Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las bodegas jerezanas mueven ficha para crecer

Las compras por parte de grupos extranjeros y las fusiones agitan las empresas del Marco de Jerez, que pelean por ganar peso tras dejar atrás la crisis

Bodega de Osborrne. Jerez
Bodega de Osborrne. Jerez EL PAÍS

Nadie discute su calidad, su larga trayectoria y su fama internacional. Y pese a eso, las bodegas del Marco de Jerez, no han estado exentas de sobresaltos durante la larga travesía en el desierto que supuso para ellas la crisis. Sin embargo, el sector encara ahora un nuevo periodo de esplendor, materializado en los últimos días por movimientos de compra, fusiones y alianzas, muchos de ellos de calado internacional. En total, hasta 11 empresas y cooperativas están en negociaciones o han cerrado ya acuerdos que reconfigurarán buena parte del plantel de los actores claves del Marco de Jerez.

La última en anunciar que ha movido ficha ha sido Osborne. La marca del toro decidió el pasado mes de julio recomprar el 20% de las acciones que tenía el grupo chino Fosun, en una maniobra con la que las bodegas pretenden reorientar su línea de negocio. La idea es que la entrada de Fosun en 2014 sirviera a la marca gaditana para tener liquidez para realizar "operaciones de crecimiento inorgánico de gran envergadura". Desde la empresa, confirman que barajaron varias opciones pero los elevados precios del mercado les llevaron a desestimar dicha vía de expansión. Así las cosas, la familia Osborne recomprará a Fosun las acciones, por lo que el accionariado volverá a ser 100% español.

Desde Osborne, aseguran que el acuerdo con Fosun no se disuelve del todo, ya que mantendrá su colaboración con el gigante chino "que tan buenos frutos ha dado en los últimos dos años", según explicaron desde la empresa. Tanto es así, que Osborne ha visto incrementadas sus ventas en el mercado chino hasta tal punto que ha permitido "la constitución de una filial y un equipo para atender al mercado localmente". Lo cierto es que, aunque este acuerdo no haya llegado al término esperado, el interés asiático por las bodegas del Marco es más que evidente si se atiende a los movimientos dados por otras multinacionales.

Adiós al concurso de acreedores

Hasta dos gigantes filipinos pujaban por hacerse con las que fueran las bodegas de los Ruiz-Mateos, Garvey, inmersas desde hace años en concurso de acreedores. Finalmente, ha sido el grupo Emperador el que ha cerrado un preacuerdo por la que fuera filial de Nueva Rumasa por 35 millones de euros. Aunque Emperador ha ganado la puja, la operación está a la espera de una autorización judicial que se espera favorable. El grupo presidido por Andrew L. Tan llegará con la intención inicial de mantener la plantilla "en lo posible", como aclararon desde Emperador cuando hicieron público el movimiento el pasado mes de julio.

Lo cierto es que para el grupo filipino el Marco de Jerez no es desconocido. En el ejercicio de 2015 adquirió al operador Beam Suntory (filial de la japonesa Suntory) sus líneas de negocio de brandy y jerez. La operación (valorada en 275 millones de euros incluyó hacerse con las marcas Fundador, Harveys, Terry y Tres Cepas, así como las plantas de producción de Jerez y de Tomelloso. Se sumaba esta compra al acuerdo cerrado un año antes con González Byass para desarrollar la sociedad bodegas Las Copas, por el que abonó 10,6 millones a la marca jerezana y comprometió otros 50 millones de euros para el desarrollo de esta sociedad.

Ahora González Byass, además de mantener este acuerdo, ha anunciado la compra de las bodegas Veramonte, "una de las bodegas más reconocidas y prestigiosas de Chile", según anunció la empresa en un comunicado el pasado mes de junio. Con la adquisición, se hizo con sus marcas Neyen, Primus, Ritual y Veramonte, distribuidas en 37 países. De esta distribución, González Byass ha puesto el acento en la "posición de liderazgo en el mercado de Estados Unidos que tiene Veramonte, lo que supone reforzar su presencia en el mercado americano.

Y no es la única empresa del Marco que ha mirado a América, Rives ha decidido reforzar su apuesta por el ron. Aunque lleva años especializada en la ginebra, la firma portuense posee la marca de ron Conde de Cuba, que es su aval para el acuerdo que ha firmado con Tecnoazúcar. Es una empresa estatal cubana que comercializa azúcar y sus derivados y que, a partir de este acuerdo, comercializará también la marca de ron de Rives. Con su presencia garantizada en Cuba, Rives se asegura también su desembarco en Estados Unidos cuando el deshielo con Cuba sea una realidad.

La unión hace la fuerza

Entretanto, a nivel nacional, las siete cooperativas de viticultores del Marco de Jerez también están dando sus pasos para hacerse más competitivas. Todas ellas estudian integrarse en el grupo agroalimentario Dcoop, la mayor cooperativa mundial de aceite de oliva virgen extra y aceitunas de mesa. Desde la empresa con sede en Antequera confirman las conversaciones, aunque prefieren no entrar en detalles, "hasta que no estén cerradas".

Sentados a la mesa de negociación está las cooperativas vitivinicolas Albarizas y Virgen de Palomares (ambas en Trebujena), Nuestra Señora de las Angustias (Jerez), Covisan y Virgen de la Caridad (ambas en Sanlúcar), la Católico Agrícola (Chipiona) y la Unión de Viticultores Chiclaneros (Chiclana). Si se cierra el acuerdo, el 55% de la uva quedará unificada bajo Dcoop, que ya controla a 10.000 viticultores asociados que abarcan una extensión de 40.000 hectáreas en Castilla La Mancha y La Rioja. Además, desde la empresa avanzan que tienen previsto un proyecto de industrialización para contar con una embotelladora común.

Según reconoce el presidente de la cooperativa chiclanera, Manuel Manzano, las conversaciones están iniciadas y, ahora, corresponde a cada una de las uniones gaditanas decidir sumarse o no. Su sinergia podría tener una importante repercusión en un Marco en el que algunas de las grandes bodegas adquieren parte de la producción a estas pequeñas cooperativas. De momento, las ganas parecen acompañar al acuerdo, como reconoce Manzano: "Qué duda cabe que la unión hace la fuerza".