Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Las cuentas del Estado para 2011

El PP denuncia la "trampa de la austeridad" de los Presupuestos

Saenz de Santamaría asegura que son "irreales y sin política fiscal" y sostiene que solo benefician a Zapatero

El portavoz del PP en el congreso de los Diputados, Soraya Saenz de Santamaría, ha arremetido esta mañana contra los Presupuestos Generales del Estado que ayer presentaron las dos vicepresidentas del Gobierno. A juicio de su partido, son unas cuentas "irreales", no contienen "ningún tipo de política fiscal", "no son austeras" y suponen "la certificación del aumento del paro", en contra de lo que defendieron María Teresa Fernández de la Vega y Elena Salgado, que los definieron como "los Presupuestos de la recuperación".

Según anunció ayer el Gobierno, el gasto total bajará un 7,9% respecto a las cuentas de 2010. En realidad, la rebaja resulta muy inferior, del 3%, si se compara con el gasto real de 2010 una vez aplicados los ajustes decididos el pasado mayo -bajada del 5% a los funcionarios, congelación de las pensiones y el fin del cheque bebé-. El tijeretazo más contundente afecta a los ministerios, cuyos recursos caerán un 16% de media. Los recortes serán inferiores en I+D y educación.

Soraya ha aprovechado esta diferencia entre el 7,9% anunciado y el 3% que resulta si se cuentan las modificaciones introducidas a posteriori para subrayar "la trampa de la austeridad" de los Presupuestos, que son "menos austeros de la cuenta". El recorte, según el PP, será "del 3% si llega", ya que aún queda por concretar "la financiación de las administraciones territoriales". Además, el PP considera que estas cuentas "certifican el aumento del paro". "Zapatero le pone la frase a su despedida: 'Voy a dejar a España rozando el 20% de paro", ha ironizado Saenz de Santamaría.

"La crisis se supera con reformas estables, como las que propone el PP y las que llevará a cabo cuando gobierne", ha dicho, para agregar que "Zapatero lo que quiere es continuar la crisis a cuenta del paro". Tampoco contienen política fiscal, según la oposición, sino "política de disimulo fiscal", en referencia al aumento del IRPF para los más ricos. Se trata de un discreto retoque al alza para ingresos superiores a 120.000 euros anuales que afectará a 100.000 contribuyentes y con el que se ingresarán 200 millones de euros en 2011.

Además de no contener reformas fiscales de calado, el PP ha acusado al Gobierno socialista de "cargar de impuestos a todos, sobre todo a los más jóvenes" al eliminar las subvenciones a la compra y el alquiler de vivienda. "Estos no son los Presupuestos que necesita España para 2011", ha remachado, porque suponen que "paguen la crisis los más necesitados de apoyo". También ha criticado el aplazamiento del nuevo permiso de paternidad de cuatro semanas.

"Zapatero no va a aprobar estos Presupuestos por buenos sino por un pacto con el PNV", ha declarado Saenz de Santamaría, que ha anunciado que el lunes el PP presentará en el Congreso una petición para que comparezca José Luis Rodríguez Zapatero y explique "los acuerdos" con el PNV, que implican el traspaso al País Vasco de las políticas activas de empleo. "El único español que sale beneficiado es Zapatero, que pagará cueste lo que cueste por seguir en La Moncloa".

Saenz de Santamaría ha reiterado así las críticas que ayer mismo lanzó el portavoz económico del PP, Cristóbal Montoro, que dijo que estas cuentas "prolongan la agonía de la crisis" y pronosticó que con ellos el año próximo "seguirá aumentando el paro en España". Por su parte, los secretarios generales de CC OO y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, aseguraron que estos Presupuestos "carecen de rigor" y son "los Presupuestos del paro" al tiempo que tacharon de "gesto para la galería" la subida del IRPF para las rentas más altas.