Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marisqueros gracias al kirchnerismo

Una rocambolesca decisión política convierte a la firma de electrodomésticos argentina Newsan en un gran productor de langostinos

El arrastrero 'Echizen Maru', que opera para Newsan Food, en el puerto de Ushuaia, en Tierra de Fuego (Argentina).
El arrastrero 'Echizen Maru', que opera para Newsan Food, en el puerto de Ushuaia, en Tierra de Fuego (Argentina).

Hace unos cuatro años, el grupo argentino Newsan, líder en la industria nacional de electrodomésticos, entró a regañadientes en el negocio de los langostinos. Lo hizo para cumplir con una regla no escrita de la etapa final del gobierno kirchnerista, que ante la escasez de divisas, exigía a las empresas realizar exportaciones si querían acceder a la mercadería que importaban. Meterse en la actividad pesquera fue algo inesperado para la compañía. Pero la verdadera sorpresa llegó pocos años después, cuando vieron que esa maniobra los había convertido en el mayor jugador de un sector en expansión. Con 38 barcos, 12 plantas de procesamiento y seis cámaras de frío, la nueva unidad de negocio, Newsan Food, realizó ventas al extranjero por 234 millones de dólares en 2017, una cifra que ubica al grupo como líder de la industria pesquera en el país sudamericano.

“En los próximos años Argentina va a ser más conocida por los langostinos que por el bife de chorizo”, afirma con entusiasmo el consejero delegado del grupo, Luis Galli, en las oficinas de la empresa en Buenos Aires. La actividad pesquera, subraya, ya genera más divisas para el país que el tradicional sector de la carne vacuna. Fueron 1.724 millones de dólares en 2016. Pero hace apenas un lustro, ese tipo de datos no tenían ningún interés para la empresa. “Sería muy lindo decir que Newsan Food salió de un plan estratégico, pero no fue así. Para poder importar, entramos en contacto con un montón de exportadores a los que queríamos comprar su producción. Así conocimos a una familia que tenía más de 20 años de experiencia en la pesca y empezamos a trabajar juntos”, explica Galli.

El grupo en cifras

  • En 2017, realizó operaciones por 1.719 millones de dólares. La principal unidad de negocio es la importación, fabricación y distribución de electrodomésticos, que representa un 70% de la facturación.
  • La nueva actividad de exportación de alimentos, donde predomina la pesca, realizó operaciones por 234 millones de dólares en 2017. También producen maní, miel, ciruelas y pasas de uva.
  • La empresa exporta la producción pesquera a más de 70 países, entre los que destacan Japón, China y Europa, donde Mercadona es uno de sus mayores clientes.
  • Hace tres semanas, la empresa celebró la botadura de un nuevo barco con capacidad para pescar 1.600 toneladas de langostino al año. Fabricado por el astillero español Armon, de Navia (Asturias) significó una inversión de nueve millones de dólares.
  • Tiene seis barcos propios dentro de un total de 38 embarcaciones que pescan exclusivamente para Newsan.

El único rasgo en común de las dos principales unidades de negocio de Newsan es su ubicación geográfica: de las ocho plantas industriales de electrodomésticos, seis están en la Patagonia, al igual que la mayoría de los centros de procesamiento y congelado de los productos de pesca. Los barcos están en el sur porque es la zona donde abundan los langostinos y la merluza. Pero en el caso de la actividad principal del grupo, donde destaca la electrónica de consumo (televisores, aparatos de aire acondicionado y hornos microondas), la ubicación de las fábricas en la provincia más austral, Tierra del Fuego, se debe a otro motivo. Desde 1972, el Gobierno argentino ofrece ventajas fiscales a quien cree empleo en una región muy despoblada pero geopolíticamente importante. 

Fundada en 1991 por Rubén Cherñajovsky, quien se mantiene como principal accionista, la empresa ha crecido año tras año combinando en medidas diferentes la importación de electrodomésticos con su manufactura, según los ciclos de mayor o menor proteccionismo del país. Una de sus estrategias más exitosas fue la de recuperar marcas argentinas que estaban en declive, pero que conservaban el prestigio de haber sido un emblema de la industria nacional en el pasado: son los casos de Noblex, Atma y Siam. La fabricación se hace igualmente con marcas del exterior, gracias a sus alianzas con grandes nombres como las coreanas Samsung y LG, la japonesa Sony y la china Huawei. “Nos transformamos en una empresa muy confiable para representar a grandes marcas internacionales y somos líderes en el mercado desde hace unos siete años”, afirma Galli.

Newsan fue uno de los grandes ganadores de los años de proteccionismo y de impulso al consumo de los años de gobiernos kirchneristas (2003-2015). Al cierre de esa etapa, ya convertido en el grupo líder en el mercado, el 95% de los electrodomésticos que vendía eran producidos en Argentina, mientras que los importados representaban solo el 5% restante. Pero ese énfasis en el producto local hacía subir los precios, lo que a su vez deprimía el consumo. Y ese no era el único problema. Las fábricas de Tierra del Fuego dependen, en gran medida, del ensamblaje de partes importadas, por lo que escasez de divisas y las trabas para traer mercancías del exterior pintaban nubarrones en el horizonte.

Para el común de las empresas afectadas por las trabas, la búsqueda urgente de alguna actividad de exportación para acceder a las importaciones se convirtió en un trastorno que hoy prefieren no recordar. Para Newsan, en cambio, fue un gran hallazgo. “El grupo está dando mucho impulso a la pesca. El langostino salvaje se ha puesto de moda en el mundo como un producto gourmet y la empresa tuvo la suerte de poder montarse en ese despegue”, afirma Galli. Las exportaciones argentinas del crustáceo se duplicaron en cinco años. Pasaron de 77.757 toneladas en 2011 a 160.742 en 2016, según datos del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca.

La empresa empezó únicamente como intermediario, pero en poco tiempo avanzó sobre todos los eslabones de la cadena: la captura, el proceso, el congelado y las ventas. El último paso fue la creación en 2016 de una marca propia, Patagonia New Food, con la que venden alrededor del 25% de su producción. “La idea es llegar al 100%, porque ahí es donde está el mayor valor agregado”, afirma el consejero delegado.

Galli se muestra convencido de que un eventual acuerdo entre la Unión Europea y el Mercosur, uno de los objetivos del Gobierno de Mauricio Macri —dentro de su posición más favorable a la apertura comercial— daría un gran impulso a la nueva unidad exportadora, que ya emplea a 3.200 personas del total de 6.600 que trabajan en el grupo. Por otro lado, una bajada de los aranceles a la importación de productos manufacturados a principios de 2017 hizo que las plantas de Tierra del Fuego redujeran su participación dentro del total de las ventas. Pero en Newsan no lo consideran una amenaza. “Nuestro principal activo es la cadena de distribución”, asegura el consejero delegado.