Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El bucle infinito de la austeridad que ha zarandeado Grecia durante ocho años

Desde 2010, fecha del primer rescate, los griegos han perdido el 40% de sus ingresos. Los jubilados son un buen ejemplo

Vista del centro de Atenas, en Grecia
Vista del centro de Atenas, en Grecia REUTERS

Aunque las manifestaciones ya no llaman la atención a nadie en Atenas, la que protagonizaron a comienzos de semana miles de pensionistas ante el Parlamento griego, ese manifestódromo que se asoma cada tanto a los telediarios envuelto en una lluvia de gases lacrimógenos, da una medida del abismo insondable al que los tres rescates financieros han precipitado a Grecia: los jubilados —2,5 millones de personas cuyas pensiones se llevaban, hasta la aparición en escena de la troika en 2010, el 18% del PIB, una cifra récord entre los países de la OCDE— sufrirán el año próximo el recorte efectivo número 14 en sus ingresos (un 9% de media y hasta el 18% para algunos casos).

El bucle infinito de la austeridad que ha zarandeado Grecia durante ocho años

La merma será uno de los souvenirs que dejará la salida del rescate, prevista para el 20 de agosto, que el Gobierno presenta, junto con el acuerdo sobre la denominación de Macedonia, como su principal baza de cara a una convocatoria electoral que, si nada se tuerce, tendrá lugar en septiembre de 2019, al término de la legislatura. Nadie, en los días de vértigo del verano de 2015, cuando el primer ministro, Alexis Tsipras, convocó un referéndum sobre las condiciones impuestas por la troika para el tercer rescate —sensiblemente más duras que las de los dos anteriores—, podría haber imaginado que los rescates morirían de muerte natural, y no vía Grexit.

Los 14 tijeretazos de pensiones en apenas ocho años establecen también una palmaria relación causa-efecto: si los rescates, y sus consiguientes recetas de austeridad, pretendían remediar fallos estructurales del Estado griego —la corrupción, el clientelismo que engordó hasta la elefantiasis la artrítica Administración, la falta de un catastro o el renqueante fisco—, sus consecuencias las están pagando muy caro —y seguirán haciéndolo— los griegos, sobre todo la clase media, yugulada por los ajustes.

Las pensiones han sufrido 14 ajustes, con una merma del 50% de promedio

Ya en 2012 se calculaba que cada ciudadano, por mor de la deuda (casi el 180% del PIB), adeudaba, sin excepción, de los neonatos a los moribundos, 30.000 euros por cabeza. Solo por el hecho de ser griego, es decir, un sujeto de presente apretado y futuro a expensas de ulteriores ajustes: el Parlamento griego aprobó la semana pasada la última lista de acciones demandadas por los acreedores para bendecir la definitiva revisión del rescate, a saber, 88 capítulos dispares que van de la liberalización del mercado laboral o el energético a las grandes privatizaciones pendientes. Y que, aun concluido el tercer rescate, seguirán saliendo del bolsillo de los griegos.

El bucle infinito de la austeridad que ha zarandeado Grecia durante ocho años

Más de un tercio de los hogares ha dependido estos años para subsistir de una pensión contributiva; abuelos que deben mantener a sus hijos y sus nietos con ingresos que, en el 45% de los casos, no superan los 655 euros mensuales, por debajo del umbral de pobreza en la UE (en 2009, en esa franja sólo estaba el 20% de los jubilados); en total, una rebaja del 50% en seis años.

Una protesta contra la reforma laboral el pasado 14 de junio en Atenas, Grecia
Una protesta contra la reforma laboral el pasado 14 de junio en Atenas, Grecia AFP

Desde 2010, los ingresos reales de los hogares han caído un 38,3%, según Eurostat, y eso no hay superávit primario positivo —otra imposición de la troika— que lo enjuague, por más que el conseguido desde 2017 haya superado las previsiones más optimistas. La bajada de la tasa de paro, que hoy ronda el 20%, se enfrenta a debilidades estructurales denunciadas en 2016 por el FMI: “Llevará tiempo que descienda, y lo hará gradualmente: el 18% en 2022, el 12% en 2040 y el 6% sólo en 2060. La contribución de la fuerza de trabajo al crecimiento será de únicamente el 0,3%”.

La crisis de los refugiados se suma a la recesión en una tormenta perfecta

Abortadas in extremis dos serias amenazas de Grexit, en 2011 y 2015, a la devastación socioeconómica se suma el impacto de la crisis de los refugiados, que en 2016, tras el cierre de la ruta balcánica, dejó varados en el país a más de 60.000 extranjeros. Una tormenta perfecta que sin embargo no ha hecho tambalearse al Gobierno (si acaso, solo lo logrará la feroz oposición nacionalista al acuerdo con Macedonia). Pero Alexis Tsipras, y Syriza, saben que los rescates se cobran otras piezas, empezando por los Gobiernos, y los partidos, que los han ejecutado. La aritmética electoral griega lo demuestra desde 2012.

Revertir la fuga de cerebros

Una de las peores consecuencias de la crisis ha sido la descapitalización profesional y académica. Desde que empezó la crisis, unos 250.000 licenciados —según los datos que maneja el Centro Nacional de Documentación (EKT, en sus siglas griegas)— se han marchado al extranjero, con un pico de 200.000 en el tramo más agudo de la crisis, entre 2012 y 2013. “Hay profesores, científicos, profesionales [griegos] altamente cualificados en 140 países. Si en 2008 había 7.854 académicos griegos en universidades extranjeras, en 2015 eran 141.200”, explicaba en marzo en Atenas Evi Sajini, directora del EKT; “en España eran 286 en 2008 y 713 en 2017”. El pormenorizado mapeo que realiza el EKT ha permitido establecer contacto con muchos de los expatriados, con la intención de invertir la fuga de cerebros y recapitalizar talento muy necesario para la recuperación del país.

Según un estudio de ICAP People Solutions publicado esta semana, casi la mitad de los expatriados interrogados llevan más de tres años trabajando fuera. Un tercio de ellos no se plantea volver a Grecia de forma definitiva por dos razones: la falta de meritocracia y la corrupción.

El bucle infinito de la austeridad que ha zarandeado Grecia durante ocho años