Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El director de la Agencia Tributaria aprueba otros nueve cambios

Nombran al sustituto de Ignacio Ucelay, el jefe de la oficina técnica de grandes contribuyentes

El secretario de Estado de Hacienda niega “el caos” en la institución

El secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre
El secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre EFE

Los cambios en los puestos de designación siguen cayendo en la Agencia Tributaria como fichas de dominó. El Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó este lunes los últimos nombramientos aprobados por el director general del organismo, Santiago Menéndez, entre los que se encuentra el sustituto de Ignacio Ucelay, el jefe de la oficina técnica de la delegación central de grandes contribuyentes que dimitió por estar en desacuerdo con la destitución de una subordinada. Una inspectora de la citada oficina fue relevada de su cargo tras rechazar un recurso de la multinacional Cemex contra una supuesta multa millonaria. El BOE incluye el nombre de la inspectora que sustituirá a Ucelay así como otros ocho nombramientos. Entre ellos, también se encuentra el del jefe adjunto del mismo departamento que también renunció por la polvareda levantada con el caso Cemex.

El secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre, trató de explicar este lunes la remodelación en la cúpula de la Agencia. “El viernes se publicaron los últimos cambios y los últimos nombramientos. Si estas personas lo consideran oportuno, podrán plantearse si el equipo que tienen es el adecuado... No sé si habrá más cambios, pero entran dentro de la normalidad de conseguir unos resultados y tener un equipo adecuado”, señaló el número dos de Montoro durante su intervención en el Foro Cinco Días.

Ferre negó que exista alguna crisis en la Agencia provocada por el carrusel de dimisiones y destituciones de los últimos días —entre ellos el del número tres del organismo por diferencias notables con la dirección—. “No se puede afirmar que haya ninguna crisis institucional ni ningún caos interno en la Agencia Tributaria”, señaló. “Alejen cualquier temor de duda. Me parece lamentable tener que decirlo; pero tengo que hacerlo a la vista de lo que aparece en los medios”, insistió Ferre, que enmarcó los relevos en la institución en un proceso normal de reorganización de equipos tras la llegada del nuevo director general. “Hablamos de cambios de 10 personas en una organización de 27.000 profesionales. Esta es la crisis de la AEAT”, concluyó sobre este asunto.

El secretario de Estado también repasó la situación de la reforma del sistema tributario que prepara el Gobierno. El Ministerio de Hacienda ha creado un grupo de expertos que están analizando las alternativas para hacer un sistema más eficiente y que recaude más. Presentarán un informe con sus propuestas en el primer trimestre del próximo año. “No podemos destacar que haya partes que entren en vigor en 2015 y otros en 2016 o 2017, pero no por razones raras. Sino porque habrá que esperar a ver cómo evoluciona la coyuntura”, manifestó Ferre. En este punto, surgió la cuestión de una posible subida del IVA, no tanto de los tipos de gravamen como de una posible reclasificación de productos de tipos reducidos (4% o 10%) al tipo general del 21% como pide Bruselas. “Está cambiando la base imponible y está creciendo. Es previsible que el IVA sea positivo de forma natural sin tocar ninguno de sus elementos el resto de la legislatura”.

El secretario de Estado, también, fue preguntado sobre la posibilidad de que el Ejecutivo suprima la deducción por adquisición de vivienda con efectos retroactivos —ya está eliminada para los que compraran a partir del enero de 2013— . “La deducción por compra de vivienda es una situación de derechos adquiridos y no tendría sentido eliminarla de golpe y porrazo o de forma brusca y sin alternativa”, dijo el secretario de Estado, que dejó una puerta abierta a eliminarla tras una lectura entre líneas —“hacerlo sin alternativa”— de este lenguaje alambicado que usan los políticos.

El secretario de Estado admitió que el Gobierno está analizando cómo puede incentivar el ahorro a través de la reforma fiscal. “Nos preocupa. Nos caracterizamos por un alto endeudamiento y tendencia al consumo. Seguro que los expertos apuntan líneas de trabajo para estimular el ahorro a largo plazo”, concluyó.

Más información