Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Santander gana 6.619 millones en 2017, un 7% más, por el empuje de Brasil

El recién adquirido Banco Popular pierde 37 millones por los gastos de integración

Ana Botín, presidenta del Banco Santander y José Antonio Álvarez, consejero delegado, durante las presentación de resultados de 2017 en la sede de la entidad en Boadilla del Monte.
Ana Botín, presidenta del Banco Santander y José Antonio Álvarez, consejero delegado, durante las presentación de resultados de 2017 en la sede de la entidad en Boadilla del Monte.

El Banco Santander obtuvo un beneficio neto atribuido de 6.619 millones de euros en 2017, un 7% más que el año anterior, tras destinar 897 millones a cargos extraordinarios, entre ellos la integración del Popular. Este banco, adquirido tras su quiebra en junio pasado, tuvo unas pérdidas de 37 millones "debido al cargo de 300 millones del tercer trimestre con motivo de los costes de integración previstos", ha informado hoy la entidad a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Sin esta carga, el resultado del Popular en seis meses ascendió a 263 millones. El mercado recibió los resultados con ligeras subidas en las acciones (ver cotización).

Sobre esta adquisición, Ana Botín, presidenta del Santander, afirma en la nota de prensa: "La adquisición del Banco Popular nos ayuda a impulsar nuestra estrategia y a recuperar el liderazgo en el mercado. La operación ha permitido dar certeza y estabilidad a los clientes de Popular". El Santander asegura que tras la compra, ha mantenido "la base de clientes y la cuota de mercado del Popular. Además, ha completado algunos hitos importantes, como la ampliación de capital de 7.072 millones (la demanda de los inversores superó más de ocho veces la oferta); la venta a Blackstone del 51% del negocio inmobiliario, con un valor bruto contable de 30.000 millones de euros, que se convirtió en la mayor operación inmobiliaria de la historia en España" y recibió una aceptación del 78% sobre el importe total invertido por los clientes del Popular que perdieron su dinero tras acudir a la ampliación de capital de mayo de 2016. Para recuperar todo su dinero, deben mantener la inversión siete años.

En esta ocasión, los resultados se han visto beneficiados por los tipos de cambio de las diferentes monedas. Por mercados, la hegemonía de la filial de Brasil crece sobre todas las divisiones del grupo al obtener un resultado de 2.544 millones de euros, lo que supone el 26% del beneficio total y un 42% más que en 2016. En segundo lugar, a distancia, está el Reino Unido, con el 16% de las ganancias, tras lograr 1.498 millones, un 9% menos. España, sin contar el Popular, representa el 15%, y ha elevado los beneficios un 46% al ganar 1.180 millones. Si se incluyera al Popular, España solo representaría el 3% del beneficio total, aclara el Santander. Entre las unidades que superan los 1.000 millones, también está la división de crédito al consumo, que ganó 1.168 millones (+4%) y pesa un 13% en el resultado. Por el contrario, el centro corporativo, los servicios centrales que colaboran con todos las divisiones, ha presentado unas pérdidas de 2.326 millones, un 43% más, debido al coste de las emisiones de activos para reforzar el balance y los gastos generales de los directivos que dan servicio a todo el grupo.

El beneficio ordinario aumentó en nueve de los diez mercados principales, todos excepto el Reino Unido, y Europa representa el 52% del resultado, frente al 48% de América. En cuanto al volumen de créditos, cayó un 1,6% en España, si bien en Europa Continental se elevó un 1,6% por el empuje de la división de consumo; en el Reino Unido descendió un 2,8% y en Latinoamérica también bajó un 4,8%. El grupo en total prestó un 7% más en 2017. En cuanto a los depósitos y fondos de inversión, el Santander acumuló 890.135 millones, un 11,9% más. El margen neto, es decir antes de provisiones e impuestos, que el Santander obtuvo en Latinoamérica suma 13.779 millones, con un incremento del 24%, lo que supone más del doble de todo lo que consigue en Europa continental.

El beneficio ordinario antes de impuestos ascendió a 13.550 millones. Ana Botín, presidenta del Santander, ha declarado, según la nota de prensa facilitada por el banco: “2017 ha sido, una vez más, un muy buen año y los resultados que anunciamos hoy muestran la fortaleza de nuestra dimensión y diversificación".

El saldo neto de saneamientos del grupo ascendió a 382 millones solo en el cuarto trimestre y a 897 millones en todo el año, sin los cuales el beneficio atribuido ordinario hubiera crecido un 14% y alcanzado los 7.516 millones, ha añadido la entidad.

Los ingresos totales, según la información facilitada a la CNMV, subieron un 10%, hasta 48.392 millones de euros, "con crecimientos del margen de intereses y de los ingresos por comisiones del 10% y del 14%, respectivamente". Los costes de explotación aumentaron a un ritmo menor que los ingresos, "lo que permitió un incremento del margen neto del 12%".

Provisiones por Estados Unidos

Las provisiones del grupo se debieron principalmente a la revisión del valor de su participación en Santander Consumer USA (SCUSA), por valor de 752 millones, que compensó en parte las plusvalías de 297 millones obtenidas con la venta de Allfunds Bank y otros 73 millones por la reforma fiscal en EE UU, un país donde le está costando despegar al Santander: solo ganó 408 millones de euros, un 3,2% tras registrar descensos en años anteriores, con una caída del 16% en los créditos y del 13% en el margen neto.

"El Santander mantuvo su posición como uno de los bancos más rentables y eficientes del mundo, con un crecimiento de 70 puntos básicos del RoTE (rentabilidad sobre el capital tangible) ordinario, hasta el 11,8%, y una mejora en la ratio de eficiencia de 73 puntos básicos durante el año, hasta el 47%", según la nota. En cuanto al capital, el grupo elevó el denominado CET 1 fully-loaded, es decir el que incluye las exigencias que entrarán en vigor en 2019, hasta el 10,84% frente al 10,55% de 2016. Sin embargo, en el capital que se exige en estos momentos, CET 1 phased-in, ha bajado desde el 12,53% al 12,26% de 2017.

Los clientes digitales aumentaron un 21% en el año, hasta 25 millones, mientras que la proporción de ventas por medio de canales digitales ha crecido hasta un 31%, sin contar Popular, asegura el Santander. También afirma que el grupo "ha cumplido con todos sus compromisos estratégicos para 2017 y confía en cumplir con todos sus objetivos para 2018".

Morosidad inmobiliaria

En cuanto a la morosidad, la absorción del Popular le elevado el ratio: sin el nuevo banco el grupo estaría en 3,38% , pero con la nueva incorporación sube al 4,08% frente al 3,93% que registró en diciembre de 2016. En el desglose de la morosidad por países y divisiones, destaca la ratio de la actividad inmobiliaria en España, con un 87,5%, el Popular con el 10,75%, Brasil con el 5,3%, Chile con el 5% y la filial española con el 4,72%.

El Santander es el mayor banco de la zona euro, con una capitalización bursátil de 88.410 millones de euros a 31 de diciembre de 2017. Tiene una presencia fuerte en 10 mercados principales en Europa y América, cuatro millones de accionistas y 202.251 empleados, un 7,3% más que en 2016, que dan servicio a 133 millones de clientes. Cuenta con 13.697 oficinas, un 11,9% más que hace un año.

Más información