Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las comunidades ingresarán más dinero que nunca por la financiación

El sistema de financiación aportará 105.051 millones, la mayor cantidad en los 33 años de historia del reparto autonómico

En pleno debate sobre la reforma del sistema de financiación, las comunidades recibirán en 2018 más dinero que cualquier otro año. Ingresarán 105.051 millones de euros, según las estimaciones oficiales de Hacienda. Aunque dispongan de más recursos, las comunidades siguen luchando contra el déficit público. Aún recaudan por los impuestos vinculados al ladrillo la mitad de lo que conseguían una década atrás. Además, gestionan gastos crecientes: son las responsables de competencias como la sanidad, educación o protección social, tres de los cuatro pilares del Estado de bienestar. El envejecimiento de la población crea más necesidades de gasto. Por eso, las autonomías tienen que mantener cierta austeridad para evitar el descontrol de sus cuentas.

El presidente del Principado de Asturias, con los presidentes de la Xunta de Galicia y de la Junta de Castilla y León.
El presidente del Principado de Asturias, con los presidentes de la Xunta de Galicia y de la Junta de Castilla y León. EFE

Los fondos que las comunidades recibirán en 2018 a cuenta del sistema de financiación serán los mayores en los 33 años de la historia de la financiación regional en España. Los ingresos autonómicos serán mayores incluso que los percibidos en 2009, cuando el Ejecutivo socialista aportó 11.000 millones más en el modelo a cambio de sacar adelante la reforma del sistema, que está vigente en la actualidad. Esta aportación extraordinaria resultó polémica porque se hizo en los inicios de la crisis y contribuyó a agravar los problemas de las finanzas públicas. Entonces las autonomías cosecharon 104.800 millones.

Las comunidades ingresarán más dinero que nunca por la financiación

Diez años después, los presidentes autonómicos dispondrán de 105.051 millones de euros procedentes del sistema de financiación, unos 4.000 millones más que el año pasado. En esta cantidad se incluyen las entregas a cuenta del sistema: se reparte el 98% de la recaudación prevista de los impuestos compartidos —el 50% del IVA, el 50% del IRPF y el 58% de los especiales—. También se incluye la previsión del cierre definitivo del sistema de 2016. Aquel año el Gobierno hizo unas previsiones más prudentes pero la buena marcha de la economía desbordó lo dibujado en los presupuestos. Por eso el Estado central tiene que ajustar cuentas con los presidentes regionales.

Aunque las autonomías obtengan más dinero del sistema de financiación será insuficiente para pagar los servicios públicos con la misma calidad que en 2009, según concluyen los expertos escogidos por Hacienda para que elaboraran un proyecto de reforma de la financiación autonómica. De hecho, las estimaciones de estos académicos sitúan en unos 133.000 millones de euros en total —incluyendo sus ingresos propios— los recursos que necesitarían los Ejecutivos regionales para prestar los servicios de sanidad, la educación y la dependencia con las mismas prestaciones que hace una década. Es decir, necesitarían unos 16.000 millones más.

¿Por qué si reciben más dinero que en 2009 no pueden prestar los mismos servicios? Las comunidades son responsables de gastos crecientes. El capítulo que ilustra mejor este fenómeno es la sanidad. La Autoridad Fiscal (Airef) calcula que el gasto sanitario crecerá un 5% al año durante los próximos año. Tras esta evolución se esconde el envejecimiento de la población, la aparición de nuevos tratamientos más caros y el aumento del número de pacientes crónicos.

Hay más motivos que explican que las comunidades sigan manteniendo cierta austeridad. Aunque reciban más dinero procedente del sistema de financiación, la recaudación de sus impuestos propios vinculados al ladrillo, sobre todo impuesto de transmisiones (ITP), recaudan la mitad que antes de la crisis.

Las comunidades ingresarán más dinero que nunca por la financiación

Pendiente de la reforma

Además, hace una década las comunidades recibían más fondos procedentes de Europa. Hasta 2006 España era el país europeo que más recursos percibía para las regiones más desfavorecidas. Pero tras la ampliación de la Unión Europea y, sobre todo, en el último presupuesto comunitario 2014-2020 se redujeron los flujos hacía las regiones.

Por eso, el debate sobre la financiación autonómica está en pleno apogeo. El Gobierno de Mariano Rajoy se ha comprometido a aprobar un nuevo marco a principios de este año. Aunque existen varios condicionantes que dificultan el proyecto. En primer lugar, el Ejecutivo central siempre ha puesto más dinero para acordar el sistema con todas las autonomías. Pero tras una década de crisis y con tareas presupuestarias pendientes no dispone de más recursos. Hacienda no cierra la puerta a compensar esta falta de dinero por una reestructuración de la deuda del FLA. Y en segundo lugar, la situación en Cataluña influirá en el sistema. La Generalitat ha liderado tradicionalmente todas las reformas y ahora existen más que dudas de que se involucre en la próxima reforma.

Más información