Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La inflación se frena al 1,8 %, pese a los nuevos impuestos al alcohol y el tabaco

El fin del efecto del copago farmacéutico y la menor alza de la luz reducen en tres décimas el IPC

El recargo a las cajetillas de tabaco en julio se traduce en un incremento de 0,5 décimas

La inflación se enfrió en julio, como acaba de corroborar el Instituto Nacional de Estadística. La tasa anual del IPC se redujo del 2,1% de junio al 1,8% en julio. Y lo hizo pese a que el Gobierno aplicó el mes pasado una nueva subida de impuestos, en este caso, a alcohol y tabaco. Los expertos cuentan con que el incremento de los precios del consumo seguirá atemperándose de aquí a final de año.

El primer escalón que ha descendido la inflación se corresponde con el fin del impacto en el IPC anual de otra decisión del Gobierno, el aumento del copago farmacéutico para los pacientes. La medida entró en vigor en julio de 2012 -llegó a incrementar la parte del coste de los medicamentos que pagan los usuarios en un 30%-  y dejó o de pesar en la comparación anual de precios el mes pasado. De ahí que la tasa anual del grupo de medicina, que engloba a los fármacos, presente ahora una variación del 3,7%, 10 puntos menos que en junio.

Si el cese del impacto del copago farmacéutico descuenta tres décimas al IPC general, la diferencia en las subidas de la tarifa eléctrica recorta otra décima. En julio de 2012, la factura de la luz subió un 4%, cuando este año solo lo ha hecho en un 1,2%. Sin embargo, esta diferencia es efímera, porque el Gobierno ha planteado otra subida en agosto, del 3,2%, como consecuencia de la reforma para atajar el déficit tarifario en el sector eléctrico.

Fuente: INE.
Fuente: INE.

Los datos del INE dan cuenta del impacto de la subida del impuesto a alcohol y tabaco. En las bebidas alcohólicas, excluidos vino y cerveza, Hacienda estableció un recargo del 10% sobre el contenido alcohólico, lo que se traduciría en alzas del 4%, mientras en el tabaco los incrementos rondan los 15 céntimos por cajetilla, y alzas superiores para el tabaco de liar. Como es habitual en la industria tabaquera, las empresas han trasladado la subida de impuestos a los clientes, mientras que, al menos en este primer mes, no ha ocurrido así en la venta de bebidas alcohólicas.

En síntesis, la tasa anual de bebidas alcohólica y tabaco sube en dos puntos este mes, pero casi en exclusiva por el alza de las cajetillas. Un incremento que repercute en media décima de subida en el IPC anual. De hecho, la subida más acusada no se produce en este grupo de bienes, sino en el de alimentos, por el encarecimiento de las frutas frescas, que aportan una décima a la inflación de julio.