La Autoridad fiscal alerta de que el déficit se desvía hasta en 8.000 millones

El organismo constata un "progresivo deterioro" de las cuentas públicas y advierte de un incumplimiento de 2.000 millones de euros en el mejor de los casos

Jose Luis Escriva, presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal.
Jose Luis Escriva, presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal.ULY MARTÍN (EL PAÍS)

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) señala que la marcha de las cuentas públicas está empeorando drásticamente. Hasta el punto de que se corre el riesgo de desviarse este año de la meta de déficit comprometida con Bruselas hasta en 8.000 millones de euros. Y eso siempre que la Comisión acepte el nuevo objetivo propuesto por el Gobierno de Rajoy del 3,9% del PIB en 2016.

Más información
España pasa al ataque en Bruselas y endurece el impuesto de sociedades
La Autoridad Fiscal eleva sus dudas de que España cumpla el déficit este año
Bruselas se decanta por una multa simbólica a España
Bruselas cree que España volverá a incumplir las metas de déficit

En su informe sobre el cumplimiento esperado de los objetivos de estabilidad presupuestaria, la Airef constata un "progresivo deterioro" de las cuentas públicas. De ahí que eleve su previsión de déficit a una horquilla entre el 4,1% y el 4,7% del Producto Interior Bruto, esto es, una desviación de las cuentas entre los 2.000 y los 8.000 millones.

Fuentes de la Autoridad Fiscal explican que el arco barajado varía entre el 4,1% y el 4,7% porque dependerá del grado de ejecución de las nuevas medidas presentadas en Bruselas, a saber, el alza del pago a cuenta de sociedades, las nuevas iniciativas antifraude o el cierre contable en julio. También dependerá de cómo se instrumentan y concretan los recortes de 2.000 millones de euros en el gasto ministerial que el Gobierno prometió en abril. Respecto a todas estas iniciativas, el organismo presidido por José Luis Escrivá destaca que hay mucha incertidumbre sobre su verdadera efectividad y, en consecuencia, sobre los ahorros que realmente se podrán conseguir.

Es más, ve complicado que la medida estrella planteada de subir los pagos fraccionados logre recaudar los 6.000 millones que prevé el Gobierno. Para lograr embolsarse esa cifra, el Gobierno ha comunicado a la Airef que habría que fijar el tipo mínimo de los pagos a cuenta al menos en el 20% del resultado contable, un tipo mucho mayor que el 12% que había el año pasado. Según ha trasladado el Ejecutivo a la Autoridad Fiscal, el restablecimiento del pago fraccionado se diseñará con un carácter permanente.

Es decir, ni con el crecimiento económico, ni con el cumplimiento riguroso de todas esas medidas se alcanzarían los compromisos presupuestarios exigidos por la UE. En el mejor de los casos, hay una desviación del entorno de los 2.000 millones de euros. Y ello justo cuando el Ejecutivo trata de renegociar una nueva senda de déficit y evitar una multa de Bruselas que podría ascender a los 2.000 millones de euros.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

¿Y a qué achaca la Airef este desfase? De una parte, la práctica certidumbre de que la Seguridad Social errará su objetivo del 1,1% por mucho, situándose en el entorno del 1,6%. Por otra, la rebaja de impuestos y la escasa inflación han tenido un impacto en las arcas públicas incluso mayor de lo previsto. Tanto en IRPF como en Sociedades. En esta última rúbrica, la caída se antoja bastante sustancial, indica el organismo.

Además, en opinión de la institución fiscal, las comunidades autónomas tendrían que exhibir una mayor contención del gasto. En principio, los nuevos recursos brindados por Hacienda a las comunidades permitirían que queden bastante cerca de su meta del 0,7%. Sin embargo, esto ha hecho que los gobiernos regionales se relajen este año y no ayuden a compensar las desviaciones registradas en la Administración central y en la Seguridad Social. Por si fuera poco, las comunidades incumplidoras no están articulando como deberían los planes de ajuste planeados. Y, para colmo, los ayuntamientos también podrían cerrar el año con un superávit algo menor que el año pasado.

Sobre la firma

Antonio Maqueda

Periodista de la sección de Economía. Graduado en Periodismo en la Universidad de Navarra y máster por la Universidad de Cardiff, ha trabajado en medios como Cádiz Información, New Statesman, The Independent, elEconomista y Vozpópuli.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS