Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El aceite de oliva ilumina Times Square

La campaña de promoción llega a Estados Unidos para cambiar la percepción del consumidor

Uno de los anuncios que promocionan el aceite de oliva español en Times Square, Nueva York.
Uno de los anuncios que promocionan el aceite de oliva español en Times Square, Nueva York.

La campaña de promoción del aceite de oliva de España desembarca en la emblemática Times Square, con el objetivo de dar valor al origen de un producto que se consume cada vez más por todo Estados Unidos pero sobre el que hay un gran desconocimiento sobre la historia milenaria que tiene detrás. La Interprofesional del sector busca así cambiar la mentalidad de un consumidor que tiene una imagen muy arraigada para de paso potenciar la demanda.

La campaña tiene como objetivo hacer fuerte el origen del aceite de oliva español, ya que en muchos países la percepción es que es italiano o griego. Teresa Pérez, la responsable de toda la estrategia, explica que Estados Unidos es además “un gran amplificador” para llegar a otros mercados mundiales y Times Square en concreto es un lugar privilegiado para vender el producto.

Los anuncios se muestran entre 15 y 30 segundos en cuatro de las grandes pantallas que iluminan la céntrica plaza neoyorquina, coincidiendo con la celebración del abierto de tenis de Estados Unidos. Uno de ellos aparece en el Nasdaq, haciendo un juego entre una pelota y una botella entre las ventanas que del edificio que se cuelan en la pantalla. El otro está en la sede de Reuters y dos más miran hacia la escalinata al norte de Times Square.

Los datos ya muestran que el aceite de oliva producido en España tiene ya un negocio muy fuerte en Estados Unidos, como indica Susana Ketterer desde la oficina comercial en Nueva York. En el primer semestre llegaron 69.600 toneladas de aceite español al mercado estadounidense, lo que representa más del 40% de todo lo importado. “Lo complicado es cambiar la imagen”, señala.

“Muchos consumidores no saben que España produce aceite”, lamenta Pérez, “por eso queremos mostrarles dónde nace”. Es, añade, el primer paso en un esfuerzo aún mayor por informar y educar al público construyendo una marca global del aceite de oliva español. Eso, como explican los responsables de la campaña, permitirá después que el producto esté mejor posicionado en las tiendas.

Además, se trata de llegar a un consumidor más joven que se interesa por la calidad de los productos y que presta más atención a la historia que está detrás de los alimentos. El comercio, como señalan desde la campaña, responde a estas tendencia. “Si hay demanda, te colocan mejor en el supermercado”, concluye Alejandro Saracho, “por eso hay que enseñarles que el español es el mejor aceite”.

Más información