Presupuestos Generales del Estado

El Gobierno prevé que la economía recupere en 2022 el nivel previo a la pandemia

El Consejo de Ministros mantiene intactas las previsiones económicas con un crecimiento del PIB del 6,5% este año y un 7% el próximo. Decidirá en septiembre sobre la subida del SMI. También aprueba un techo de gasto de 196.142 millones de euros, similar al del año pasado

Las ministra de Hacienda, la ministra de Política Territorial y portavoz del Gobierno y la vicepresidenta primera del Gobierno. En vídeo, declaraciones de María Jesús Montero sobre el techo de gasto.EFE/ Javier Lizón / VÍDEO EPV

El Gobierno mantiene su hoja de ruta económica. El Consejo de Ministros ha dejado este martes intactas sus previsiones de crecimiento para la economía española de este año y el próximo. Calcula que el PIB crecerá un 6,5% en 2021 y un 7% en 2022, en línea con las últimas proyecciones. La vicepresidenta primera y ministra de Economía, Nadia Calviño, ha constatado la fortaleza de la recuperación económica tras el final del estado de alarma y el levantamiento de las principales medidas de restricción a la movilidad pese a la quinta ola y la propagación de la variante delta. “En 2022 España recuperará la actividad previa a la pandemia y en 2023 podrá recuperar la senda de crecimiento que teníamos antes de la crisis sanitaria”, ha remarcado durante su comparecencia ante los medios de comunicación tras el Consejo de Ministros.

Calviño también ha avanzado que estudiará tras el verano si sube el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) en función de la evolución del empleo. “En septiembre veremos si es posible retomar un alza del SMI y acordar un alza para los meses finales del año que permita alcanzar el 60% del salario medio a finales de la legislatura”, indicó. La vicepresidenta valoró la buena evolución del mercado laboral de los últimos meses, especialmente los datos extraordinarios de junio cuando se produjo una caída récord del paro y un aumento de la afiliación de casi 235.000 trabajadores, uno de los más altos de la serie estadística. “En verano podemos recuperar los niveles de empleo similares a los de antes de la pandemia”, ha apuntado.

La vicepresidenta primera del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, ha constatado este martes la fortaleza de la recuperación económica. JAVIER LIZÓN / EUROPA PRESS

La vicepresidenta se ha apoyado en estas perspectivas del mercado laboral para dejar la puerta abierta a subir el SMI en el último trimestre. Hasta ahora la titular de Economía era reacia a subirlo como reclamaba su compañera de gabinete Yolanda Díaz. Calviño prefería esperar a tener datos que mostraran que la recuperación estaba afianzada. Mientras que la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo insiste en revalorizarlo cuanto antes. Ambas ministras llevan desde principios de este año enfrascadas en este pulso. Pero la negociación de los Presupuestos entre PSOE y Podemos dibuja un nuevo contexto. Este martes Calviño se ha mostrado favorable a este incremento siempre que se mantenga el buen tono del mercado laboral. Existen dudas sobre si después de verano muchos de los trabajadores que aún están en ERTE serán finalmente despedidos. Y sobre si al final de la campaña turística muchas empresas empezarán a prescindir de trabajadores.

El Consejo de Ministros tenía un marcado contenido económico. El Gobierno debía aprobar antes de agosto los indicadores sobre los que construye los Presupuestos para 2022. Los trámites de las cuentas públicas están muy tasados. Así que, junto con las previsiones económicas, el Ejecutivo también ha validado el techo de gasto de 2022, la cuantía de desembolsos máximos permitidos para los Presupuestos. El nuevo límite de gasto no financiero, como se denomina en el argot al techo de gasto, asciende a 196.142 millones de euros, un 0,02% superior al del año pasado. Un incremento mínimo pero que permite decir que es el techo de gasto más alto de la historia. El año pasado se amplió un 53% para poder afrontar los gastos extraordinarios con los que financiar las medidas para paliar las secuelas de la pandemia. En este capítulo entraron los ERTE, las ayudas a pymes y autónomos y las transferencias extraordinarias a comunidades autónomas y ayuntamientos para que pudieran reforzar sus sistemas sanitarios y educativos.

Más información

El Gobierno espera que la pandemia se vaya replegando poco a poco en 2022 y se pueda rebajar el gasto destinado a atender las necesidades sanitarias y económicas de la covid. Pero eleva el techo de gasto a niveles récord. En esta cifra se incluyen 26.355 millones de los fondos europeos. Bruselas exigirá reformas a cambio de esas ayudas. Montero ha explicado además que incorpora una transferencia para las comunidades autónomas de 18.396 millones, un 32,1% superior a la del año pasado. Los Gobiernos regionales dispondrán de más dinero que nunca en 2022, en plena negociación por el nuevo sistema de financiación.

Por último, el Consejo de Ministros también ha aprobado la senda de déficit público para el próximo año. Los números rojos de las cuentas públicas se dispararon el año pasado con la pandemia hasta el 11% del PIB, el equivalente a unos 125.000 millones de euros. Montero ha explicado que espera reducir el agujero este año hasta el 8,4%. Y el próximo, al 5%. De lograrlo sería el mayor ejercicio de consolidación fiscal de la democracia. Aunque el ajuste tiene truco: se debe al crecimiento del denominador (el PIB), y no a subidas de impuestos o recortes de gasto. También contribuye decisivamente la mejora de los ingresos fiscales por el ciclo, que el año que viene el Gobierno calcula que sea del 4,6%.

Suspensión de las reglas fiscales del déficit y la deuda

Al igual que en 2020 y 2021, la Comisión Europea ha propuesto que las reglas que limitan el déficit y la deuda públicos de los Estados miembros sigan suspendidas en 2022 y vuelvan a reactivarse en 2023, una vez que las economías europeas hayan recuperado su nivel de PIB anterior a la crisis provocada por la pandemia de coronavirus. A pesar de la suspensión de las reglas fiscales, el Gobierno asegura que, a medida que las condiciones lo permitan, la política presupuestaria, que seguirá siendo expansiva el próximo año, se reorientará hacia posiciones fiscales “más prudentes” que reafirmen la sostenibilidad de las finanzas públicas a medio plazo.

Más información

Arranca la negociación presupuestaria

Una vez aprobados todos los datos que deben de servir como cimientos para construir los Presupuestos de 2022, el Gobierno arrancará en septiembre la negociación política para aprobarlos. Las cuentas para 2022 irán en línea con las orientaciones de política presupuestaria presentadas por la Comisión Europea, en cuanto a apoyo a la recuperación, evitando “una retirada prematura” de los estímulos y haciendo pleno uso de la financiación europea. Los socios del Gobierno de coalición PSOE y Unidas Podemos ya han iniciado las negociaciones para la elaboración de las cuentas públicas, según informa Europa Press.

Yolanda Díaz ya confirmó que sería el secretario de Estado de Derechos Sociales, Nacho Álvarez, el encargado de la negociación con la ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero, al igual que ocurrió el año pasado.

La titular de Trabajo adelantó como ejes prioritarios la negociación sobre la reforma fiscal, garantizar el acceso a la vivienda con medidas que permitan un alquiler asequible, el despliegue de políticas que acaben con la crisis de los cuidados, que garanticen las prestaciones mínimas a la población y que combatan la precariedad laboral.

Sobre la reforma fiscal, uno de los ejes prioritarios para Unidas Podemos, la ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero, así como la vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, han insistido en varias ocasiones que se pretende abordar una vez se haya recuperado la economía, recordando que se ha puesto en marcha un comité de expertos que deberán tener sus conclusiones sobre la reforma del sistema tributario español en febrero de 2022, con lo que el grueso de la reforma no entraría en vigor hasta 2023, tal y como se refleja en el plan de recuperación.

Unas cuentas marcadas por los fondos europeos

Los Presupuestos de 2022 estarán marcados por la aplicación de los fondos contemplados en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, el instrumento para canalizar los fondos europeos aprobados en julio de 2020, dentro del conjunto de instrumentos comunitarios englobados en Next Generation, el plan dotado con 750.000 millones de euros, de los que España recibirá 140.000 millones.

El Ejecutivo español está terminando el proceso junto con la Comisión Europea para que se produzca el primer desembolso de prefinanciación de 9.000 millones, que se prevé en el curso del verano. En la segunda parte del año llegará el pago semestral de 10.000 millones de euros, correspondiente al cumplimiento de determinados hitos y objetivos, por lo que el monto de recursos para este año ascenderá a un total de 19.000 millones.

Para 2022, los PGE incorporarán, no solo las transferencias correspondientes a los fondos, sino también se empezarán a solicitar los créditos necesarios para realizar el conjunto de actuaciones que forman parte de este Plan de Recuperación y Transformación, que ya ha recibido la aprobación de la Comisión Europea, y que se incluyen en dicho ejercicio.

Según el Gobierno, las cuentas de 2022 apoyarán la estrategia del Ejecutivo, marcada, a corto plazo, por seguir apoyando la recuperación para salir de la crisis motivada por la covid-19, y en el medio y largo plazo, por impulsar el proceso de transformación y modernización de la economía española que lleve a un desarrollo más sostenible y resiliente desde el punto de vista económico, social, territorial y medioambiental.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

EmagisterCursos Recomendados

Lo más visto en...

Top 50