Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Mapa del crecimiento en 2013

Los emergentes serán los que, un año más, lleven la batuta del crecimiento

Los datos de PIB del último trimestre del año pasado pusieron de manifiesto las marcadas diferencias en términos de crecimiento entre los diferentes bloques económicos: los países de la Unión Monetaria Europea (UME) en un extremo, las regiones emergentes en el opuesto y EE UU en un punto intermedio. La senda de crecimiento observada sirve de punto de partida para encarar 2013 y es el anticipo de lo que nos espera.

La caída del PIB en la UME a finales de 2012 (0,6% en tasa trimestral) estuvo caracterizada por el retroceso de la actividad en casi todos los países, incluidos Alemania y Francia. El deterioro del PIB en estas economías es representativo de su debilidad cíclica, especialmente en lo referente al sector exportador, con un comportamiento muy negativo del comercio intracomunitario. La esperanza de que Alemania pudiese llevar a cabo políticas de gasto más ambiciosas con las que apoyar el crecimiento agregado de la UME este año parece descartada a raíz de las últimas declaraciones de su Gobierno. A pesar de no contar con esta clase de medidas, que serían bienvenidas como revulsivo para el crecimiento de la actividad, es probable que la recuperación económica comience a extenderse a la mayoría de países del euro en el segundo semestre de este ejercicio.

Aunque en EE UU también han comenzado a aplicarse medidas de austeridad —lo que se ha venido llamando el precipicio fiscal—, el comportamiento de su economía será mejor que el de Europa. Y es que, incluso cuando se produzca una reducción del gasto público de 85.000 millones de dólares y tengan lugar subidas impositivas por otros 100.000 millones, los mimbres de su economía, más dinámica y mucho más estimulada desde el punto de vista fiscal y monetario durante los últimos ejercicios, son más sólidos. No en vano, las previsiones de crecimiento de EE UU se sitúan cerca del 1,5% en 2013, lejos de la tasa negativa (-0,4%) que aún se espera para la UME.

De cara a este ejercicio, las mejores perspectivas vuelven a encontrarse en las economías emergentes. Las expectativas de crecimiento en países como China (8%), India, Indonesia, Tailandia (aproximadamente un 6% en estos últimos) o América Latina (en torno al 3,5% en su conjunto) se sitúan claramente por encima de lo previsto en EE UU o la eurozona. De hecho, el grado de dinamismo de sus economías está llevando a alguno de estos países a plantearse subidas de tipos de referencia, como es el caso de Brasil o Chile.

Con todo, los desajustes macroeconómicos de la era precrisis no están completamente subsanados y el desapalancamiento continuará. No cabe esperar grandes sorpresas desde el punto de vista del crecimiento en la UME, aunque este año marcará muy probablemente un punto de inflexión en cuanto a la dinámica de su crecimiento, mejor a partir de ahora. Los emergentes parten de una posición cíclica más sólida y un amplio margen de maniobra en la instrumentación de su política económica, dos elementos diferenciales frente a Estados Unidos y, sobre todo, la UME. Sin duda, los emergentes serán los que, un año más, llevarán la batuta del crecimiento en 2013.

Miguel Arregui y Daniel Manzano son profesores de AFI-Escuela de Finanzas Aplicadas.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción