Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Seguridad Social afrontará el pago de 19.000 millones en julio entre las pensiones y el IRPF

El mes que viene Trabajo recurrirá a 7.500 millones del crédito para pagar la nómina ordinaria y la extra de los pensionistas

Protesta de pensionistas frente al Congreso.
Protesta de pensionistas frente al Congreso.

Ya se acerca julio, el mes de la paga primera paga extraordinaria de pensiones del año. Esto supone un esfuerzo para la tesorería de la Seguridad Social que en ese mes tiene que afrontar la nómina ordinaria, la extra y la liquidación de parte del IRPF de los pensionistas con Hacienda. Esto supondrá este año un desembolso 19.000 millones de euros, según el Ministerio de Trabajo. Y para afrontarlo el Ejecutivo recurrirá 7.500 millones de euros de la línea de crédito de casi 14.000 millones que la Seguridad Social tiene abierta con Hacienda.

Con este recurso, Trabajo, evita sacar dinero del Fondo de Reserva de la Seguridad Social que comenzó el año con algo más de 5.000 millones. Es decir, Magdalena Valerio, ministra de Trabajo, como ya hiciera su antecesora, Fátima Báñez, evita agotar la llamada hucha de las pensiones y el desgaste político que conlleva.

La Seguridad Social ha difundido esta información al mismo tiempo que notificaba que en junio la nómina agregada de pensiones había ascendido a 9.644 millones, un 7,04% más que en el mismo mes del año anterior. El incremento anual sería del 5,1% si los presupuestos de 2018, que contenían una subida inicial de pensiones del 1,6% y una subida mayor para muchas pensiones de viudedad, hubieran entrado en vigor a comienzos de año. Pero como lo hizo entrado julio del año pasado, si bien de forma retroactiva, el aumento real es de ese 7,04%. Este escalón estadístico se corregirá ya en agosto.

Para desglosar el gasto en pensiones y su incremento inexorable mes tras mes, hay que fijarse en la evolución de varios componentes del sistema de Seguridad Social. El primero es el número de pensiones. En junio se han abonado 9.733.234 pensiones contributivas, un 1,24% más que en el mismo mes del año pasado: 6.030.746 de las cuales son de jubilación; 2.360.822 corresponden a prestaciones de viudedad; 958.273 son prestaciones por incapacidad permanente; 340.773 son de orfandad y 42.620, a favor de familiares.

Importancia del envejecimiento

Este incremento está estrechamente vinculado al envejecimiento de la población. No es solo que cada vez lleguen más personas a los 65 años con derechos suficientes como para cobrar una pensión contributiva, sino que quienes ya están percibiéndola viven durante más años. Esto explica que sean las prestaciones de jubilación las que más crecen, el 1,8%.

El otro componente que explica la subida constante del gasto en pensiones es el incremento de la pensión media, que se situó en 990,87 euros al mes, un 5,73% más al mes que en junio de 2018. A su vez, la evolución se explica por la revalorización anual (1,7% en 2018, de forma definitiva; y 1,6% inicialmente este año), el aumento de las pensiones de viudedad (la base reguladora sobre la que se calcula esta prestación ha subido) y el llamado efecto sustitución. Los expertos dan este nombre al hecho de que los nuevos pensionistas tienen derecho a cobrar pensiones más altas (más tiempo cotizado y sobre bases más altas). 

La marcha de las pensiones de jubilación es determinante en la evolución del gasto, que en junio ha vuelto a marcar un máximo, puesto que supone la mayor parte de pensionistas (seis de cada 10) y todavía consumen un gasto mayor (siete de cada 10 euros).

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >