Telefonía móvil

El Gobierno recauda la cuarta parte de lo previsto en la primera jornada de la subasta del 5G

Telefónica, Orange y Vodafone pujarán por las frecuencias que albergarán la nueva telefonía móvil

Logo de 5G.
Logo de 5G.Ng Han Guan / AP

Este martes comenzó la subasta de las concesiones de la banda de frecuencias de 700 MHz del 5G, la nueva generación de telefonía móvil llamada a revolucionar no solo las telecomunicaciones sino la industria del futuro. La puja organizada por el Gobierno parte con un precio de salida de 995,5 millones de euros. A final de las rondas celebradas en esta jornada, el importe total acumulado por el conjunto de las concesiones sobre las que se han formulado pujas asciende a 280,9 millones de euros, más de la cuarta parte de la cantidad total prevista.

Telefónica, Orange y Vodafone son los únicos operadores que participan en la subasta por las concesiones, que suman un total de 75 MHz, 60 MHz para comunicaciones pareadas y 15 MHz solo para descendentes. Se espera que la puja no se prolongue mucho como las anteriores del 3G y el 4G, y que alcance los 1.500 millones de euros, según fuentes del sector. Una cifra lejos de los 2.100 millones de euros que el Ministerio de Hacienda consignó como objetivo recaudatorio en los Presupuestos Generales del Estado para 2021.

Más información

La subasta se realiza sobre una plataforma electrónica estándar con acreditacion segura para cada operador. Es una subasta ciega, es decir, ningún operador sabe a tiempo real por lo que están pujando los demás. La Administración a través de la mesa abre la puja, avisa del tiempo de cada ronda y del precio de cada bloque en esa ronda. Cada participante decide si emite una puja y se puja por cada uno de los siete bloques de frecuencias que se subastan (2x10, 2x5 y 3x5MHz descendente)

No se puede pujar por una cantidad de espectro mayor de la solicitada inicialmente. La Administración decide el precio de puja en cada ronda y puede incrementar hasta un máximo de un 5% en cada ronda el precio de los bloques. Si nadie más puja se lo lleva el que ha realizado la puja más alta. En caso de empate se realiza un sorteo aleatorio. Las compañías pueden decidir no pujar cuatro veces sin penalización. Cuando ya nadie puja por ninguno de los bloques se acaba la subasta.

Diariamente, la mesa de adjudicación publicará en la página web del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital la información de las rondas celebradas en el día, una vez considere la mesa que las pujas están terminadas. Dado que solo se subastan 7 bloques se espera que la puja no se prolongue más allá de una semana.

Las concesiones tendrán una duración mínima de 20 años y podrán ser ampliadas en 20 años más. Es decir, podrán alcanzar una duración de 40 años, como adelantó la ministra de Economía en un encuentro con EL PAÍS. Con el conjunto de estas concesiones, el Gobierno prevé que cuando acabe junio de 2025 más de 400 localidades del país tendrán cobertura 5G con esta banda, el 30% de ellas antes de que finalice el 2022 y el 70% antes de julio de 2024. Antes del año que viene también deberán contar con cobertura los diez principales aeropuertos del país, los tres puertos, las seis estaciones de ferrocarril y las ocho autopistas principales del país. En este sentido, cuando termine junio de 2025 el número de aeropuertos con cobertura 5G se ampliará a 22, el de puertos a 12, el de estaciones de ferrocarril a 10 y el de carreteras a 87.

Tercera subasta

Se trata de la tercera subasta de frecuencias para redes 5G realizada en España, después de la subasta de la banda 3,6-3,8 gigahercios (GHz) celebrada en 2018 y de la licitación de 20 megahercios de esa misma banda realizada el pasado mes de diciembre de 2020. La banda de 700 MHz es la más anhelada por las compañías, puesto que es la que permite mejor acceso a los interiores de los edificios, logrando una experiencia con la telefonía móvil similar a la de la telefonía fija.

El Gobierno estableció un precio de salida de 995,5 millones de euros, un 15% inferior a la cifra inicial publicada en consulta pública. Los operadores presionaron para conseguir la rebaja ante las voluminosas inversiones que deberán acometer para desplegar la nueva red. Fuentes del sector calculan que el despliegue supondrá un gasto de 5.000 millones de euros.

Los grandes países europeos ya han realizado la subasta. El patrón muestra que quienes la celebraron antes, más ingresaron. La telefonía 5G despertó unas expectativas inusitadas cuando se definió su estándar tecnológico universal, pero con el paso de los años la percepción del mercado es que esa revolución no tendrá una influencia significativa en los ingresos de los operadores, sobre todos los europeos, porque están obligados a alquilar esas redes a precios regulados a los competidores sin red. Es lo que va a ocurrir con Telefónica con Digi y Orange con MásMovil.

Italia cerró la subasta en octubre de 2018 y logró recaudar más de 6.500 millones de euros en la subasta de espectro para el 5G. Alemania ingresó 6.550 millones de euros en la subasta que celebró en junio de 2019 por los 41 bloques de frecuencias del 5G. Por su parte, Francia recaudó en octubre de 2020, ya en plena pandemia, un total de 2.790 millones de euros. Y Reino Unido, adjudicó el pasado marzo sus frecuencias 5G por 1.356 millones de libras (1.587 millones de euros).

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50