Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La brasileña Raízen compra a Shell activos en Argentina por 950 millones de dólares

La compañía petrolera anglo-holandesa mantiene el negocio de exploración y extracción en Vaca Muerta

Un autobús cruza frente a una gasolinera de Shell en Buenos Aires.
Un autobús cruza frente a una gasolinera de Shell en Buenos Aires. REUTERS

La compañía petrolera anglo-holandesa Shell reduce su presencia en Argentina. Tras dos años de negociaciones, vendió por 950 millones de dólares sus activos de refinación, transporte y distribución a la brasileña Raízen, una joint venture formada por Cosan, empresa energética y de negocios agrícolas de ese país, y la propia Shell. La filial argentina de la multinacional , que presidió durante 12 años el actual ministro de Energía argentino, Juan José Aranguren, conserva, sin embargo, su negocio en Vaca Muerta, la joya petrolera de la Patagonia argentina.

"Shell ha firmado un acuerdo para vender sus negocio 'downstream' en Argentina a Raízen por 950 millones de dólares", anuncio Shell en un comunicado. La operación consiste en la venta al grupo radicado en Brasil de 645 gasolineras (con ventas de 6.000 millones de litros por año, el segundo distribuidor en la Argentina), una refinería, una planta de lubrificantes, tres terminales terrestres, otras dos de abastecimientos en aeropuertos y cinco plantas de envasado de gas.

En el comunicado enviado por Raízen a la Comisión de Valores Mobiliarios (CVM) de Brasil se informa que esas compañías sumaron el año pasado unos ingresos líquidos de 3.300 millones de dólares. La adquisición se completará antes de final de año y Raízen asumirá la explotación de la marca Shell en la Argentina y sus licencias de importación.

Gigante del sector de combustibles y agrícola, Raízen fue creada en 2011 con el propósito principal de producir y comercializar combustibles obtenidos a partir de vegetales. Es el primer productor de Brasil de etanol generado a partir de caña de azúcar. Actualmente, cuenta con 26 plantas de producción de azúcar y etanol, más de 30.000 empleados y 13 centrales termoléctricas. En 2017 vendió en Brasil 25.000 millones de litros de combustible, en más de 6.000 gasolineras de la marca Shell. Dispone además de 68 terminales de distribución de combustible. El año pasado facturó 79.200 millones de reales (22.700 millones de dólares).

Aunque la producción y distribución de combustibles esté centrada en Brasil, la empresa también tiene oficinas en Houston (Texas), en Ginebra (Suiza), en Singapur, Malasia y en Olongapo (Filipinas). Según un comunicado de la empresa, su plan es trasladar a Argentina el modelo implantado en Brasil para "fortalecer las compañías adquiridas y establecer sinergias operativas, financieras y operacionales".

En una "lista sucia"

La compañía ha tenido que afrontar en Brasil algunas polémicas por las condiciones de trabajo en sus plantaciones de caña. En 2007 su nombre fue incluido en la llamada "lista sucia" de empresas que contratan personas en condiciones análogas a la esclavitud después de una inspección de una planta del interior del Estado de São Paulo. El Gobierno la retiró de esa lista tres años más tarde con el argumento de que había sido incluida "por error". En 2015 la justicia laboral brasileña condenó a Raízen por elaborar su propia "lista sucia" con trabajadores que no debían ser contratados para la recolección de caña por haber presentado demandas o porque tenían baja productividad, según denuncias de la ONG Repórter Brasil. La justicia también acusó a la empresa de discriminar a mujeres y mayores de 45 años, y le impuso una sanción de tres millones de reales (860.000 dólares)

La venta de Shell forma parte del plan internacional de la petrolera de desprenderse de activos por valor de unos 30.000 millones de dólares. En Argentina mantiene el negocio de exploración y extracción (upstream) en Vaca Muerta. La gigantesca formación de hidrocarburos, repartida entre las provincias sureñas de Neuquén, Río Negro, La Pampa y Mendoza, está entre las cinco mayores reservas mundiales de gas y petróleo no convencional.

Más información