Marina Serrano (Aelec): “Solo los consumidores vulnerables deberían tener una tarifa regulada”

La jefa de la patronal de las eléctricas avisa de que “cualquier intervención de mercado”, como el tope al gas, “provoca distorsiones difíciles de prever”

La presidenta de Aelec, Marina Serrano, en su despacho antes de la entrevista.
La presidenta de Aelec, Marina Serrano, en su despacho antes de la entrevista.Carlos Rosillo

Tras una carrera casi íntegramente dedicada a la energía, la presidenta de la patronal eléctrica, Marina Serrano (Zaragoza, 1957), nunca imaginó que viviría un año tan intenso como el último. En menos de 12 meses, los precios de la luz en el mercado mayorista se han disparado desde el entorno de los 70 euros por megavatio hora hasta los 200 actuales, con picos de más de 500 euros tras el estallido de la guerra en Ucrania. El entorno regulatorio ha cambiado, con varias medidas para tratar de rebajar la presión y recortar los beneficios extraordinarios de las compañías del sector —que Serrano niega—, y el Gobierno aguarda al visto bueno definitivo de Bruselas para un inédito límite sobre el precio del gas y el carbón que alimentan las centrales. Recibe a EL PAÍS en su despacho, una planta 12 con vistas al paseo de la Castellana de Madrid.

Pregunta. ¿Qué le parece el tope al gas y el carbón?

Respuesta. Seguimos considerando que no debería hacerse una intervención de mercado. Es un mecanismo complejo y aún no sabemos exactamente cómo se va a aplicar. El PVPC necesariamente va a bajar. También el precio que pagan los clientes que tienen contratos [del mercado libre] indexados al pool. Y, luego, los contratos a precio fijo, se van incorporando a medida que son prorrogados o renovados. Eso supone una incertidumbre. Va a haber una diferencia entre los diferentes consumidores.

P. ¿Qué les preocupa, en concreto?

R. Cualquier intervención de mercado siempre implica unas distorsiones difíciles de prever.

P. ¿Cuáles?

R. Sobre todo en el mercado minorista, en la comercialización, en las ofertas de nuevos contratos... El consumidor, que ya tiene una complejidad para entender la factura o cómo se fija el precio, ahora tiene que afrontar este ajuste.

P. En el último año, desde que empezó a subir el precio de la luz, se ha producido un drástico trasvase de clientes del mercado regulado al libre. ¿Se dará la vuelta esta tendencia?

R. Podría. Pero lo que provoca, sin duda, es una mayor incertidumbre. Durante todo este periodo hemos estado hablando de que, dada la volatilidad de los mercados y el alza de los precios energéticos, había que protegerse con contratos a más largo plazo que determinen un precio fijo. Ahora, de repente, esta medida lo que hace también es incentivar ir otra vez al PVPC. Podría provocar desconcierto y confusión en los consumidores.

P. El Gobierno dice que el tope al gas no solo reducirá el precio de la luz, sino también los beneficios extraordinarios cosechados por las eléctricas. Las empresas, sin embargo, lo niegan.

R. Hasta que no entre en vigor el mecanismo no sabemos aún como va a funcionar. Pero es que realmente no hay beneficios extraordinarios. Las medidas de intervención que hemos sufrido desde septiembre establecían una minoración, pero se ha acreditado ante el regulador que no se han cobrado ni se han percibido esos precios altísimos del mercado.

P. Una parte de las tecnologías sí que los han cobrado.

R. Se han entregado todos los contratos a la CNMC [la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, el regulador]. Y es más: producen menos energía de lo que venden y han tenido que acudir al mercado a comprar a esos precios tan altos. Insisto: no existen esos beneficios extraordinarios. En el primer trimestre, lo que se ve es que las grandes eléctricas han ganado menos en España, mientras las petroleras o industriales tenían una evolución positiva. Sin embargo, se ha creado esa conciencia pública de que las empresas eléctricas se han portado mal, han sido desleales, van a hacer descarrilar propuestas, tienen beneficios extraordinarios... El sector eléctrico ha sufrido varias intervenciones a través de reales decretos leyes, cuando el problema está en el incremento del precio del gas. Tenemos unas reglas de fijación de precio comunes en la UE. Y ACER, la asociación de los reguladores europeos, dice que es un mercado eficiente que ha logrado atraer inversión en renovables.

P. También reconoce que “no está diseñado para situaciones de emergencia” y, aunque con prudencia, se abre a una intervención.

R. Dice que podría estar justificada, pero hay que ver los términos concretos, que es lo que está analizando la Comisión Europea. Por eso digo que no era tan fácil intervenir. Me preocupa el impacto va a tener sobre el futuro del mercado eléctrico en un momento en el que hay que intensificar las renovables y en el que la señal de precios es muy importante.

P. ¿Quiere decir que la medida puede desincentivar la inversión en renovables?

R. Bueno, lo veremos. No lo sé. Apartarnos de las normas generales [comunitarias], aunque sea con carácter excepcional, altera las reglas. Entendemos perfectamente la preocupación del Gobierno por los altos precios. Pero el mercado eléctrico no ha sido el culpable de esta crisis: no es el que ha originado esta crisis de precios. Hacen falta marcos regulatorios estables.

P. Bruselas ha obligado a España a reformar la tarifa PVPC para desanclarla del mercado al contado y ligarla al de futuros. ¿Qué le parece?

R. Estamos totalmente de acuerdo. España es el único país europeo que tiene la tarifa regulada indexada al precio diario.

P. Parte del sector eléctrico, sin embargo, va un paso más allá e insiste en abolirla.

R. Este es un paso intermedio. En sentido estricto, nosotros creemos que solo tendría que tener tarifa regulada el consumidor vulnerable, que tiene que tener todo el amparo y toda la protección. El resto deberían estar en el mercado libre.

P. El mercado libre también es mucho más rentable para las eléctricas que el regulado.

R. No sé. No sé si es más rentable.

P. Los datos apuntan claramente en esa dirección. Y lo reconocen las propias compañías.

R. El consumidor debería tener la capacidad de negociar su contrato, más aún en un momento además en el que se va a imponer clarísimamente el autoconsumo.

P. ¿Han pecado de falta de empatía?

R. Se ha focalizado en las empresas eléctricas, como si fueran las responsables de incremento de precios. Han cumplido las normas en todo momento, crean valor y hacen inversiones del orden de los 4.000 millones de euros al año.

P. También se han vivido episodios dudosos, como el del vaciado de pantanos.

R. Tanto ese caso concreto como en cualquier otro, hay los mecanismos jurídicos adecuados para poder reaccionar en caso de que haya una actuación inadecuada. Y eso no se ha comprobado así.

P. ¿Haría alguna autocrítica?

R. A lo mejor tendríamos que acercarnos más, explicar más y tener un mayor sentido de cercanía. Somos un sector que está en completa transformación en aras de la descarbonización. Sin estas grandes empresas, los objetivos de electrificación y descarbonización difícilmente podrían alcanzarse.

P. ¿Qué le parecieron las palabras del presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán?

R. Bueno, ya pidió disculpas. Creo que el consumidor está en el centro de todas y cada una de las empresas, y de todos y cada uno de los consejeros delegados y presidentes.

P. Las eléctricas españolas están entre las más verticalmente integradas de Europa: participan tanto en la generación, como en la distribución y en la comercialización. ¿Entiende las críticas?

R. Todos los sectores eléctricos son fruto de la historia de cada uno de los países. Otros países europeos también tienen grandes empresas integradas. Y, a diferencia de otros países de nuestro entorno, en los que hay una gran empresa pública que hace todas las actividades, en España siempre ha habido una pluralidad. Además, la regulación tiene también elementos de separación de actividades y reglas de juego claras de no interferir entre unos y otros segmentos y actividades.

P. Cree, entonces, que hay competencia real en el sector.

R. Lo creo. Y así lo dicen todos los índices de competencia que se publican.

50% de descuento

Contenido exclusivo para suscriptores

Lee sin límites

Sobre la firma

Ignacio Fariza

Es redactor de la sección de Economía de EL PAÍS. Ha trabajado en las delegaciones del diario en Bruselas y Ciudad de México. Estudió Económicas y Periodismo en la Universidad Carlos III, y el Máster de Periodismo de EL PAÍS y la Universidad Autónoma de Madrid.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS