Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La deuda pública se reduce en octubre en 2.400 millones de euros

El pasivo de las administraciones públicas se sitúa en el 98,06% del PIB, casi un punto menos que a cierre de 2016

El ministro de Economía, Luis de Guindos, en el Congreso.
El ministro de Economía, Luis de Guindos, en el Congreso.

La deuda del conjunto de las Administraciones Públicas descendió en octubre en 2.414 millones de euros respecto al mes anterior, hasta alcanzar un total de 1,133 billones de euros, según los datos publicados este miércoles por el Banco de España. De acuerdo con los cálculos que ofrece el Ministerio de Economía basándose en la proyección de crecimiento del último Plan Presupuestario remitido a Bruselas, el endeudamiento se sitúa en el 98,06% del Producto Interior Bruto, por debajo del 98,98% con el que se cerró 2016.

La cifra también se sitúa por debajo del objetivo comprometido para este año con Bruselas, fijado en el 98,1%. No obstante, esta mejora no significa que la cantidad de deuda pública en euros esté bajando. En los últimos doce meses ha subido un 2,5%. Estos pasivos siguen engordando en tanto que haya déficit público, esto es, un desfase entre los ingresos y los gastos de las Administraciones. Y España es uno de los pocos países de la UE que todavía sigue bajo la tutela del Procedimiento por Déficit Excesivo de Bruselas. Al menos ahora la deuda está ahora aumentando mucho menos. Ese 2,5% de crecimiento en el acumulado de los últimos doce meses representa la tasa más baja de incrementos desde que se inició la crisis. Y lo más importante es que la cifra está empezando a bajar en relación a la riqueza que genera el país, es decir, el Producto Interior Bruto.

Gracias a que la economía crece, la deuda en porcentaje de PIB se reduce. El problema consiste en que lo hace a un ritmo muy lento. El crecimiento del PIB recoge también el de los precios. Y con una inflación más bien escasa, resulta difícil disminuir rápido la deuda sobre PIB. Así que el resultado es que apenas se consigue recortar un punto de PIB por año desde el máximo que se registró en el 100,4% del PIB a cierre de 2014. Continúa estando demasiado cerca de los máximos históricos y eso implica que el Estado apenas contaría con margen presupuestario en el caso de llegar otra crisis. Por no hablar de la vulnerabilidad que supondría que repuntasen los tipos de interés de esa deuda. Los pasivos de las Administraciones encadenan ya 40 meses consecutivos superando el billón de euros. 

Más información