Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La última carta del gobernador Linde: pensiones, jubilación tardía y más I+D

Luis Linde, que dejará el Banco de España el 8 de junio, se despide con un informe anual en el que apunta recetas para el futuro

Luis Linde, gobernador del Banco de España
Luis Linde, gobernador del Banco de España

En su último discurso como gobernador del Banco de España, (abandona el cargo el 8 de junio), Luis Linde advierte de los riesgos que persisten en la economía española. En el capítulo de las pensiones, comenta que la situación deficitaria actual "se verá presionada por el efecto del envejecimiento de la población", por lo que reclama reformas que "aumenten la transparencia del sistema, refuercen la relación entre las contribuciones y las prestaciones y, en especial, mantenga un mecanismo de ajuste automático que garantice su sostenibilidad". Este mecanismo es el conocido como factor de sostenibilidad, que combina ciertos parámetros como la edad de jubilación, los años de cotización necesarios o el importe inicial de la pensión, vinculado a la esperanza de vida de la población.

En otro momento de carta del gobernador, Linde aborda el problema del empleo y la distribución de la renta. Resalta que, por un lado, existe una merma de la población total en edad de trabajar, "lo que emplaza a la puesta en marcha de políticas que favorezcan la conciliación entre la vida laboral y la familiar y, por tanto, que fomenten la natalidad, y de una política migratoria acompasada a las necesidades del mercado laboral. Por otro lado, el envejecimiento poblacional afecta negativamente a las tasas de actividad y de ocupación. Para paliar estos efectos son necesarias medidas que favorezcan la participación en el mercado laboral de los grupos poblacionales de mayor edad".

Abundando en el tema laboral, el máximo responsable del Banco de España recuerda que un estudio reciente de esta institución, "de próxima aparición", "pone de relieve que el fuerte deterioro en el mercado de trabajo durante las primeras fases de la crisis fue el principal catalizador del aumento en la desigualdad en la renta per cápita en aquellos momentos. De manera simétrica, el dinamismo en la creación de empleo durante la actual fase expansiva, y la consiguiente caída del paro, estarían permitiendo corregir durante estos últimos años el empeoramiento previo en los índices de desigualdad".

Linde emplaza al Gobierno a que mejore su política hacia la investigación y el desarrollo, uno de los temas más polémicos de esta crisis. Así, afirma que otro factor de mejora es "el aumento de la asignación de recursos públicos a las labores de investigación y desarrollo, hasta el fomento de la disponibilidad de financiación para la actividad innovadora o la mejora de la dotación de capital humano". El gobernador afirma que el hecho de que las mejoras de competitividad de los últimos años frente al conjunto del área del euro "hayan recaído sobre todo en la corrección de los costes laborales unitarios, mientras que los excedentes unitarios han permanecido prácticamente estables, sugiere la necesidad de introducir mejoras en la competencia en diferentes mercados de bienes y servicios".

En cuanto a la corrección del desequilibrio de las cuentas públicas, también recuerda al Gobierno que "por el lado del gasto, existe margen para aumentar la eficiencia del gasto público y reorientar su composición hacia aquellas partidas con mayor incidencia sobre la productividad". Por el de los ingresos, aboga por una revisión y definición de la cesta de impuestos "hacia estructuras más favorables al crecimiento de medio plazo". Y apunta a un factor concreto de desequilibrio: "En el caso de las Administraciones Territoriales, que son responsables de más del 40% del gasto público, el sistema de financiación debe reformarse con el objetivo de adecuar los ingresos a las necesidades de gasto, de garantizar su reparto de manera transparente y de incrementar el grado de corresponsabilidad fiscal".

Por último, recuerda otros dos talones de Aquiles: "Entre las fuentes de fragilidad de nuestra economía, continúan siendo importantes: la posición deudora neta frente al exterior, que sigue siendo elevada y la ratio de deuda pública se encuentra próxima a su mayor cota histórica".

Más información