Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento de Madrid es la administración que más ha reducido la deuda desde 2012

Las comunidades autónomas han duplicado sus compromisos financieros en los últimos cinco años

Los Ayuntamientos son las únicas administraciones públicas que salen airosas del combate que mantienen contra la deuda pública. Son las instituciones que más han reducido sus compromisos financieros en los últimos cinco años. La deuda municipal ha disminuido un 17% desde que gobierna el PP de Rajoy. El Ayuntamiento de Las Palmas y el de Madrid encabezan el saneamiento. En ese periodo, las comunidades deben un 95% más y el pasivo del Estado central ha subido un 60%.

Carmena junto a Rita Maestre, Carlos Sánchez Mato y Marta Higueras.
Carmena junto a Rita Maestre, Carlos Sánchez Mato y Marta Higueras.

El caso del Ayuntamiento de Madrid es el más paradigmático. La capital llegó a deber 7.787 millones de euros a mediados de 2012, el máximo nivel de su historia. En los años anteriores a la crisis, en pleno boom inmobiliario, el entonces alcaldes Alberto Ruiz Gallardón (PP) se embarcó en un faraónico proyecto para soterrar la M-30, la primera circunvalación de Madrid. El presupuesto inicial se disparó con sobrecostes y modificados, por unas obras más complejas de lo inicialmente planeado. Las excavaciones comenzaron en 2004 y las obras se concluyeron en 2007, justo antes de las elecciones municipales de ese año. Durante la siguiente legislatura, Gallardón imaginó un parque sobre el Manzanares a su paso por la capital. La deuda municipal de Madrid se multiplicó por seis durante su mandato.

Su sucesora, Ana Botella (PP), desembarcó en medio de la peor crisis financiera que ha vivido España en casi un siglo. Pero tardó dos años en iniciar la era de los recortes. Renegoció los contratos de limpieza y basuras, y redujo el gasto municipal ostensiblemente en detrimento del servicio público. El resultado fue una reducción de la deuda de 2.000 millones en dos años.

En 2015, fue sustituida por Manuela Carmena, elegida gracias a un pacto de Podemos y el PSOE. Bajo su mandato los compromisos financieros de Madrid se han reducido un 40%, según la estadística del Banco de España. Ha amortizado cerca de otros 2.000 millones desde entonces. El proceso de saneamiento de Madrid ha sido ejemplar. Aún así, sigue acumulando préstamos por más de 3.510 millones, lo que la mantiene bajo el foco de Hacienda.

La única administración pública de España, de más de 300.000 habitantes, que ha disminuido más el pasivo financiero en el mismo periodo es el Ayuntamiento de Las Palmas, que lo ha reducido un 70%. Aún así no es comparable con Madrid porque su deuda es de solo 43,9 millones de euros, según los datos difundidos ayer por el Banco de España.

Ley de Estabilidad

Tras el éxito de Madrid y, en general, de casi todos los Ayuntamientos en la reducción de la deuda se esconde, además de la gestión municipal, también la Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera. Se trata de una norma aprobada por el Gobierno en 2012 que obliga a las administraciones públicas a ahorrar. Les impide aumentar el gasto y les insta a destinar los ahorros a reducir la deuda, gracias a un mecanismo conocido como regla de gasto. No obstante, este instrumento es también una cortapisa para el desarrollo de los Ayuntamientos más saneados. Por eso, la oposición aprobó esta semana en el Congreso una proposición instando al Ejecutivo central a suavizar esta norma.

Alberto Ruiz-Gallardón, alcalde de Madrid entre 2003 y 2012, al estrenar un tramo de la nueva M-30
Alberto Ruiz-Gallardón, alcalde de Madrid entre 2003 y 2012, al estrenar un tramo de la nueva M-30

Así que gracias al buen desempeño de las finanzas municipales el conjunto de la deuda pública española se ha reducido durante el tercer trimestre del año. El endeudamiento público supera con holgura el billón de euros y representa el 98,7% del PIB hasta septiembre, algo más de un punto porcentual menos que el trimestre anterior.

Las comunidades son las que peor han digerido la crisis. Aunque han reducido sus compromisos en el último trimestre gracias a las últimas inyecciones del sistema de financiación —la liquidación del sistema de 2015 les ha aportado este verano unos 5.000 millones de ingresos más—, en lo que va de año han continuado elevando su endeudamiento. El conjunto de las comunidades debe ya 284.407 millones de euros, el equivalente al 24,7% del PIB.

La Comunidad Valenciana y Andalucía, ambas gobernadas por el PSOE, son las que más han saneado sus finanzas en los últimos meses. El endeudamiento de la Generalitat que preside Ximo Puig ha caído un 3,3% desde enero. En Andalucía, presidida por Susana Díaz, ha disminuido un 2,2%. También se ha reducido el nivel de deuda en Castilla-La Mancha y Cataluña aunque de forma más testimonial.

En términos absolutos, llama la atención el volumen de deuda que acumula Cataluña. La Generalitat acumula 76.801 millones de euros en préstamos financieros, casi un tercio del total de la deuda autonómica. La Comunidad Valenciana, con unos compromisos de 44.435 millones, y Andalucía (33.631 millones) son otras de las autonomías con más pasivo.

La Comunidad de Madrid, que tradicionalmente ha sido de las más austeras y que menos deuda ha acumulado, es una de las regiones, junto a Extremadura, donde la deuda ha crecido con más fuerza durante los últimos dos años. A mitad de esta legislatura autonómica la cantidad que debe Madrid ha crecido más de un 16% y Extremadura un 23,2%.

Más información