en comunicación un sistema capaz de registrar los flujos de información, así como las informaciones recogidas paso a paso.

"Empezamos a comprender su potencial y, después de la primera fase de implementación de la plataforma, las campesinas y campesinos se dieron cuenta de la importancia de contar con una estrategia de comunicación que les permita de conocer los procesos de distribución de fertilizantes y pesticidas", continúa Awa Caba. Estos productos se encuentran a menudo disponibles gratuitamente gracias a la implementación de proyectos de desarrollo en las regiones rurales por cuenta del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), del Estado y de otras organizaciones no gubernamentales, pero no existe un sistema que pueda registrar las donaciones y certifique la distribución real de los productos. De esta manera, los mensajes funcionan como certificación y todas las entregas pueden ser registradas, garantizando así la transparencia a la hora de registrar todos los movimientos.

La aplicación ha sido utilizada también para avisar los productores sobre las condiciones meteorológicas de los días siguientes, permitiendo así una mejor planificación del trabajo.