Pagar la deuda seguirá siendo el mayor gasto del Estado durante 2015

La partida supera al resto de apartados del presupuestos con 35.490 millones pese a bajar un 3% La mejora de los mercados permite al Tesoro español ahorrarse unos 5.000 millones

Los intereses de la deuda pública, que está en máximos históricos tras superar por primera vez el billón de euros, volverán a ser la mayor partida de gasto de los Presupuestos Generales del Estado de 2015. Así, el Estado destinará a este apartado 35.490 millones en unos presupuestos cuyo techo de gasto no financiero, tal y como ya se aprobó en junio, baja un 3,2%, hasta los 129.060 millones. Por lo que respecta a 2014, según ha avanzado el ministro de Economía, Luis de Guindos, la mejora de los mercados de financiación permitirá al Tesoro ahorrarse unos 5.000 millones en la factura del pasivo.

La partida en intereses incluida en las cuentas que el martes llegarán al Congreso supone un descenso del 3% con respecto a lo presupuestado para 2014, ejercicio en el que el Gobierno esperaba gastar 36.590 millones. La cifra final y tal y como ya ocurrió en 2013, será inferior a lo previsto ya que, tras la crisis del euro, se han reducido las rentabilidades que los inversores exigen para prestar su dinero a España. Con ello, baja el coste de las emisiones tanto de deuda neta como la que se saca al mercado para cubrir vencimientos, lo que a su vez tira a la baja del tipo medio de la deuda en circulación. En 2013, el ahorro fue de 8.500 millones.

El Gobierno concreta las partidas del Plan CRECE  de empleo y crédito con 2.187 millones de euros

En este punto, el ministro Guindos ha avanzado que la emisión de deuda neta para 2015 será "notablemente inferior a los 55.000 millones de 2014". En su opinión, esto constata el "esfuerzo por reducir la deuda neta" del Estado tras los máximos alcanzados a lo largo de la crisis por la necesidad de financiar el déficit.

El resto de los gastos no ministeriales, donde entra la financiación de los órganos constitucionales, las clases pasivas o las relaciones financieras con la UE, entre otras partidas, se lleva 30.623 millones, aunque Hacienda no desglosa el detalle por el destino de este desembolso.

En cuanto a los gastos que sí cuelgan de los Ministerios, las aportaciones a la Seguridad Social y las transferencias a los servicios públicos de empleo repiten como la segunda partida de gasto. El Ejecutivo destinará a este apartado 27.790 millones, un 14,8% menos. Los 34.526 millones restantes de gasto que quedan tras descontar los 450 millones del Plan CRECE computables al presupuesto no financiero, es lo que tendrán los Ministerios para su día a día y sus inversiones. Tal y como viene sucediendo desde el estallido de la crisis, la partida vuelve a caer, aunque en este caso menos, con un recorte del 0,2% frente a 2013.

Plan CRECE

Por otra parte, el Gobierno ha concretado en las cuentas de 2015 las partidas que prevé destinar al Plan CRECE, un conjunto de iniciativas para impulsar el crecimiento, la competitividad y la eficiencia anunciado el pasado julio. A estas medidas, el Ejecutivo destinará 2.187 millones, según ha explicado el responsable de Hacienda, Cristóbal Montoro, tras el Consejo de Ministros que ha aprobado las cuentas del próximo ejercicio. La intención de agrupar todas las medidas en un plan es diferenciarlas del recorte generalizado de los gastos del conjunto de Ministerios.

De estas actuaciones, lo que se lleva la mayor cantidad de fondos son las ayudas a la financiación de pymes, con 1.067 millones de euros. Por detrás, la que tiene un objetivo más ambicioso son las políticas de acción contra el desempleo juvenil, apartado en el que el Gobierno espera desembolsar 470 millones que corren a cargo de los servicios públicos de empleo. Montoro ha destacado a este respecto que, mientras el conjunto del gasto se contrae un 3,2%, la inversión en fomento del empleo avanza un 16,5%.

El resto de partidas que se verán beneficiadas por el plan son la inversión en ahorro de energía y reducción de emisiones, con 250 millones, y la inversión en saneamiento y depuración, con 200 millones. Además, el Gobierno dedicará 100 millones a impulsar la I+D+I empresarial y otros 100 millones a garantizar la conectividad digital. Estos dos últimos apartados se apuntan en el presupuesto financiero.

Sobre la firma

Álvaro Romero

Redactor del equipo de Redes Sociales y Desarrollo de Audiencias en EL PAÍS. Es licenciado en periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS