_
_
_
_
Blogs / Educación
Escuelas en red
Coordinado por Rodrigo J. García

‘Unboxing’: “Esto es de niño y esto es de niña”

En la escuela infantil Pinolivo son conscientes del riesgo de adormecimiento mental y corporal asociado a la omnipresencia del mundo digital en la infancia. Quieren darle la vuelta, dotarle de sentido, al tiempo que les educan para sentirse iguales. Iguales y libres para ser fuertes, iguales y libres para llorar o emocionarse, iguales y libres para formar la sociedad que ansiamos, humana, respetuosa y cargada de esperanza

Espacio educativo del Colegio Público de Educación Infantil Pinolivo, Marbella (Málaga)
Espacio educativo del Colegio Público de Educación Infantil Pinolivo, Marbella (Málaga)Alberto Cubero

“El otro día, en un parque del centro de Marbella, vi a una niña que tenía un tubo sonoro. Estaba encantada con él, pasándolo en grande. No era de Pinolivo. Le pregunté cómo lo había descubierto y me dijo que había visto con su mamá un vídeo con un montón de ideas chulas para divertirse, usando la imaginación, y que también servía para relajarse. Me hizo ilusión.” Son palabras de María Gutiérrez, mamá de Ana, alumna de segundo ciclo de la escuela de educación Infantil Pinolivo de Marbella.

Lola Latorre es maestra de Pinolivo. Ella y el resto del profesorado hablan con las familias sobre hábitos y estilos de vida y también sobre las plataformas de contenido audiovisual que utilizan en casa. Comentarios que contrastan con la información recogida en los formularios en línea que han elaborado para las familias. YouTube se lleva la palma. Más allá de esta actuación, Lola no renuncia a plantear, en su grupo de clase, la necesidad de hacer un buen uso de esta y de otras plataformas. Sabe que tiene las de perder; aunque no está de más hablarlo con su alumnado, escuchar y reflexionar juntos sobre el uso de plataformas audiovisuales y de pantallas en general.

Después de varios minutos de conversación, el grupo le regala argumentos sugestivos: “La naturaleza se queda solita si no vamos y nos quedamos en casa”, “nuestro cuerpo no se pone fuerte si estamos sentados viendo la tableta”, “me quedo sin amigas si solo veo la tele”, etc.

Sabe que, de vuelta a su entorno, tras los muros de este oasis escolar, el mundo audiovisual les volverá a atrapar, sumergiéndolos en un adormecimiento mental y corporal. Su deber, sin embargo, y el de la escuela —comenta Lola Latorre— es seguir mostrando otras realidades, mucho más apasionantes, más sustanciosas, más necesarias y más plenas: las que están más allá de las negras pantallas, las que ofrece una escuela respetuosa como Pinolivo. No se desaniman, aunque son conscientes de enfrentarse a un gigante enorme.

En Pinolivo no quieren quedarse al margen de este mundo audiovisual. Se adentran a conocerlo y trabajan en su transformación. “Ponerlo del revés, darle la vuelta”, como reza el lema de el nuevo proyecto Coeduca Unboxing, que iniciaron en el curso 2022/23 y del que nos ocupamos a continuación.

Mira a las personas a la cara, a tus compañeros, porque siempre tienen, como tú, algo importante que decir
Lola Latorre, maestra de Pinolivo

Trabajar esta realidad audiovisual desde dentro, creando un canal en YouTube. El profesorado aparecería abriendo cajas recicladas o con envoltorios reciclados, que encierran material y juguetes propios de escuelas del corte de Pinolivo. Un material sin estereotipos de género, favorecedor de un consumo responsable y no estructurado, como telas, calcetines, tubos de cartón, material de construcción de madera, tubos de fontanería…

Miradas

Cada mañana se sientan en círculo en la asamblea para verse bien las caras cuando hablan. No se trata de ver qué tiene que contarles la seño, no se sientan frente a ella, a modo de público espectador. En círculo es fácil no darse la espalda y ofrecer, algo muy importante para todos, la atención, una mirada acogedora de lo que unos y otros tienen que contar.

— “Sentaos de manera que no os deis la espalda”, “Mirad a las personas a la cara, a las de quienes te acompañan en esta asamblea, porque siempre tienen, como tú, algo importante que decir”, interpela Lola Latorre.

Hoy, sin embargo, no pierden de vista una caja situada en mitad de la alfombra. Las miradas van de una persona a otra y, en este momento tan especial, a su maestra. Son miradas interrogantes y divertidas.

— “En esta caja hay un material nuevo que vamos a probar para mostrárselo a otras personas, y además hoy os voy a grabar jugando con él ¿Estáis de acuerdo?”, continúa Lola Latorre.

Les comenta, además, que hay quienes creen que existen juguetes de niñas y juguetes de niños y, aunque esto ya lo saben de conversaciones de otros años, estaría bien demostrarles a todos que esto no es así, que es un error.

Páginas del catálogo de juguetes coeducativos 'Divertirse y educar en igualdad, porque la igualdad se aprende'.
Páginas del catálogo de juguetes coeducativos 'Divertirse y educar en igualdad, porque la igualdad se aprende'.CEI Pinolivo

En Pinolivo no hay materiales asociados a estereotipos de género; todo el mundo puede jugar a todo, sin distinción de sexo. Es ya una rutina, que vienen trabajando con uno de los muchos proyectos del colegio, en este caso el de ‘Y tú, ¿a qué juegas?’. “Hacer consciente a la comunidad educativa del enorme poder que tiene la publicidad en la mente infantil, fomentando estereotipos de género, valores consumistas, confusión entre realidad y fantasía”, escribe Lola Latorre en el texto de su participación en el I Congreso de Construyendo igualdad: Visibilizando experiencias.

Les anuncia que van a grabar cómo juegan con el nuevo material y quizá así quienes lo visionen puedan disipar ese error. El Catálogo de Juguetes Coeducativo que habían elaborado hace unos años, y que ellos conocen a la perfección, parecía no ser suficiente. Y es que los tiempos han cambiado y los medios digitales están más presentes.

“El proyecto surge porque, a pesar de trabajar diariamente para ofrecer al alumnado experiencias ricas en sensorialidad, sentido y significado, donde manipulen, exploren a través de experiencias de calidad, respetuosas y relacionadas con la naturaleza, no podemos mirar hacia otro lado. Éramos muy conscientes de que las plataformas de visionado de películas y series, las redes sociales y los videojuegos, forman parte del día a día de nuestro alumnado. Quisimos dar un paso más allá del catálogo coeducativo que habíamos elaborado en papel y crear un catálogo educativo audiovisual, dándole esa forma en YouTube”, afirma Lola Latorre.

Seguir mostrando otras realidades, mucho más apasionantes, más sustanciosas, más necesarias y más plenas
Lola Latorre, maestra de Pinolivo

Al profesorado no le hacía mucha gracia salir en un canal de vídeo y menos del tipo unboxing (apertura de cajas), por los valores negativos que promueve. Al principio les costaba por muy coeducativo y de consumo responsable que consiguieran hacerlo. Pero se informaron bien y visionaron los vídeos infantiles de apertura de cajas: rosas para niñas, azules para niños, consumismo desmesurado, estereotipos machistas de belleza para ellas, y fuerza y dinamismo para ellos. Terminaron por decidirse y luchar contra el gigante. Por algo calificaban su trabajo docente de innovación consciente.

Grabación de un clip de vídeo para el canal 'Coeduca unboxing' en Pinolivo.
Grabación de un clip de vídeo para el canal 'Coeduca unboxing' en Pinolivo.CEI Pinolivo

“Crear un lugar seguro para que las familias, dependientes en muchos casos de plataformas como YouTube para entretener a sus hijas e hijos —debido a nuestro estresado y apabullante estilo de vida, que impide hacer un buen uso del tiempo familiar— dispusieran de un contenido adaptado, respetuoso, que les brindaría el Canal Coeduca Unboxing”, afirma Lola Latorre. Dar la vuelta a los mensajes habituales de los vídeos de unboxing.

Escuela y familias

“Hola Lola. Nos encanta el vídeo de unboxing. Gaia dice que los quiere llamar kinuki. Me encanta la propuesta y que los juguetes tengan varios usos. ¡Te confieso que lo utilizo mientras estoy en alguna reunión en línea (micro en silencio) o momentos más tensos, y funciona! ¡El vídeo es muy agradable de ver, muy bien rodado, dinámico y divertido!” comenta Sol Jonás Mackinlay, madre de la alumna Gaia, de Pinolivo.

Las familias se suelen sentir culpables de dejar a sus hijos frente a una pantalla y no poder prestarles más atención por estar teletrabajando o simplemente porque necesitan desconectar de esta realidad insaciable de la sociedad del rendimiento.

En Pinolivo no se conforman. Extienden su labor educativa:

— Orientación familiar. Ofreciendo materiales de calidad, respetuosos y sin estereotipos de género, no estructurados, donde las posibilidades de juego fomenten la creatividad de los niños. Informando a las familias sobre qué juegos son adecuados para un desarrollo equilibrado. Mostrando a los adultos un mundo más allá del rosa, el azul y los inútiles juguetes con miles de accesorios.

— Alfabetización audiovisual. Facilitando contenido de calidad, sin ritmos frenéticos. “Te invito, si no lo has hecho, a ver cualquier película infantil que esté en los cines actualmente o en cualquier plataforma o claro está, cualquier vídeo de unboxing infantil. No da tiempo a pensar ni digerir lo que ves por el ritmo frenético. Es estresante”, comenta Latorre. Utilizando colores neutros en los clips de vídeo, sin estridencias, al igual que los sonidos, elegidos con cuidado, y la música. Una manera de alfabetizar audiovisualmente a la población infantil y de paso a la población adulta.

— Visibilización de prácticas escolares de referencia. Demostrar que otro tipo de escuela es posible, invitando a formar redes, hacer partícipes a otras escuelas de nuevas concepciones educativas. Servir de inspiración y motivación para otras escuelas que deseen hacer cambios en sus centros y no sepan cómo.

Colaborar y dejarlo volar

Ha llegado el momento de la difusión del canal y empiezan por hacer un directo en redes. Graciela Romero, directora del colegio Pinolivo, y Lola Latorre presentan el proyecto. Tuvo bastante aceptación. Escribieron, también, a otras escuelas invitándolas a participar. Comenzaron las compañeras de Pinolivo grabando algunos vídeos y estableciendo el formato y la estructura. Más tarde se fueron subiendo los vídeos de otras escuelas, como los del Colegio Público María Zambrano de Las Lagunas, Mijas (Málaga). Había que dejarlo “volar solo” con el impulso de muchas escuelas. Eso sí, siguiendo las pautas básicas acordadas de utilizar un lenguaje inclusivo, coeducativo, de mostrar material y juguetes sin estereotipos de género asociados, fomentar el consumo responsable y con materiales y juguetes no estructurados.

En Pinolivo consideran que el proyecto debía ser colaborativo, que llegara a cuantas más comunidades educativas mejor y a través de él tratar de cambiar algunas prácticas pedagógicas. Abrir las mentes del alumnado, profesorado y familias, en cuestiones de igualdad. A la par que grababan los clips de vídeo de unboxing, seguían trabajando el proyecto Y tú… ¿a qué juegas?, iniciado en cursos anteriores.

Buscando la manera de llegar a más etapas educativas y sensibilizar a la mayor población estudiantil posible decidieron contactar con el IES Guadalpín de Marbella, con la Coordinación del Plan de Igualdad y con el profesorado del Ciclo Formativo de Grado Superior de Producción Audiovisual para proponerles una colaboración y que sus estudiantes editaran los vídeos del proyecto. Se les harían llegar los vídeos y audios en bruto y el alumnado los montaría. El alumnado de este ciclo podría ampliar su visión crítica e igualitaria acerca del mundo del juguete infantil.

El proyecto se desarrolla aunando voluntades. En asamblea preguntan al alumnado de infantil qué uso tiene un determinado material, lo anotan y graban juegos con ese material, dándole diferentes usos, según va surgiendo en la práctica. Los docentes se graban también explicando esos diferentes usos, con la ayuda además de Paco, la marioneta de Coeduca Unboxing. Después envían los vídeos y audios al departamento de producción audiovisual del IES Guadalpín.

Un caballo de Troya

En Pinolivo conocen la importancia de mantener a la infancia lejos de las pantallas el máximo de tiempo posible para que puedan desarrollarse de manera sana y equilibrada. Saben lo necesario que es educar en la ética del uso de medios digitales, como las redes sociales; también saben que vamos tarde, que existe descontrol en el acceso de la infancia a las pantallas y a los valores que se promueven en la publicidad “lícita” o la encubierta o subliminal, aquella que se encuentra en prácticas como el unboxing, a la que están accediendo niños y niñas, con demasiada asiduidad.

Guías de análisis crítico del catálogo de juguetes coeducativo 'Divertirse y educar en igualdad, porque la igualdad se aprende'.
Guías de análisis crítico del catálogo de juguetes coeducativo 'Divertirse y educar en igualdad, porque la igualdad se aprende'.CEI Pinolivo

Estas prácticas no solo afectan a quienes las ven, como ya hemos podido comprobar, también a quienes las protagonizan creándoles una necesidad de atención desmedida, de consumismo exacerbado, convirtiéndoles en modelos de profesiones irreales y nefastas… “Mamá quiero ser youtuber. Dame un like y suscríbete a mi canal”.

En Pinolivo ¿cómo luchan contra esta realidad? Desde dentro, construyendo su “caballo de Troya.”

Puedes seguir EL PAÍS Educación en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_