Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El FMI concluye su regreso a Argentina después de 10 años con aplausos a Mauricio Macri

El director para el hemisferio occidental destaca “avances muy importantes”

Mauricio Macri recibe el visto bueno del Fondo Monetario Internacional. Ampliar foto
Mauricio Macri recibe el visto bueno del Fondo Monetario Internacional. EFE

Durante los primeros meses del Gobierno de Mauricio Macri se multiplican los apoyos internacionales y los aplausos por su decisión de volver a la ortodoxia económica y recuperar la relación de Argentina con todos los organismos económicos internacionales más importantes. El más destacado y durante años más polémico de todos ellos, el FMI, ha concluido su reencuentro con Argentina con la primera visita oficial de una misión después de 10 años de ruptura total decidida por los Kirchner. Y ese viaje concluye de momento con grandes aplausos al giro económico de Macri. “Tenemos una visión positiva de lo que está ocurriendo en Argentina”, señaló en Buenos Aires Alejandro Werner, director del FMI para el Hemisferio Occidental.

El fondo está aparentemente entusiasmado con el giro de Macri, pero parece rebajar algo su tono entusiasta precisamente porque, a pesar de que su imagen ha mejorado en los últimos años, el FMI sigue teniendo un pasado en Argentina y toda América Latina que lo convirtió a los ojos de millones de latinoamericanos en uno de los responsables de la gran crisis de los 90. Pero Argentina está cambiando tanto en los últimos meses que ya ni siquiera es tan polémica como podría imaginarse una visita del FMI. El paso de la misión, que durante 10 días se ha reunido con casi todos los referentes económicos del Gobierno y de instituciones privadas, ha sido mucho más discreto del previsto. Durante 10 años no pisaron Argentina, y ahora que lo hacen por primera vez ni siquiera hay mucho escándalo.

Werner apoyó claramente a Macri pero trató de evitar polémicas. No quiso entrar en la posibilidad de que el ajuste que está realizando el presidente con el apoyo del fondo y de otros muchos haya sido demasiado duro, como evidencia el dato oficial conocido el miércoles: la pobreza en Argentina se ha ido ya al 32%, una cifra enorme en un país históricamente rico y solo superada en 2001, cuando la economía explotó y la pobreza superó el 50%. Werner dijo que era un dato muy reciente y el FMI no puede analizarlo aún pero sí dijo que el fondo coincide con los datos que maneja el Gobierno de Macri, esto es que en estos meses del final de 2016 se verá una ligera recuperación y en 2017 habrá un crecimiento importante. El FMI ya revisó a la baja hace dos meses las perspectivas para Argentina y en general toda América Latina por el frenazo de la economía mundial. Pero Werner confía en que las reformas que Macri está haciendo den frutos en el futuro.

Lo que sí le preocupa es que el esfuerzo para reducir la inflación pueda provocar un frenazo económico. “Hemos visto en otros países procesos similares y no se logra bajar la inflación a un dígito en poco tiempo, suelen ser cuatro o cinco años. Lo importante es que se haga teniendo en cuenta los impactos en la economía real para que la bajada de la inflación vaya de la mano de una reactivación económica importante”. Pero el mensaje era de apoyo total a Macri: “Creemos que con los cambios que se están dando Argentina tiene las características para impulsar un proceso de inversión lento pero muy importante en los próximos años. Argentina se beneficia del gran apetito mundial de inversiones con un retorno mayor al que ven en otras partes del mundo”, sentenció.

Argentina aún no ha vuelto del todo al FMI, persiste una especie de moción de censura sobre los datos oficiales de este país, después de años de manipulación de las estadísticas por parte del Gobierno kirchnerista que hicieron que el fondo dejara de contar con ellas. Para que vuelvan a ser tenidas en cuenta, el Ejecutivo de Macri ha realizado un profundo proceso de reorganización de todo el INDEC, el centro de estadísticas, que el fondo está supervisando. “El directorio ya se expresó hace unos meses de manera muy favorable en relación con las estadísticas, hemos visto avances muy importantes en la reestructuración del INDEC. Vemos indicadores muy satisfactorios, y en noviembre habrá una nueva reunión para evaluarlos”, señaló Werner, que prepara así el terreno para que Argentina vuelva a ser un miembro pleno del FMI a todos los efectos.

De hecho, Argentina se había convertido en el único país de Latinoamérica, además de Venezuela, que se queda fuera del artículo 4 del FMI, el que marca las reglas para analizar los datos. Y es el único miembro del G-20 que está en esa situación anómala ahora a punto de corregirse. Más de 180 países del mundo aceptan estas reglas básicas del FMI para elaborar estadísticas, y los que están fuera son en su mayoría dictaduras o estados fallidos o en guerra como Eritrea, Siria o Corea del Norte. Incluso Ecuador, que salió temporalmente, decidió volver con el presidente Rafael Correa al frente.