Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España entorpece el ascenso de las mujeres a la dirección

Sólo 13 países de los 125 que componen el índice mundial del talento que elaboran anualmente Adecco e Insead se sitúan por detrás en oportunidades para las ejecutivas

Directivas españolas de varias empresas, en un foro de Cinco Días con el ministro de Ciencia, Pedro Duque.
Directivas españolas de varias empresas, en un foro de Cinco Días con el ministro de Ciencia, Pedro Duque.

España repite plaza en el ranking mundial de talento que anualmente elabora la escuela de negocios Insead para Adecco. Ocupa el puesto 31 de los 125 países estudiados para confeccionar el Indice de Competitividad por el Talento Global (GTCI) de 2019, que ha sido presentado hoy en Davos, como antesala del Foro Económico Mundial, que comienza mañana en esta pequeña localidad suiza. Una leve mejoría respecto al año pasado, según los autores del informe porque, aunque la posición sea la misma, en esta edición la muestra se ha ampliado en seis países con respecto al año pasado.

Suiza, Singapur, Estados Unidos, Noruega y Dinamarca lideran este ranking de captación, desarrollo y retención de cerebros. De los 15 primeros Estados de la clasificación, solo cinco no son europeos. A los dos mencionados se suma Nueva Zelanda, Australia y Canadá. Los 10 primeros del top tienen características en común, como un sistema universitario desarrollado que proporciona habilidades sociales y de colaboración necesarias para emplearse en el mercado de trabajo, un panorama regulatorio y empresarial flexible, protección social y apertura exterior, aseguran los autores del índice.

Si hay algo por lo que destaque España es por su pésima posición respecto al talento femenino. Únicamente 13 países se sitúan por detrás cuando se trata de ofrecer oportunidades directivas a las mujeres. Su clasificación en el puesto 122 es sorprendente si se tiene en cuenta que en el listado figuran gran cantidad de naciones del mundo musulmán, de África y Asia, que no se caracterizan precisamente por ser seguidoras del feminismo. Y supone una bajada muy relevante respecto a la edición de 2018, cuando se situaba en la plaza 89.

Otros dos puntos más sirven para evaluar la igualdad: el número de mujeres en posesión de un título universitario, donde España sale mejor parada, con un 67 en el marcador, y en la brecha salarial de género, que sitúa a España en el puesto 50 de los 125 países.

También continúa a la cola mundial en facilidad de contratación y en la relación entre salario y productividad. Sin embargo, España destaca por calidad de vida, tolerancia a los inmigrantes y comportamiento medioambiental. Es el quinto país en matriculación de universitarios y el número 12 por la calidad de sus escuelas de negocios (aunque cede terreno desde el 5º puesto anterior).

Cinco pilares

Cinco apartados (pilares los llama Insead) sirven para determinar cuáles son los Estados que contratan y cuidan mejor a sus profesionales a partir de un centenar de indicadores. Son los facilitadores (es decir, la efectividad del Gobierno, la estabilidad política, la calidad de la legislación, corrupción, facilidad para hacer negocios o para contratar y despedir, productividad, etcétera); la captación (mide la cantidad de empresas extranjeras del país, la población inmigrante, la llegada de cerebros, la movilidad social o las oportunidades que se les ofrecen a las mujeres), el crecimiento (gasto en educación, matrículas de FP y universitarias, calidad de las escuelas de negocios, formación que imparten las empresas o el uso de redes sociales), retención (protección social, pensiones, retención de cerebros, seguridad o medio ambiente), habilidades profesionales (cantidad de técnicos, de trabajadores de FP, productividad, capacidad de encontrar empleados formados) y habilidades de conocimiento global (trabajadores universitarios, investigadores, disponibilidad de científicos e ingenieros, innovación, exportaciones, emprendimiento…).

En la foto que mejor sale España es la de retener el talento. Aquí ocupa el puesto 25 del mundo, dada la cobertura social y la calidad de vida. Donde tiene peores notas es a la hora de desarrollar habilidades profesionales y técnicas, apartado en el que baja a la plaza 48 del mundo y es el que más afecta a la competitividad del país, según la escuela de negocios y el grupo de recursos humanos. En los tres pilares restantes se mueve entre el puesto 30 y el 39.

Superan a España Corea del Norte, Brunéi, Eslovenia, Malasia y Malta. Y si se atiende a su situación en Europa, de los 37 Estados europeos analizados España se coloca en el vigésimo lugar.

Adecco e Insead también han evaluado 114 ciudades de 86 países. 24 urbes más que en el ejercicio precedente. Y si en 2017 Madrid era la sexta capital del mundo que mejor gestionaba el talento, actualmente se sitúa en el puesto 23. Le siguen Bilbao, Barcelona y Zaragoza, aunque ninguna de las tres por delante de la plaza número 30, que era la que tenía la ciudad aragonesa hace dos años, cuando cerraba la clasificación de las metrópolis españolas. Las capitales más competitivas del mundo son Washington, Copenhague, Oslo, Vieja y Zurich.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información