Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El BBVA muestra su “preocupación” por la decisión del Gobierno de relajar el déficit

La política fiscal expansiva impulsará el crecimiento a corto plazo, pero reduce el margen para hacer frente a crisis futuras, analiza el servicio de estudios del banco

Rafael Doménech, responsable de Análisis Macroeconómico, Jorge Sicilia, director de BBVA Research, y Miguel Cardoso, economista jefe de España y Portugal, el martes en la presentación en Madrid del informe Situtación España
Rafael Doménech, responsable de Análisis Macroeconómico, Jorge Sicilia, director de BBVA Research, y Miguel Cardoso, economista jefe de España y Portugal, el martes en la presentación en Madrid del informe Situtación España EFE

Una de cal y otra de arena. Los analistas del BBVA aseguran que la política fiscal expansiva del actual Gobierno —que se traduce en los Presupuestos Generales del Estado heredados del anterior Ejecutivo, la relajación de los objetivos de estabilidad pactados con Bruselas y la aprobación de nuevas medidas que implican más gasto público— servirán para incrementar el crecimiento a corto plazo. Pero, al mismo tiempo, advierten de que esta es una ocasión perdida para aprobar un Presupuesto contracíclico que avance más en la senda de la consolidación fiscal.

Rafael Doménech, responsable de Análisis Económico de BBVA Research, admitió “la preocupación” del servicio de estudios del banco por la relajación del objetivo de déficit pactado por la ministra de Economía, Nadia Calviño, con los responsables económicos de la Comisión Europea.

Los expertos del BBVA presentaron el martes su informe Situación España, un documento en el que mantienen sus actuales previsiones de crecimiento —2,9% para este año, y 2,5% para el próximo—, pero vislumbran nuevos riesgos que ensombrecen las perspectivas, como la subida del precio del petróleo, la progresiva desaparición de las medidas extraordinarias de política monetaria y, sobre todo, el repunte proteccionista que puede derivar en una guerra comercial. Además, Jorge Sicilia, director de BBVA Research, alertó sobre lo que definió “un crecimiento menos virtuoso” de la economía global, basado menos en las exportaciones y la inversión en maquinaria de equipo y más en el consumo y la inversión residencial.

Pero además del análisis de la coyuntura, la presentación de este informe trimestral sirvió para dar algunas señales de la aproximación de los expertos economistas a las principales medidas de un Gobierno socialista que aún no ha cumplido dos meses. “El retraso del objetivo de déficit para 2018 y 2019 tiene implicaciones económicas que hay que destacar. Con una política fiscal neutral, se podría haber cumplido el objetivo [que era del 2,2% y el Gobierno ha subido al 2,7%]”, aseguró Doménech. El economista alertó de que esta relajación conllevará un aumento del déficit estructural de la economía española; pero sobre todo insistió en que lo deseable es aprovechar los momentos de crecimiento como los actuales para ganar margen fiscal. “Más tarde o más temprano vendrá una crisis, y necesitaremos ese margen que tuvimos en el pasado y que ahora ya no tenemos”, añadió.

Los responsables de BBVA Research también mostraron sus reticencias a propuestas del actual Gobierno como un impuesto a la banca con el que asegurar el pago de las pensiones. Frente a esta propuesta, Sicilia recordó que los economistas como él suelen preferir impuestos que no sean finalistas, que afecten a amplias bases y que permitan extraer señales claras, unos comentarios que supone un ataque poco disimulado a la propuesta concebida por el Gobierno. “Nos gustan los sistemas impositivos simples y que generen confianza para impulsar la actividad y la generación de empleo. Hay que ser cuidadosos con el potencial impacto de estas medidas”, concluyó.