Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dónde invertir en Paraguay

Paraguay ofrece muchas posibilidades de negocio en el sector agroalimentario, infraestructura y transporte

Gustavo Leite. Ministro de Industria y Comercio de la República de Paraguay y Miguel Jimenez
Gustavo Leite. Ministro de Industria y Comercio de la República de Paraguay y Miguel Jimenez EL PAÍS

El principal reto de Paraguay a la hora de atraer capital extranjero es el desconocimiento por parte de los inversores. A pesar de sus más de dos siglos de historia, el país sudamericano se suele pasar de largo por su posición geográfica y su escaso tamaño si comparado con sus grandes vecinos, Brasil y Argentina. Pero las cosas están cambiando. "Hemos dejado de flagelarnos por nuestra situación mediterránea", ha explicado el ministro paraguayo de Industria y Comercio, Gustavo Leite, en las jornadas Invertir en Paraguay organizadas por EL PAÍS y celebradas este lunes en Madrid. "Hemos sido ilustres desconocidos", ha explicado el ministro. "Hoy vemos nuestra mediterráneidad como una posibilidad. Como dice el presidente Cartes, queremos ser un país simple y un país serio. Un país simple, donde si tienes que hacer un papel lo haces en un día, y un país serio, donde las leyes se cumplen".

¿Por qué invertir en Paraguay? "Lo primero que mira un inversor es la rentabilidad, y nosotros la ofrecemos", ha apuntado Leite. "Podemos hablar de fantásticos países gigantes donde es muy difícil ganar dinero: nosotros no lo somos. Luego, ofrecemos una competitividad sostenible a través de nuestros recursos naturales, sobre todo la energía. El Gobierno del presidente Cartes ha traído una planificación más ordenada del sector eléctrico, lo que no es un tema menor: en pocos países hay tanta disponibilidad de energía como en Paraguay. En tercer lugar, estamos en el centro de la región más pujante de América Latina, que incluye el centro oeste brasileño. Nos hemos integrado con la industria brasileña y tenemos una gran compenetración con el Gobierno de Brasil. Cuarto, tenemos un mercado plenamente abierto, más de 6.000 productos que entran en Europa con arancel cero. Quinto, está el potencial del país. A pesar de que somos el cuarto productor mundial de soja, aún podemos triplicar nuestro área de producción. Y eso es importantísimo, porque se está consolidando una clase media en Asia, esa gente va a comer mejor y nosotros producimos alimentos. Luego, la gente, que es maravillosa. Ese es el combo paraguayo".

Además, el país ofrece una baja presión fiscal y una legislación de zonas francas favorable. La integración del país en varios bloques comerciales, entre ellos Mercosur, no han impedido al Gobierno de Horacio Cartes a buscar nuevas posibilidades de libre comercio. "Siempre hemos sido la economía más abierta de la región", ha afirmado el ministro. "Ya tenemos casi libre comercio con Chile, desarancelizados con Colombia, y estamos a punto de firmar un acuerdo con México". Eso, sin descuidar los acuerdos ya existentes. "Vamos a tener un Mercosur más flexible y, esperamos, menos politizado".

Pero esa apertura tiene sus claroscuros. Paradójicamente en un país tan dependiente del tráfico con sus vecinos, Paraguay es el penúltimo en la región en la facilidad del comercio transfronterizo en el índice 'Doing Business' del Banco Mundial, solo por detrás de Venezuela. Eso mete al país en una posición intermedia en el continente. "Respetamos el índice 'Doing Business', pero hay otros", ha comentado el ministro Leite. "Según la 'Heritage Foundation' somos el segundo en libertad de mercado en la región, tras Chile".

¿Cuáles son los sectores más prometedores? "El Gobierno ha puesto negro sobre blanco qué es lo que quiere del país en 20-30 años: ser una potencia de los alimentos con valor agregado, ser el centro logístico de la región y ser un país liderado por jóvenes", ha indicado Leite. El sector agroalimentario, naturalmente, es el que hoy tiene mayor potencial. "Tenemos la tierra y tenemos el clima; a poco que tengas un poco de 'know how' vas a ganar dinero", pero la necesidad de infraestructura también abre miles de posibilidades. "Tenemos la mayor flota de barcazas del mundo", ha explicado. "El sector agroalimentario en Brasil tiene dos opciones: o llevarla por 2.500 kilómetros por carretera o embarcarla, lo que cuesta bastante menos". El sector de la construcción residencial también ha crecido de forma espectacular.

¿Cuál es el papel de la empresa española en el país? "Hay casi 11.000 españoles en Paraguay. En el sector financiero, la mayor empresa es española; en el negocio de los seguros, el líder en Paraguay es español", ha comentado Leite. Sin embargo, hay áreas de negocio en las que falta inversión española. "Nos extraña por qué las empresas agroalimentarias españolas, que tienen tanto know how, no han invertido más en nuestro país al igual que han hecho empresas coreanas, japonesas o alemanas". El ministro también ha pedido una mayor participación española en el área de las infraestructuras. "Sería bueno que una empresa española ganase algún concurso".

Sin embargo, la tradicional forma de entrada de las empresas españolas en América Latina, las privatizaciones, está, por ahora, cerrada, a pesar de las recomendaciones del FMI. "Ahora mismo las empresas públicas no tienen valor", ha indicado el ministro. "En Paraguay nuestra historia nos ha enseñado que las joyas de la abuela son las últimas que se venden. Vamos a sanear las empresas, vamos a hacerlas rentables. Este año, por primera vez, la empresa nacional de petróleo ha ganado dinero".