Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Linde: “No se prestó más dinero al Popular porque no pudo presentar más garantías”

El gobernador del Banco de España dice que si no se hubiera vendido al Santander "hubiera sido un escenario catastrófico para nuestra economía"

El gobernador del Banco de España, Luis Linde, afirmó que “se dio toda la liquidez de emergencia que se pudo según las garantías aportadas por el Popular. No se dió más porque el banco no pudo presentar más garantías”. En la Comisión del Congreso que estudia la crisis financiera, Linde aclaró que el BCE autorizó darle más dinero, pero no hubo más avales. El gobernador aceptó que “nadie es inocente en esta crisis, ni el Banco de España”, y que una enseñanza es adelantarse a los acontecimientos. Admitió que, “post factum, quizá fue mala la decisión” de no meter dinero publico en el Popular en 2012.

El gobernador del Banco de España, Luis Linde, en la Comision de Investigacion sobre la Crisis Financiera en el Congreso de los Diputados.

El gobernador del Banco de España deja el cargo el 8 de junio. Con la perspectiva de la despedida, Linde se presentó ante el Congreso dispuesto a elevar las dosis de sinceridad. Respondió a muchas de las quejas de los diputados, pero se centró en la crisis del Popular, su mayor quebradero de cabeza, como admitió. Detalló cómo fueron las últimas horas del banco y dejó claro que si no recibió más dinero el 5 y 6 de junio de 2017, antes de su quiebra, fue porque no presentó más activos, que sirvieran de garantía.

Linde comentó que el 1 de junio de 2017 se firmó un marco legal ante el notario para entregar el dinero cuando hiciera falta. El 5 de junio, a las 8.33 horas, el Popular realizó la primera petición de liquidez; la comisión ejecutiva del Banco de España se reunió a las 9.00 horas. “Como el Popular pidió más de 2.000 millones, fue necesario una autorización del BCE porque así lo exige la normativa europea. El BCE autorizó la cantidad pedida pero no se llegó al importe total porque el Popular no pudo presentar más garantías. No podemos contar más detalles porque no nos lo autoriza el BCE; le hemos pedido permiso y en cuando podamos, explicaremos minuto a minuto esta historia que es muy importante para entender que pasó”. Salió así al paso de una de las cuestiones más polémicas de la crisis del Popular, la razón por la que no hubo más socorro con dinero público, pese a ser una entidad solvente, como admitió el propio Linde, hasta el 5de junio.  Según fuentes financieras, el Popular entregó activos valorados en 40.000 millones.

Explicó que a todas las entidades se les exigen garantías antes de prestar el dinero, que no fue algo exclusivo del Popular. “Si no lo hacemos, sería ilegal. El Tesoro podía haber prestado al Popular y perder el dinero de los ciudadanos”, detalló. También negó que se descontara el 90% del valor de los activos presentados.

Linde no detalló cuánto dinero pidió el Popular y cuánto se le entregó. Ante esta falta de datos, algunos diputados, como Francisco de la Torre (Ciudadanos) y Alberto Montero (Unidos Podemos), sugirieron que estaba “contando cuentos”. “Yo no cuento cuentos, explico lo que sé de la forma más honrada posible”, rebatió Linde.

Sobre la venta al Santander, fue tajante al afirmar que si no hubiera habido comprador, “se habrían producido pérdidas para los depositantes; es dudoso que el Fondo de Garantía de Depósitos hubiera tenido fondos para hacer frente a esas pérdidas por lo que hubiera sido un escenario catastrófico para España y para nuestra economía. La solución que se encontró fue la menos mala”.

Linde hizo un repaso general de su actuación en la crisis y admitió que “nadie es inocente, tampoco el Banco de España, pero para actuar necesitaba figuras sancionables... No obstante, es cierto que ante el crecimiento del crédito se podía haber mantenido una persuasión moral, no tanto legal” para frenarlo.

Como lecciones para el futuro, asumió las que le recordó el diputado del PP, Miguel Ángel Paniagua. “Hay que adelantarse a los acontecimientos y tomar medidas preventivas severas, pero el supervisor tiene el alma dividida: debe ser severo con las entidades pero también busca mantener la estabilidad financiera; la salida es encontrar el camino, es decir, exigir más provisiones sin introducir desequilibrios en el sistema”.

Atacó con dureza a la Asociación de Inspectores que han criticado las normas de supervisión europea: “Es un grave error”. Y negó que hubiera pedido que se bajara las pensiones porque los jubilados tengan casa en propiedad. Linde justificó que se hubiera remitido a Bankia el informe que investiga un posible blanqueo de capitales en la venta de una de sus torres en que la ley lo ampara. “Esto no frenó la investigación, sino que la aumentó”, afirmó. Este informe de la inspección, según publicó El Mundo, concluye que Bankia incumplió la normativa antiblanqueo al vender la torre de Foster.

“Ahora se puede pensar que fue malo no ayudar al Popular”

José Javier Lasarte, diputado socialista, preguntó a Luis Linde si no hubiera sido mejor inyectar dinero público en el Popular en 2012 en lugar de dejar que intente salir adelante con las ampliaciones privadas de capital.

El gobernador recordó que “acababa de entrar entonces al Banco y apoyé lo que ocurrió; no quiero esquivar ninguna responsabilidad”. Apuntó que “nos parecía que si el Popular podía resolver el problema” del exceso de ladrillo tóxico, “por su cuenta era mejor para el sistema y se pedían menos ayuda a Europa”. Admitió que “eso pensamos todos. Pero efectivamente, post factum, uno se pregunta si realmente eso fue una decisión buena o mala, quizá fue mala efectivamente. El Popular no se saneó lo suficiente. Era un problema demasiado grave, pero esto se ve ahora... entonces a todos nos pareció bien”.

Más información